La gran cuestión china

La gran cuestión china

notitle
26 de enero 2014 , 07:33 p.m.

La gran pregunta de hoy es si la incontestable hegemonía china y los enormes desafíos que enfrenta para mantener la unidad nacional representan una amenaza eventual para la estabilidad y la seguridad globales. En efecto, la sociedad china es hoy más contestataria: en 1993 se registraron unos 8.700 “incidentes de masas” (es decir, protestas públicas), en su mayoría causados por el abuso de poder, pero en el 2010 este número había aumentado a más de 180.000, a un promedio de 500 por día.

Actualmente, la China cuenta con unos 130 millones de trabajadores migrantes –la migración más grande en la historia humana–. En los últimos 30 años, la población urbana se incrementó en 500 millones de personas y está en camino de aumentar otros 300 millones hasta el 2030. En el 2011, por primera vez, más de la mitad de los ciudadanos de la China, 691 millones, vivían en ciudades. Para el 2030, las ciudades tendrán mil millones de habitantes. El principal factor detrás de la migración es económico: los trabajadores urbanos ganan mucho más que los que se quedan en el campo. La urbanización aumenta la productividad en el trabajo y resulta vital para la economía nacional.

Cientos de millones de estos nuevos habitantes urbanos provenientes del campo viven como ciudadanos de segunda clase, sin acceso a los beneficios. Permanecen escondidos en los dormitorios y barrios marginales, atrapados en empleos de bajo sueldo, sin permiso de residencia, sin seguridad social y sin educación para sus hijos. Si la actual política de promoción de la urbanización a toda costa no se modifica con la introducción de criterios de sostenibilidad, la China puede producir grandes anillos de miseria alrededor de los centros de sus ciudades.

El rápido crecimiento económico se produce a un alto precio. Entre las consecuencias se encuentran distorsiones significativas de las tasas de interés, de los salarios y la tasa de cambio, e incluso de las estructuras legales, además de las presiones sobre el consumo de los hogares y la captura política de los beneficios del crecimiento. La explosión de la deuda pública reportó un balance nacional muy distorsionado. El modelo chino de desarrollo ha alcanzado claramente sus límites. Existe un consenso muy extendido según el cual la China debe poner en marcha medidas para resolver las distorsiones y eliminar los desequilibrios internos. Si no actúa, probablemente sufrirá una crisis similar a la de otros países que pusieron en marcha un modelo de crecimiento impulsado por la inversión. El colapso del “modelo de Chongqing” (con la detención de Bo Xilai, su exdirector) ha acelerado el debate sobre las reformas internas en la élite; sin embargo, los obstáculos económicos enfrentados por Beijing son considerables. La deuda pública acumulada ha deteriorado de manera significativa su capacidad de refinanciación. Los costos de mantenimiento de la estabilidad interna (Weiwen) son superiores a los de la defensa externa, lo que representa una enorme carga para la economía. La crisis europea (el principal cliente de la China) hace que el ajuste sea mucho más urgente y más difícil.

Para planear una política adecuada, habrá que partir del hecho de que la China no renunciara a su estatus de potencia, incluso si eso multiplica el potencial de conflicto. Las alternativas para Asia no se debaten entre la supremacía estadounidense o china, sino que están en la rivalidad creciente, o alguna forma de acomodación entre las grandes potencias para contener esa rivalidad. La elección de los Estados Unidos no consiste en dominar o abandonar al Asia, sino entre confrontar a la China como rival estratégico o trabajar con ella como socio.

Natalia Springer

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.