Viaje por el cuaderno ideológico de la pastora Piraquive

Viaje por el cuaderno ideológico de la pastora Piraquive

EL TIEMPO revela detalles de 'Vivencias', el libro escrito por la polémica María Luisa Piraquive.

25 de enero 2014 , 08:14 p.m.

“Al momento de la oración que la hermana María Luisa hace por la iglesia, quienes se encontraban atormentados por espíritus malos son libertados, otros alcanzaron la sanidad que anhelaban y, en general, se reciben grandes bendiciones y participan de milagros y maravillas”, escribe Carlos Baena –entonces concejal del movimiento Mira y segundo en la jerarquía de la iglesia– en el prólogo de Vivencias, libro escrito por María Luisa Piraquive y publicado en 2007. (Lea también: Rastreo a los Piraquive se extiende a 14 países)

El texto, de circulación limitada, es un breve recuento de los hechos que dieron nacimiento a la Iglesia Ministerial de Jesucristo Internacional. Hechos que están ligados siempre a las profecías y sueños que Piraquive dice recibir directamente del Espíritu Santo. Las constantes referencias al talante sobrenatural de las visiones de María Luisa y Luis Moreno, su esposo y fundador de la iglesia, hacen del libro un viaje por las profecías que van formando una imagen de un Dios que es a la vez un ser bondadoso y castigador. (Baños de $ 140 millones, lujos de la mansión de María Luisa Piraquive)

Las costumbres de los fieles se van revelando con cautela mientras transcurre la narración autobiográfica de Piraquive. Todos los miembros recientes de la iglesia, por ejemplo, deben ser bautizados de nuevo, pues el bautismo de la Iglesia católica no cuenta con ninguna validez frente al ministerio de la iglesia de los Piraquive. Estos bautismos, que anteriormente se celebraban en grandes ríos, ahora se ofician en piscinas enormes (hasta 500 personas llegó a bautizar Luis Moreno, fundador y esposo de María Luisa, en un solo día en Ibagué).

Todo, según la iglesia, está justificado en la Biblia. El diezmo, en los textos de Malaquías. En el libro Levítico, escrito por Moisés, hay un pasaje donde se dice que un hombre con defectos no puede ofrecer el pan de Dios.

Incluso, en uno de los fragmentos, Baena recuerda un día en el que, en una de las iglesias donde se estaba celebrando el culto, hubo una carga explosiva. María Luisa, en lugar de evacuar a los participantes, dijo: “Qué tal nosotros los hijos de Dios sin brazos, mutilados, no; Dios no lo va a permitir”.

Los miembros de la iglesia no creen en imágenes religiosas ni adoran a ningún ícono, pero sí creen en la imposición de las manos y en las profecías que reciben de los pastores desde el primer día que asisten al culto. Algunos “hablan en lenguas” mientras profetizan. María Luisa, por su parte, asegura que ha entrado varias veces en un trance místico cuando está a punto de recibir algunos de los mensajes del Espíritu Santo. “De repente comencé a temblar y a saltar a manera de pelota de caucho, hablando en lenguas hasta el amanecer; fui bautizada con el Espíritu Santo”, escribe.

Las referencias al diablo son constantes. Los antagonismos, frecuentes. La verdad de la iglesia de los Piraquive se opone siempre a la ilusión de la vida terrenal de las “ovejas negras”, como llama Piraquive a las personas díscolas y difíciles.

En una ocasión, el Espíritu Santo le dijo a ella: “Les voy a dar un carro para que lo disfruten y viajen por todos los templos, porque tendrán que viajar mucho; también les voy a dar mucho dinero para que vivan bien”.

En uno de los pasajes, María Luisa cuenta que su esposo, después de cruzar un río y morir ahogado, fue resucitado por las voces de unos pastores desconocidos. Más adelante dice que soñó que la Procuraduría había enviado a tres personas para investigar a la iglesia porque alguien los había acusado.

En definitiva, se trata de un texto que simula los grandes textos religiosos, como la Biblia. No solo por el diseño editorial, que tiene páginas con borde dorado y letra mayúscula y en negrilla cuando habla “El Espíritu Santo”, sino también por la forma de narrar los hechos.

REDACCIÓN BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.