Secciones
Síguenos en:
'Oportunidades de hacer negocios no hacen sino crecer': Erkki Tuomioja

'Oportunidades de hacer negocios no hacen sino crecer': Erkki Tuomioja

Canciller de Finlandia cree que Colombia sí logrará la paz, pero dice que queda trabajo por hacer.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
24 de enero 2014 , 08:07 p. m.

Erkki Tuomioja, ministro de Relaciones Exteriores de Finlandia, visitó Colombia en días pasados y se reunió con el Vicepresidente y la Canciller, así como con representantes de ONG interesadas en temas sociales. Dice que la mejor señal del cambio de los tiempos es que el primer propósito de su visita es estrechar lazos diplomáticos y económicos.

¿La visita del Ministro de Exteriores dice algo sobre el avance de las relaciones entre los dos países?

Estamos en un periodo de intensificación de nuestras relaciones. Hemos abierto una oficina de negocios en Bogotá y ustedes abrieron otra en Helsinki. Hace unos meses vino el Ministro de Comercio y nos acompañó una delegación de negocios. Las oportunidades de hacer negocios no hacen sino crecer.

Finlandia es famosa por la calidad de su educación. ¿Cuáles son las claves para que su país pueda ayudar al nuestro a replicar ese modelo, conocido por muchos como ‘el milagro finlandés’?

Puede que decir ‘milagro’ sea exagerado. Nos va bien en la comparación con otros países, pero es el resultado de décadas de trabajo. Comenzamos por crear un sistema universal, gratuito desde kínder hasta la universidad. En los 60 hicimos una masiva reforma del sistema. Nadie se queda atrás y no nos enfocamos en los mejores estudiantes. Los menos privilegiados necesitan más apoyo. Esa es una de las claves. La otra es el nivel de la formación de docentes. Nuestros profesores son formados en universidades y su estatus social y su remuneración son relativamente altos.

¿Cómo ve las perspectivas de éxito del diálogo con las Farc?

Creo que hay una oportunidad real de ponerle fin a la violencia que ha plagado al país por décadas. Pero, incluso si hay un acuerdo de paz, queda mucho trabajo por hacer. Sin embargo, las condiciones para enfrentar esos desafíos van a ser mejores. Hay que trabajar por los desplazados, ese es un desafío enorme, porque no solo es la guerra la que los desplazó, sino que hay otros fenómenos actuando ahí. Trabajamos primariamente con la sociedad civil y nos reunimos con ONG que trabajan en cooperación. Finlandia está catalogado como el país menos fallido del planeta. A medida que el país asume un rol en el mundo, tenemos la obligación de compartir nuestra experiencia en la construcción de nación con otros, no porque seamos perfectos, sino porque conocemos prácticas que pueden ser útiles.

¿Tras hablar con las ONG y con el Gobierno, qué balance se lleva de la situación de derechos humanos?

Es en gran parte tranquilizante. El Gobierno ha tomado estos temas en serio. Sí son criticados, pero tienen el beneficio de la duda, porque tienen buenas intenciones. Este es un proceso delicado. Hay fuerzas actuando, hay terratenientes, empresas, que tienen su propia agenda. El problema con los desplazados, algo que entiendo mejor ahora, es que no es un fenómeno que ocurra solo, ni siquiera en su mayor parte, por la guerra. Por supuesto, esa es una enorme razón, pero hay también el avance de compañías mineras, el avance de las bandas. Eso también desplaza personas.

También fue a Perú. ¿Tiene Finlandia los ojos puestos en la Alianza del Pacífico?

Queremos unirnos a esa Alianza como observadores, y tanto Colombia como Perú han expresado que apoyan esa iniciativa. El mercado del Pacífico es uno de los de más rápido crecimiento. Presentaremos la solicitud a mediados de año. Si algún día Colombia y Perú quieren ser observadores en el Consejo Ártico, nosotros los apoyaremos.

¿Conoce la iniciativa de eliminar las visas para los colombianos que viajan a Europa?

Sí y la apoyamos. Esperamos una decisión que cambie para bien esta condición, pero la apoyamos. No tenemos ningún problema con ella.

Creer en la democracia

Una de las claves del progreso de Finlandia

Al respecto de la historia de Finlandia, un país que “nunca dejó de creer en la democracia”, como él canciller Tuomioja ha expresado en otros escenarios, explica que “tuvimos una sangrienta guerra civil al comienzo de nuestra independencia. Estuvimos involucrados en la Segunda Guerra Mundial y tuvimos que reubicar a más del diez por ciento de nuestra población. Pero siempre mantuvimos la democracia, incluso durante la guerra. Tenemos un alto nivel de integración social, tenemos un agitado debate político, tenemos gobierno y oposición, pero en lo fundamental, coincidimos. Tenemos un buen diálogo entre los sectores sociales y un pleno empoderamiento de la mujer en todos los niveles de la sociedad”.

WILSON VEGA
Subeditor Internacional EL TIEMPO

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.