Seis de cada 10 cundinamarqueses viven en la Sabana

Seis de cada 10 cundinamarqueses viven en la Sabana

De 30.954 nacimientos que se registraron en 2013, 18.390 pertenecen a 10 municipios de la región.

22 de enero 2014 , 08:04 p.m.

Más de la mitad de la población cundinamarquesa, que el año pasado alcanzó los 2’598.245 habitantes (según proyecciones del Dane), se concentra en la Sabana.

Cajicá, Chía, Facatativá, Funza, Fusagasugá, Girardot, Madrid, Mosquera, Soacha y Zipaquirá tienen, según las cifras oficiales, el mayor número de habitantes en los últimos seis años. Allí, solo el año pasado se concentraron 1’368.725 personas.

La principal razón del auge es el atractivo de las nuevas ofertas de vivienda para la región, como sucede en Cajicá –que tiene un crecimiento poblacional anual de 8 puntos–, Mosquera y Facatativá.

Para Saúl Pineda Hoyos, director del Centro de pensamiento en estrategias competitivas de la Universidad del Rosario (Cepec), este aumento también resulta de las nuevas oportunidades laborales que se abren. “Para un porcentaje importante de Cundinamarca, en estos municipios es donde se están dando nuevos asentamientos industriales, especialmente aquellos del noroccidente de la Sabana. Son dinámicas de población asociadas a las nuevas opciones de empleo y vivienda”, reiteró.

Pero los datos evidencian que no solo el número de personas que se movió de Bogotá a los municipios de la Sabana influyó en el crecimiento que ha tenido el departamento. El número de nacimientos también alimentó sustancialmente las cifras.

Aunque Cundinamarca, así como el promedio nacional, ha bajado la tasa de natalidad –el año pasado se reportaron 1.355 nacimientos menos respecto al 2012–, 6 de cada 10 nuevas madres que dieron a luz en el 2013 viven en los municipios vecinos a Bogotá. Dicho de otra forma, más de la mitad de los 30.954 bebés nacieron en el municipio de residencia de la madre, a máximo dos horas de la capital.

En municipios como Soacha, que enfrenta uno de los crecimientos más acelerados –el año pasado hubo al menos un nacimiento por cada 75 habitantes–, es necesario implementar estrategias para frenar el fenómeno, pues muchas de sus zonas están saturadas, según fuentes oficiales.

Llegan nuevos desafíos

Con el ánimo de estudiar o trabajar, muchos de los jóvenes de municipios pequeños, que no crecen a la misma velocidad, migran hacia Bogotá y la Sabana para probar suerte. Así lo hacen en varios de los 106 municipios que tienen una población entre los 2.000 y los 15.000 habitantes.

Ese es el caso de Villagómez, Tibirita y Guataquí, que el año pasado registraron 10, 14 y 15 nacimientos, respectivamente; y de Paime y Gutiérrez, con una población de 4.699 y 3.963, según la proyección para el año pasado del Dane. “Cada vez son menos competitivos los municipios que tienen poblaciones menores a los 7.000 habitantes, pues hay menos mano de obra calificada. Por eso estamos llevando banda ancha a todos los rincones del departamento, de manera que no tengan que salir a buscar trabajo sino que puedan quedarse para aportarle a su propio municipio”, aseguró Cruz.

El crecimiento poblacional de Cundinamarca también representa nuevos desafíos para el departamento y para Bogotá, en materia de provisión de alimentos, servicios públicos, sistemas de transporte y vivienda.

Por eso, para el gobernador de Cundinamarca, Álvaro Cruz, en algunos municipios se deben implementar estrategias para fortalecer al municipio en malla vial, zonas verdes y centros de salud. “Hay municipios que tienen un desequilibrio porque no cuentan con infraestructura ni malla vial, que son fundamentales; ese es el caso de Soacha, que no tiene sitios para los jóvenes y solo cuenta con una vía principal (...) con el crecimiento, hemos construido hospitales en Funza y Mosquera”, dijo.

Pineda, por su parte, explica que “Bogotá se está expandiendo, y eso indica que debe haber una coordinación entre el municipio y la Sabana que permita captar de manera eficiente las necesidades de su población, de quienes viven en la capital y trabajan en Cundinamarca, y viceversa”.

Cumple con el promedio

Mientras en Bogotá hay un nacimiento por cada 258 habitantes aproximadamente, y en el departamento de Santander –con características similares a las de Cundinamarca– el número alcanzó el año pasado los 75 diarios, en Cundinamarca diariamente nacen 84 personas.

Municipios sin nacimientos

Los municipios de Albán, Nariño, Ricaurte y Tena no registran nacimientos en su territorio desde el 2009, pues carecen de centros de salud para atender estos casos. Las mujeres embarazadas deben ser atendidas en municipios cercanos, que están a unos 30 minutos.

REDACCIÓN CUNDINAMARCA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.