Secciones
Síguenos en:
'Anina' llega para enamorar

'Anina' llega para enamorar

Habla el director de la película colombo-uruguaya, AlfredoSoderguit.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
22 de enero 2014 , 06:20 p. m.

El viernes, la ternura de 'Anina' invadirá la pantalla grande. La dirige el uruguayo Alfredo

Soderguit, quien se enamoró del personaje hace ya más de 10 años, cuando ilustró el libro de su compatriota Sergio López.

Es una producción animada colombo-uruguaya en la que los acentos se mezclan. Dos de los personajes tienen las voces de las actrices colombianas Martina García y Alejandra Borrero; del diseño sonoro se encargó Camilo Montilla, otro aporte colombiano, y al frente de la producción estuvo Antorcha Films, de Cali, bajo la dirección de Jhonny Hendrix Hinestroza.

Soderguit está convencido de que todos los colombianos terminarán enamorados de 'Anina', como le pasó a él hace ya más de una década.

¿Qué tan complicado es hacer una película animada?

Es un tema de paciencia y aprendizaje. Para nosotros fue la primera por eso, seguramente, será más complicado que hacer la segunda. Requiere mucha planificación, es cuestión de tiempo, de tener claro qué se quiere hacer y de elegir bien a las personas con las que se trabajará.

¿Cómo llegó este proyecto a sus manos?

Trabajo como ilustrador de literatura juvenil e infantil. Anita fue escrita por un maestro de una escuela pública de Uruguay, de la pequeña ciudad de Salto, que me encargaron ilustrar. Cuando la leí, más allá de que el personaje sea una niña, me transportó a mi propia infancia, a la dimensión que el mundo tenía en mi propia infancia, uno intenta acordarse de cómo veía el mundo a esa edad. El libro es muy auténtico y narra muy bien esas sensaciones, me enamoré de ese personaje y su universo. Realicé 18 ilustraciones para el libro y cada una de ellas fue la semilla de una escena de la película, luego se agregaron más. Como me gusta la dirección y estaba trabajando en cine como director de arte, dije: Ya es hora de pensar en hacer una película animada.

¿Cómo es la vinculación con Cali?

Por profesión y amistad. Jhonny acababa de estrenar Perro come perro y luego viajó a España con una beca y Germán Tejeira, productor ejecutivo de Uruguay, coincidió con él; se conocieron y compartieron sus proyectos. Germán estaba entusiasmado con sacar adelante Anina y se la presentó a Jhony, quien no estaba muy convencido, pero su hijo Sebastián leyó la sinopsis y le pidió que la hiciera. Ahí empezó el intercambio de talento.

¿Cuánta gente trabajó en la producción?

Unas 120 personas, entre actores, músicos, técnicos de posproducción, es un equipo pequeño comparado con el trabajo de animación que se hace en Estados Unidos. En el 2010 visité DreamWorks en Los Ángeles, recuerdo que estaban a punto de comenzar la producción de Kun Fu Panda 2 y estaban construyendo un edificio en su campus para albergar a 1.200 trabajadores, entre animadores y dibujantes, nunca les podríamos pagar, ni siquiera un mes. Decidimos trabajar con gente muy talentosa y comprometida que logró suplir esa diferencia de números.

¿Es muy difícil competir con el cine animado estadounidense?

Es muy difícil competir con el espacio que el mercado te da, no con las producciones en cuanto a la aceptación del público. El público ha respondido bien. Nuestra expectativa es que la gente se atreva a ir a verla y eso haga la diferencia. Lógico que una película como esta arranca con más cautela, no se hacen 100 de copias porque es muy costoso, pero creo que a la gente le puede gustar.

¿Es para un público infantil?

No. Es una película que trata sobre una niña de 10 años y trata de la vida vista desde los ojos de esa niña, aborda el miedo, el crecimiento, el amor, la culpa, la postura frente a los castigos, la educación, el egoísmo, la generosidad, los trata desde la perspectiva de una niña de 10 años, en ese sentido es infantil y en ese sentido es que los niños se identifican. Pero, pasa que la semilla de este personaje que ya estaba planteado en la novela, que lo hace tan auténtico, tan tangible, es que también logra transportar a los adultos a su propia niñez. En Uruguay había gente de 60 años llorando. Es una cinta muy realista.

REDACCIÓN CALI

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.