Riesgos y baches

Riesgos y baches

notitle
22 de enero 2014 , 04:36 p.m.

Con anterioridad al título de The Wall Street Journal Americas de que “a los mercados emergentes les espera un camino lleno de baches”, eminentes observadores e instituciones venían dando puntadas ilustrativas en el mismo sentido.

El primero de todos, el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, quien sostenía que se había evitado caer en una segunda Gran Depresión, a causa de la crisis financiera del 2008, para acabar en un “gran malestar”. Destinado a repetirse en el 2014, “con ingresos apenas en aumento para una gran proporción de ciudadanos” en Estados Unidos.

Tanto él como otro premio Nobel, Paul Krugman, consideraron siempre insuficiente la intervención del Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos. Ahora, cuando se empieza a disminuirla, repercute en el regreso de los capitales transferidos a los países emergentes. A su juicio, los “temblores en los mercados financieros mundiales”, ocasionados por los debates sobre la eliminación progresiva de la compra de activos por la Reserva Federal, pusieron de presente el grado de interdependencia de la economía mundial. Entre junio y diciembre del 2013, según el diario arriba citado, los inversionistas retiraron 89.000 millones de dólares de bonos y acciones de países emergentes.

Del escuadrón de vanguardia de estos países, en su mayoría afectados por fuertes déficits en la cuenta corriente de la balanza de pagos, solo se salva China, con su cómodo crecimiento económico de 7 por ciento anual y sus poderosas reservas monetarias internacionales. Los demás, por diversas razones y motivos, pasan a engrosar lo que The Wall Street Journal denomina el grupo de los ‘Cinco Frágiles’: Brasil, India, Indonesia, Sudáfrica y Turquía. Todos ellos dependientes de recursos foráneos para cerrar la brecha.

Para Stiglitz, en el 2013 se acabó la doble recesión de Europa, pero “nadie puede afirmar responsablemente que haya habido una recuperación”. En efecto, “más del 50 por ciento de los jóvenes de España y Grecia siguen desempleados”. Y, según el Fondo Monetario Internacional, el área seguirá padeciendo, en los años futuros, desempleo superior al 25 por ciento, salvo rectificaciones sustanciales.

Sea dicho lo anterior para encuadrarnos en el ámbito mundial. Con sorpresa y cándida incredulidad leímos, en la primera página de la edición del 14 de enero del diario La República, la noticia de que Colombia “cerraría el 2013 con la peor tasa de desempleo de Latinoamérica, 10,6 por ciento, según el Anuario Estadístico presentado por la Cepal”, hasta ahora no desvirtuado ni discutido. Junto a Colombia, a Venezuela y Argentina corresponderían los peores datos.

¿Cómo podría haber sido posible semejante revés si el Gobierno y el país daban trazas de enorgullecerse de los resultados del 2013? Especialmente de la tasa de 1,94 por ciento de inflación, la más baja de la América Latina, aunque no fuera el nivel recomendable, alcanzado por la gestión del Emisor con el concurso de la revaluación. No vaya a resultar que con su ayuda se llegó a la situación crítica destacada por la Cepal, no obstante ser la gran prioridad de Colombia crear empleo para superar los cilicios de la pobreza.

El contragolpe del retorno de capitales, precipitado por la variación de la política de la Reserva Federal de Estados Unidos, ha traído al país alza esperada del tipo de cambio, conversión de la revaluación en devaluación y, por supuesto, mayor dependencia del crédito internacional. Circunstancias llamadas a acelerarse en la medida en que la política monetaria norteamericana se intensificara bajo el estímulo de su prosperidad.

Abdón Espinosa Valderrama

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.