Basuras en el Meta, emergencia anunciada

Basuras en el Meta, emergencia anunciada

Cormacarena había detectado mal manejo en relleno de Granada e iba a imponer sanciones.

21 de enero 2014 , 06:34 p.m.

Siete focos activos que salen de la montaña de basura acumulada en el relleno sanitario de La Guaratara, en Granada (Meta), y la presencia de tarros de aerosol, jeringas y materiales peligrosos impidieron reabrir la celda, ante el peligro de que se pueda nuevamente activar el incendio.

Ese preocupante panorama hallado el pasado sábado les confirmó a las autoridades ambientales las deficiencias con las que se venía manejando La Guaratara, donde se venían depositando los residuos sólidos de 10 municipios del Ariari.

Semanas atrás, la corporación ambiental Cormacarena le había hecho un requerimiento a la Empresa de Servicios Públicos de Granada (ESPG), encargada del manejo de ese relleno sanitario, por el inadecuado manejo que le estaba dando a la compactación y a los lixiviados (los líquidos que producen los desechos).

Inclusive, la directora de Cormacarena, Beltsy Barrera, le dijo a Llano Sie7e días que estaban contemplando sancionar a la ESPG, pero no lo había hecho por el impacto tan grande que generaba el cierre del relleno para los 10 municipios del Ariari.

El incendio del pasado viernes, atribuido por el gerente de la ESPG, Fernando Vargas Hernández, a manos criminales, desembocó en el cierre del relleno sanitario, que se mantendrá hasta que desaparezcan los focos activos que puedan provocar fuego y no haya riesgo de que reviva el incendio.

Esa circunstancia develó el deficiente manejo que se le viene dando a las 620 toneladas diarias de residuos sólidos que, en promedio, se producen en el Meta, provocando que, mientras dure la emergencia, 20 de los 29 municipios del departamento tengan que trasladar sus desechos al relleno sanitario Parque Reciclante (PER) de Villavicencio.

Este es el único de los rellenos sanitarios regionales, de los tres que como mínimo debe tener el Meta, que se está manejando bien, aun cuando Cormacarena también le ha hecho requerimientos recientes -al de Villavicencio- para mejorar su funcionamiento, según dijo Barrera.

Carlos Zabaleta, experto en el manejo de residuos sólidos y quien con su empresa IMEC tiene a cargo el manejo de residuos de cuatro municipios de Casanare, asegura que la emergencia que vive el Ariari es por la falta de voluntad política de la dirigencia del Meta.

Responderá

El gerente de la Empresa de Servicios Públicos de Granada, Fernando Vargas, atribuyó el incendio del relleno de La Guaratara, a manos criminales, aun cuando dijo que no podían precisar quién lo hizo.

Sobre los reparos que hace Cormacarena a las fallas en el relleno sanitario, prefirió abstenerse de hacer cualquier comentario, porque dijo “estamos preparando un informe escrito que le vamos a presentar a la corporación”.

Cormacarena también se ha mostrado preocupada por la falta de un plan de contingencia que mitigue el impacto, mientras se reabre la celda que se incendió o se pone en servicio la nueva, que se terminará de construir en cuatro meses, un mes para terminar la celda y doce semanas más para construir la estructura de lixiviados.

Un relleno

De los tres rellenos sanitarios regionales que debería tener el Meta, desde el punto de vista normativo y por razones de costo-eficiencia, como lo estableció el Plan Departamental de Aguas -ahora llamado Aguas para la Prosperidad- el único que funciona bien es el de Villavicencio, que debe operar para los municipios del norte del Meta.

Cormacarena señala que el relleno de Villavicencio recibía los residuos, hasta la semana pasada, de 10 municipios del Meta, cuatro de Cundinamarca y dos de Casanare. Ahora se le están sumando paulatinamente los diez de la región del Ariari.

Juana Murillo, directora de gestión ambiental de Bioagrícola dice que el relleno de Villavicencio recibe actualmente 446 toneladas diarias de residuos de la capital del Meta, y por norma, al ser regional, puede recibir de otros municipios hasta la mitad de esos desechos, es decir 223 toneladas adicionales. De los 25 municipios llegan 135 toneladas.

El de La Guaratara, para el Ariari está cerrado. El de Puerto López, para ese municipio, Puerto Gaitán y Cabuyaro no ha podido entrar en funcionamiento por dos dificultades fundamentales, dice la directora de Cormacarena, Beltsy Barrera. La primera es que el estudio de impacto ambiental no señalaba el área donde estaba ubicado y, en segundo lugar, parte del terreno estaba dentro de la reserva del Yucao.

En Acacías, según Cormacarena, funciona una planta de tratamiento. En Cabuyaro, El Calvario, El Castillo, La Macarena, Mapiripán, Puerto Rico, San Carlos de Guaroa y Uribe hay celdas transitorias tecnificadas, en la mayoría diseñadas, construidas y operadas por Edesa.

Cormacarena les hace reparos porque “no optimizan su operación en la cobertura diaria, en la compactación de residuos, en el tratamiento de sus lixiviados y en el curso de las aguas lluvias”. También hay inconvenientes “en el encerramiento perimetral, en la señalización y en la sobrecapacidad de llenado, entre otras fallas.

Por algunas de estas dificultades en las celdas de Cabuyaro y San Carlos de Guaroa, en las últimas semanas han tenido que traer los residuos al relleno de Villavicencio.

A plantas

Carlos Zabaleta, gerente de la empresa Imec, que actualmente le maneja los residuos sólidos en Recetor, Maní, Pajarito y Aguazul, los cuatro de Casanare, con una planta ubicada en este último municipio, dice que lleva en el departamento del Meta más de diez años intentando sacar adelante un proyecto similar.

Un asesor de Zabaleta contó que manejaron plantas de Acacías y Cumaral, pero por los cambios políticos no les dieron continuidad a esos proyectos. Y en Villavicencio, dice Zabaleta, hay un predio que reúne todos los requisitos del Plan de Ordenamiento Territorial y todos los permisos, pero el gobierno de Raúl Franco no dejó que se ejecutara.

Como no encontraron voluntad política en el Meta, montaron el proyecto en Aguazul que recibe de 10 a 12 toneladas diarias de desechos, de las cuales entre el 85 y el 90% se aprovecha.

Allí, hay una fábrica de suelos con el material orgánico que sale de las basuras y como medio transformador la lombriz roja californiana se produce humus (abono). También se hacen postes para cercas con los plásticos y conservación de materias primas a través de reciclaje y reincorporación de esos elementos a procesos industriales.

Zabaleta dice que en el Meta cíclicamente ocurren estas crisis y se presentan proyectos que nacen muertos. En Granada ya -en varias ocasiones- ha habido recursos nacionales, departamentales, municipales e internacionales para el manejo de los residuos pero no se ha llegado a nada.

A los funcionarios de Edesa no fue posible contactarlos para conocer su posición sobre el tema.

REDACCIÓN LLANO SIETEDÍAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.