Proyectos de Bogotá, en el limbo por destitución

Proyectos de Bogotá, en el limbo por destitución

Expertos temen una parálisis o por lo menos desaceleración en los planes para movilidad y educación.

19 de enero 2014 , 10:11 p.m.

Mientras se resuelve la puja entre el alcalde Gustavo Petro, la Procuraduría General y el Tribunal de Cundinamarca para tumbar o dejar en pie la destitución en contra del mandatario, Bogotá y sus proyectos claves luchan para no zozobrar.

Aunque Petro le ha dado instrucciones a su gabinete para continuar con los planes de gobierno, ha concentrado su atención en la defensa de su mandato. (Lea también: El gran embrollo jurídico del caso Petro).

Los expertos temen una parálisis o por lo menos una desaceleración en la marcha de proyectos claves para la ciudad que tienen 14,7 billones de pesos de presupuesto aprobados para este año, especialmente cuando la baja ejecución fue la constante durante los dos primeros años del gobierno de Petro: más del 30 por ciento de los dineros asignados para el 2013 no se ejecutaron (5,4 billones de pesos). (Lea también: El caso Petro enfrenta a decanos).

En el limbo se encuentran la implementación del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), la licitación de las obras del metro pesado, de la troncal de la avenida Boyacá y de los cables del sur, y la construcción de nuevos colegios. (Vea acá: Ejecución billonaria, en vilo / Infografía)

De un lado, Eduardo Behrentz asegura que la permanencia de los buses y rutas viejas del transporte colectivo tiene al SITP en el 0 por ciento de implementación; del otro, el concejal Juan Carlos Flórez, de la ASI, critica el rezago del 70 por ciento en la ejecución de dinero para obras en colegios durante el 2013.

“Estamos ante una tremenda crisis institucional. La ciudad está pasando por uno de los peores momentos de su historia: tras ser ícono de buena gestión en América Latina, es doloroso que la ciudad pase por esto”, dijo Henry Murraín, experto en política pública.

Mientras permanezca en el cargo, Petro debe apostarle a afianzar esos proyectos, bien sea para dejar huella en Bogotá o para que quien lo reemplace deba comprometerse a darles continuidad.

“El problema de esta incertidumbre es que las obras se retrasan o pueden quedar en el tintero. Pero sin importar qué suceda, deben seguir”, agregó Mario Noriega, experto en desarrollo urbano.

Pese a la incredulidad que han generado décadas de estudios inconclusos para hacer el metro pesado, Hugo Acero, experto en seguridad y convivencia, cree que no se va a echar para atrás. “Seguramente habrá posiciones distintas a su desarrollo, pero los grandes proyectos de ciudad se deben impulsar”.

Si las casi 800 acciones de tutela radicadas en el Tribunal de Cundinamarca y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) no se resuelven en favor de Petro, el temor es que llegue un borrón y cuenta nueva con el arribo de un nuevo alcalde.

“Lamentablemente, la clase política no piensa en la ciudad. Cada quien cree que trae una solución. La ciudad está perdiendo y sigue perdiendo tiempo”, anotó Juan Carlos Gómez, docente de la Universidad de La Sabana.

‘No permitiremos que el uribismo se tome a Bogotá’

Guillermo Asprilla, exsecretario de gobierno de Gustavo Petro (a quien la Procuraduría también destituyó e inhabilitó), asegura que llevarán la batalla jurídica hasta el final, para evitar que la destitución del mandatario se haga efectiva. En entrevista con EL TIEMPO, dijo que confían en que la CIDH los respaldará en lo que llaman “la defensa de la democracia”.

¿Qué viene para Petro?

El Alcalde anunció la creación de un movimiento nacional ciudadano para defender sus derechos. También insistiremos en la búsqueda de una decisión externa –la de la Cidh– para revertir la destitución.

¿Confían en que la Cidh actuará en favor de Petro?

Sí. La norma internacional es clara sobre la defensa de la democracia. No hay posibilidad de que avale la destitución.

¿Acudirán a otros recursos?

Buscaremos que se investigue penalmente la motivación de ese fallo. Pienso que es económico, pues busca entregarle el aseo de Bogotá a unos particulares, y que factura $ 1.000 millones diarios.

El metro, la Boyacá... ¿están amenazados?

Claro, porque en últimas lo que el Procurador cuestiona es el Plan de Desarrollo de la Bogotá Humana, que se basa en la defensa de lo público.

¿Cuál es la estrategia política del progresismo?

Tenemos el apoyo de la Unión Patriótica, la Alianza Verde y de sectores del Partido Liberal y el Polo Democrático. Lucharemos para derrotar el proyecto uribista en el Congreso.

Si hay elecciones atípicas, ¿cómo participará el progresismo?

En ese momento tomaremos la decisión pertinente, pero no permitiremos que el uribismo se apodere de la capital.

NATALIA GÓMEZ CARVAJAL
Redactora de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.