Editorial: El destino de Haití

Editorial: El destino de Haití

Haití sigue siendo el país más pobre de la región.

19 de enero 2014 , 08:39 p.m.

El martes 12 de enero del 2010, a las 4:53 p. m., un terremoto de 7,2 grados en la escala de Richter destruyó el 90 por ciento de la pobre ciudad de Puerto Príncipe (Haití). Un minuto después solo quedaban los gritos de horror y de dolor de los cientos de miles de heridos. Un año más tarde, cuando los noticieros del mundo ya habían reseñado y reportado aquella tragedia devastadora, y se había emprendido una serie de campañas para reconstruir uno de los países americanos que primero consiguió la independencia, fue claro que el sismo había cobrado la vida de 316.000 personas, había dejado más de 350.000 heridos y 1’500.000 hombres y mujeres sin hogar.

Haití sigue siendo el país más pobre de la región. Como consecuencia de la catástrofe, un brutal brote de cólera se ha estado propagando por su territorio en los últimos tres años y ha acabado con cerca de 8.000 vidas, 146.000 desplazados siguen hoy malviviendo en 271 campos en los que luchan día por día para recobrar algo semejante a la dignidad y 458.233 haitianos se han tenido que ir a refugiar a la agobiada República Dominicana. Mientras tanto, según reporta el diario El País, de España, uno de sus expresidentes, Duvalier, se pasea por sus calles como si hubieran dejado de importar las violaciones de los derechos humanos que cometió durante sus 15 años de gobierno. Y poco se hace para remover los escombros que aún faltan por levantar, queda mucho para recuperar 800 kilómetros de vías perdidas y no ha empezado aún la construcción de los aeropuertos internacionales.

Más grave aún, se habla de que, por razones políticas, un inmenso porcentaje de la ayuda enviada por los Estados Unidos ha terminado por volver a ese país sin haberle servido a nadie. Sin embargo, aun cuando el Primer Ministro haya sido claro al decir: “Si la comunidad internacional hubiera honrado su compromiso, hubiéramos podido lograr diez veces más de lo que hemos hecho”, es innegable que algo se ha avanzado en la reconstrucción. Y que, cuatro años después del terremoto, resulta indispensable que Haití no salga de los titulares de los medios de comunicación del mundo para que siga llegando la ayuda que todavía es una deuda.

editorial@eltiempo.com.co

EDITORIAL

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.