La 'bomba Petro' sigue estallando

La 'bomba Petro' sigue estallando

La sanción contra Petro obligará a desmontar la Procuraduría y le costará la carrera a Ordóñez.

18 de enero 2014 , 08:16 p.m.

Al Procurador le pasó con el alcalde Petro lo que al gato que se puso a jugar con un ovillo que halló en el campo y de repente le estalló en los bigotes, porque no era un ovillo sino una granada de fragmentación. Al doctor Alejandro Ordóñez le estalló el ovillo de Petro y los ecos de la bomba tardarán en acallarse. Se había acostumbrado a ejercer de emperador con demasiada impunidad. Como ocurre en estas explosiones, las esquirlas aún producen estropicios en sitios inesperados.

No es posible ocultar que, pese a su hábil reacción, el primer perjudicado con la carga de dinamita institucional es Petro. Muchos que lo defienden no lo hacen por sus méritos sino porque perciben la infamia que la Procuraduría comete con alguien que no robó un solo peso, pero al que destituye y expulsa de la vida pública con sustento en una opinión (“Ha sido un mal alcalde”) disfrazada de sentencia.

También sale herido el petardista. Existe la sensación generalizada de que esta vez se le fue la mano a Ordóñez, de que peló el cobre (en realidad, llegó al puesto con el cobre pelado) y, además de enemigo sin escrúpulos, se ha vuelto un amigo incómodo. La prueba es que algunos de sus (re)electores, como el triste Partido Liberal, miran hacia otro lado o directamente lo critican. Ya solo pudo recabar el apoyo público del Partido Conservador. La mayoría de quienes piden respeto a la decisión del Procurador se abstienen de defender su contenido. No nos extrañemos de que el caso Petro le cueste a Ordóñez el cargo o, por lo menos, el futuro político en el que viene invirtiendo codiciosamente.

La propia institución sale herida de muerte. No hay quien no piense ya en la urgencia de desmontar ese islote dictatorial enquistado en la Constitución. El propio Gobierno –cuya cobardía a la hora de asumir posiciones de liderazgo en una crisis como esta quedó al descubierto– habló ya de la importancia de reformar el monstruo que nació por descuido de los constituyentes del 91.

Capítulo aparte merecen los analistas y comentaristas de ocasión que se pronuncian desde sus intereses personales. Si se considera que el magistrado José María Armenta estaba inhabilitado para aceptar una tutela a favor de Petro porque su mujer trabaja en el Acueducto de Bogotá, entonces no están menos impedidos los pontífices que opinan en los medios pese a tener expectativas importantes en torno a expedientes de la Procuraduría o familiares cuyos puestos son dádiva del Procurador o del Alcalde.

Todo indica que las medidas contra Petro son parte de un juego sucio contra el proceso de paz alentado por el expresidente Álvaro Uribe. Los colombianos deben saber que en el viaje que realizó Ordóñez en diciembre a la Corte Internacional de La Haya para atacar el proceso de paz lo acompañaron dos funcionarias de la Procuraduría muy próximas al expresidente: las doctoras Tatiana Londoño Camargo y Paula Andrea Ramírez. La primera es hija de Fernando Londoño, el excesivo y barroco propagandista contra Santos y los diálogos de La Habana, y la segunda lo es de un alto directivo de la Universidad Católica, asesor de Uribe Vélez. Su viajecito de seis días, dicho sea de paso, nos costó a los contribuyentes 29’678.972 pesos.

El espectáculo que se avecina no tiene pierde. Por un lado, un alcalde que mueve medio mundo para quedarse. Y, por otro, una rebatiña de candidatos a sucederlo. La bomba sigue estallando, la ciudad sufriendo y el escepticismo de los demócratas y los reconvertidos a la democracia sigue aumentando.

Borrón y cuenta nueva

Merece abrirse paso la propuesta del jurista Ramiro Bejarano, quien propone imitar hoy lo que hizo el país al caer la dictadura de Rojas Pinilla en 1957: declarar insubsistentes a los 74 magistrados de las altas cortes (Constitucional, Suprema, Consejo de Estado y de la Judicatura) y reemplazarlos, mediante eficaces sistemas selectivos, por personas de indudable probidad y sabiduría.

cambalachetiempo@gmail.com

Daniel Samper Pizano

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.