Los pecados que atormentan al Mira

Los pecados que atormentan al Mira

El partido está en el ojo del huracán por varios videos que dejan muy mal parados a algunos líderes.

notitle
18 de enero 2014 , 08:00 p.m.

La semana que termina ha sido un auténtico infiermo para el Mira, el principal partido de inspiración cristiana en Colombia. A unos videos en los que quedaron al desnudo actitudes discriminatorias en la cúpula de la iglesia que lo apoya y un discurso poco ético de uno de sus máximos líderes, se sumó una investigación de la justicia por enriquecimiento ilícito contra varias de sus principales figuras.

Los escándalos no han podido llegar en peor momento, ya que en las elecciones del 9 de marzo el Mira se juega su supervivencia como movimiento político. Si no obtiene alrededor de 450.000 votos, algo que no será fácil, y menos tras lo sucedido en los ultimos días, el Mira perdería su personería jurídica. (Lea también: Investigan movimientos millonarios de los Moreno Piraquive). 

La historia comenzó el miércoles, cuando se conoció un video en el cual María Luisa Piraquive –máxima líder de la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional y madre de la senadora Alexandra Moreno Piraquive– manifestaba que en los púlpitos de esa congregación no había espacio para quien le faltara una parte de su cuerpo.

Sus palabras causaron indignación –hasta el Presidente de la República se pronunció–, toda vez que provienen de la cofundadora de la iglesia que apoya al Mira, el cual impulsó la ley antidiscriminación en el 2011.

Al día siguiente apareció otro video en el cual el pastor general de la iglesia en Colombia y presidente del Mira, Carlos Baena, insta a sus fieles a comprar votos. “Llevo ahí (en el Concejo de Bogotá) tres años y medio que me han servido para darme cuenta de cómo trabajan ellos. Ellos son implacables, compran votos. A nosotros nos toca ser iguales, nos toca ser astutos”, dijo Baena.

A todo esto se sumó el llamado a interrogatorio de la Fiscalía a María Luisa Piraquive por los supuestos delitos de enriquecimiento ilícito y/o lavado de activos. Y los congresistas Baena y Moreno Piraquive hacen parte del expediente.

Agentes del CTI realizaron el viernes inspecciones judiciales en dos sedes del partido en Bogotá, con el fin de recopilar documentación contable y referente a la constitución del movimiento. Y hay indicios de que, horas antes de la diligencia judicial, en una de estas sedes hubo “sustracción de documentos que serían claves para la investigación”, según dijo ayer la Fiscalía.

Pero a pesar de la gravedad del momento, y el intenso debate público en torno a los hechos, ningún líder del Mira ha dado la cara hasta el momento.

¿Peleas familiares?

Nadie se atreve a señalar a los responsables de las filtraciones que originaron los escándalos de esta semana, pero lo que se sabe es que ni el Mira ni la iglesia que lo soporta han sido precisamente unos remansos de paz.

Es público que el senador Baena sostiene un fuerte pulso con su colega y copartidaria Alexandra Moreno, el cual habría hecho que ella se marginara de participar en los comicios de marzo, dejando al movimiento en una difícil situación electoral debido al gran reconocimiento que tiene la legisladora.

Pero a esto se suman una serie de fracturas en el clan de los Piraquive y su iglesia. El sobrino de María Luisa, Óscar Bedoya (hijo de su hermana Clemencia), confirmó el carácter discriminatorio de la iglesia de su tía y contó que un escolta de su propia prima –la senadora Moreno Piraquive– lo agredió hace algunos años en la Notaría 13, de Bogotá.

“El partido político es llamado ‘la empresa material de Dios’ (...) y Dios dice directamente que tienen que votar por su empresa y que si no lo hacen recibirán su castigo”, dijo Bedoya a La W.

Este también reveló que, en el 2004, la máxima líder espiritual de la iglesia e inspiradora del Mira expulsó de la organización a su propio hijo, Iván Darío Moreno, por declararse homosexual.

Por otra parte, Claudia Tovar, una comunicadora que vive en Barranquilla, confirmó a los periodistas que César, hijo mayor de María Luisa Piraquive, es el padre de su hija, a la cual reconoció contra su voluntad tras una puja en los tribunales.

“Un día que César vino a Barranquilla, mi hija fue a la iglesia a conocerlo. Cuando él se enteró que estaba allí la mandó a encerrar en una bodega, con candado, mientras terminaba el culto y se podía ir”, le dijo Tovar a EL TIEMPO.

Todo esto hace pensar que el Mira, más que estar sufriendo un ataque ‘externo’, lo que está es siendo víctima de una guerra interna.

Uno de los pocos salvavidas que le quedan a este movimiento es la fe de los feligreses de su iglesia, quienes podrían cerrar filas para mantenerlo en el Congreso. Aun así, serán muchas las explicaciones que los líderes del partido tendrán que darle a la ciudadanía.

Marchas de apoyo

Centenares de fieles de la Iglesia de Ministerial de Jesucristo Internacional se manifestaron ayer en varias ciudades del país, entre ellas Bogotá, Barranquilla y Armenia, para apoyar a su líder espiritual María Luisa Piraquive, cuestionada por sus declaraciones discriminatorias. Según los feligreses, se trata una campaña de desprestigio.

REDACCIÓN EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.