Miembro del Mira niega presión a fieles de iglesia para buscar votos

Miembro del Mira niega presión a fieles de iglesia para buscar votos

Cabeza de lista del movimiento a la Cámara asegura además que su congregación no discrimina.

17 de enero 2014 , 10:28 p.m.

Carlos Eduardo Guevara, cabeza de lista del Mira para la Cámara de Representantes por Bogotá, y exconcejal, se refiere a los escándalos que enfrentan su movimiento y la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional, a la que también pertenece.

¿Qué opina del video en el que el presidente del Mira afirma que incluso deben comprar votos para lograr sus fines políticos?

El partido nunca ha comprado votos. Nuestros votos siempre han sido de lucha en las calles.

Se habla de presión a los fieles de la iglesia para que voten por el movimiento...

Nosotros hemos compartido en la iglesia los resultados de nuestra gestión, y cada uno, de manera individual, decide si nos apoya o no.

Estamos con el tema del umbral (corren el riesgo de desaparecer si no lo superan); si toda la iglesia nos votara y si compráramos los votos allá, como lo están diciendo, no estaríamos en esta situación del umbral.

¿Qué tanta influencia tiene María Luisa Piraquive en la iglesia?

Yo preferiría que la iglesia lo aclarara, pero nosotros hemos trabajado muchos temas de control político y proyectos. Es imposible que ella sepa de todos los temas.

¿Piensa usted que en sus iglesias los discapacitados deben tener los mismos derechos que el resto de las personas?

Sí, claro. Nosotros no discriminamos. Sin embargo, en el caso de la iglesia lo que nos protege es profesar la fe, porque es un artículo constitucional.

¿No cree que estos escándalos afectarán su campaña y las otras del movimiento?

Estamos tranquilos porque hemos hecho bien la tarea. En mi caso, es una campaña limpia.

Discriminación a las personas discapacitadas es de muchos tipos

Lo sucedido con la líder religiosa María Luisa Piraquive es apenas una muestra de la discriminación en la que han vivido las personas con discapacidad en Colombia.

Así lo consideran dirigentes de organizaciones que trabajan por la inclusión de esta población.

Soraya Montoya, presidenta de la fundación Saldarriaga Concha, dice que todo el entorno es una barrera, comenzando por la familia. “A muchos los esconden y no les dan las mismas oportunidades que a otros hijos; la comunidad no los acepta y también hay barreras institucionales: la educativa y la laboral”, añade.

Resalta que “no hay andenes para que puedan desplazarse, ni el transporte público ni las oficinas están adaptados para ellos”.

Emilia Ruiz, presidenta de Teletón, considera que hay barreras más dramáticas que las materiales. “Hay barreras arquitectónicas, que son más fáciles de superar. Se puede hacer una rampa. Pero hay barreras que son difíciles de cambiar, como la actitud de la gente hacia estas personas”.

Juan Carlos Ortiz Guerrero, que es comunicador social y tiene una discapacidad visual, dice que a veces la gente discrimina porque le da miedo relacionarse con un discapacitado. Afirma que lo mejor contra esto es la educación.

La nieta que no habría querido tener la pastora

“Me dijo, estando en el púlpito, que yo era el diablo, y hasta me pidieron que abortara para evitar un escándalo”. Con estas palabras la barranquillera Claudia Tovar relata la reacción de María Luisa Piraquive cuando supo que ella estaba embarazada de su hijo César Eduardo, de quien, dice, fue pareja por cuatro años.

Cuenta que cuando él supo también le pidió que no tuviera el bebé para evitar un escándalo en la iglesia. “Me prometió una mesada”, dice Tovar.

La relación se acabó y a los pocos meses él se casó con otra mujer, miembro de la iglesia.

Claudia se regresó a Barranquilla, donde tuvo su bebé. Luego inició una pelea en juzgados para que César Moreno reconociera la niña y cumpliera con su obligación. Una prueba de ADN determinó la paternidad.

Desde hace 13 años solo se han visto en los juzgados, pues César Moreno insiste en que no tiene los 500.000 pesos que le ordena pagar la ley.

Tovar cuenta que lo conoció en Bogotá a mediados de los 90, cuando ella estudiaba comunicación social.

REDACCIÓN JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.