Este es el año del director paisa Andrés Orozco-Estrada

Este es el año del director paisa Andrés Orozco-Estrada

Será el invitado principal de la Filarmónica de Londres y el titular en Houston y Frankfurt.

notitle
17 de enero 2014 , 04:50 p.m.

La llamada lo pesca en St Louis (EE. UU.), pero pudo haber sido Londres, Houston, Viena o el País Vasco: el director antioqueño Andrés Orozco-Estrada es requerido a lado y lado del Atlántico y simplemente no se detiene.

Su proyección internacional sigue en contundente ascenso. El pasado miércoles, la Filarmónica de Londres lo designó como director invitado principal, para iniciar temporada el 29 de enero en el Royal Festival Hall.

Además, este año se oficializa como director musical de la Sinfónica de Houston (el año pasado fue su director designado) y como director titular de la Sinfónica de la radio de Frankfurt. Es su última temporada como el titular de la orquesta Tonkünstler. En junio, presentará Don Giovanni, de Mozart, en el festival de Glyndebourne, y para la temporada 2015-2016, debutará oficialmente con la Filarmónica de Viena (en la que también ha estado como invitado).

En términos coloquiales, aquí se diría que “tiene más puestos que un bus”.

Otro trabajo, pero el primero que le permite retribuirle de lleno a Colombia, es el de director artístico de la Filarmónica Joven de Colombia, con la que comienza una gira nacional.

“No sabría responder cómo lo hago, sé que es mucho trabajo, el calendario está lleno y casi no paro, pero este gran proyecto me da una garantía y fue el punto clave”, explica Orozco-Estrada, quien antes ha tenido que descartar la oferta de la titularidad en otras agrupaciones como la Filarmónica de Bogotá y demás orquestas nacionales.

Con los nuevos talentos

En cuatro años de vida, esta orquesta conformada por jóvenes intérpretes de todo el país ha logrado posicionarse entre las grandes: además de sus giras internacionales y la grabación de un DVD, jugó como protagonista en el reciente Festival de Música de Cartagena, en el montaje de La Cenerentola, de Rossini, bajo la batuta de Rinaldo Alessandrini. Allí, el público se mostraba sorprendido al final de la ópera, al ver a los músicos imberbes que salían del foso a recibir una ola de aplausos.

“En 2012 estuve al frente de esta orquesta (la Joven) y fue una gratísima experiencia, mostraron un gran avance musical, sin duda llega al nivel de cualquier otra de las orquestas profesionales colombianas e inclusive hasta mejor, y eso habla muy bien de esta (...) ellos vienen con una gran ilusión, son incansables, tienen la mente abierta, y eso rompe cualquier rutina”, sostiene Orozco-Estrada. En ese entonces, asumió una serie de conciertos tras la muerte intempestiva del maestro Mateo Hazelwood.

“El proceso no es de uno dos o cinco años, el secreto es la permanencia (...) en 10 años tendremos un engranaje produciendo grandes músicos”, sostiene.

“Es muy importante el respaldo que le da la Fundación Bolívar Davivienda, porque no hay que andar buscando y rogando con dificultades de cada peso, sino que la estructura está ahí y el apoyo es incondicional (...) sabíamos que teníamos mucho talento, pero no había antes, en lo que conozco, una iniciativa antes en Colombia con esa fuerza y estructura”, agrega el director.

Gracias a la gestión de Orozco-Estrada, cuatro solistas de la Filarmónica de Viena llegaron a Santa Marta para reunirse con la orquesta: “Invité al concertino, me acerqué a la de Viena, les conté de lo maravilloso del desarrollo de la música en nuestro país, les gustó y decidieron unirse (...) Ya se pueden imaginar lo que significa este encuentro con el sonido vienés para la formación de estos muchachos”.

"El público también se está conectando por esa energía saliendo del escenario, sino ver que es gente joven, sus hijos, sobrinos, nietos, eso se mezcla y se da un sentido de pertenencia muy bonito", añade.

Dice que los directores de hoy están siguiendo ese impulso de trabajar con orquestas jóvenes: "El mejor ejemplo es (el italiano) Claudia Abbado, con la Orquesta Joven Mahler, la Mozart, la Orquesta de Cámara Europea, la Mahler Chamber (con la que Orozco ha trabajado) porque tienes el instrumento maleable para hacer todo lo que quieras (...) lo importante es crear nuestra propia identidad".

Para la segunda temporada, adelanta el director, la Filarmónica Joven interpretará las primeras dos sinfonías de Brahms.

Los contrastes de Europa y EE. UU.

Orozco-Estrada debutó el año pasado en Houston, que era su primera oportunidad como director de planta de una orquesta en Estados Unidos, lo que le ha dado una nueva mirada a la labor de ser la batuta principal, muy difererente a la escuela europea.

Y en medio de esa locura, enfrenta el 'jetlag' de los vuelos trasatlánticos y de ajustarse rápidamente al entorno.

"Tan pronto hice el debut en Houston, la orquesta me pidió ser el director artístico (...) la razón por la que acepto todas estas oportunidades es que me permite seguir conociendo, y hubo una química especial", recuerda.

Pero eso significa también hablar con los patrocinadores de una orquesta privada, algo muy diferente a lo que ocurre en Europa, donde las orquestas son auspiciadas por los gobiernos: en EE. UU., son entidades privadas que no son subsidiadas.

"El trabajo y las actividades extra podium son un montón, debo conocer a los benefactores para que conozcan el proceso, y a cambio, se sienten parte de la familia de la orquesta, reconocidos, y todo eso lo hace un trabajo muy intenso. En Frankfurt nunca he tenido que hablar con un patrocinador", explica.

Además, hay un gran contraste en cuanto a la relación con el público: en Europa resulta casi impensable que el director hable con los espectadores. Pero en Houston, le sugirieron hacerlo, lo invitaron a explicar detalles de las obras "y resultó maravilloso, comunicar más directamente, hace poco puse a cantar al público un canon y estaban felices, es el lado más humano de la música".

Con la Filarmónica de Londres, la experiencia también ha sido muy particular: "La primera vez que estuve con ellos, tuvimos apenas un día de ensayos antes de partir a Frankfurt y otras ciudades. Es una orquesta que reacciona a una velocidad impresionante, a veces ensayábamos obras con el solista media hora antes del concierto".

La presente gira en Colombia

Los conciertos de la Filarmónica Joven bajo la batuta de Orozco-Estrada son así: 23 de enero: Centro de Convenciones de Cartagena; 24, Metropolitano Medellín; 25, Teatro Mayor de Bogotá; 26, Auditorio León de Greiff, de Bogotá. Informes en Tuboleta.com y primerafila.com.co

El repertorio de la gira es: Concertino para orquesta op.102, de Blas Emilio Atehortua; Concierto para Oboe en Do Mayor, de Richard Strauss; Tziganne: rapsodia para violín y orquesta, de Ravel, y Souvenir d'un lieu cher, de Tchaikovsky.

CARLOS SOLANO
Cultura y Entretenimiento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.