La mañana de terror que vivió Pradera por atentado de las Farc

La mañana de terror que vivió Pradera por atentado de las Farc

Carretillero muerto en el ataque cargaba mercados. Relatos de pobladores.

notitle
16 de enero 2014 , 09:12 p.m.

“Parecía como si la tierra hubiera rugido y, luego, el centro de Pradera se llenó de humo oscuro.” Así recuerda Liborio Valencia el panorama que se vivió a las 9 de la mañana de este jueves en este municipio del sur del Valle del Cauca tras la explosión de una moto bomba. (Vea acá las imágenes del atentado)

Minutos antes, dos desconocidos habían dejado abandonado el vehículo, con una carga de 50 kilos de amonio mezclado con pentolita, a unos 100 metros de la estación de policía y cerca del costado izquierdo de la casa donde funciona la alcaldía. Fue activada con un teléfono celular.

La explosión, que estremeció a este municipio, de unos 50.000 habitantes, tomó desprevenidas a casi un centenar de personas que hacían compras en los almacenes vecinos, y provocó destrozos en ventanales y tejados de una decena de viviendas, entre residencias y locales, así como en la alcaldía, la policía y una notaría. Las autoridades ofrecieron este viernes una recompensa de 50 millones de pesos por información de los responsables del atentado.

“Yo gritaba el nombre de mi hermano, Juan Valencia, que había estado conmigo minutos antes comiéndose unas arepas en un puesto muy cerca de donde estaba la moto que explotó. Casi me quedo sordo. La gente gritaba y yo también buscando a mi hermano. Seguí unos metros para llegar a la alcaldía y a la policía, hasta que lo encontré con las piernas ensangrentadas por las esquirlas”, recuerda Liborio. (Lea además: La visita de Óscar Iván Zuluaga a Pradera)

Los heridos pedían auxilio tirados en la calle, mientras los que podían corrían. “Todo el mundo se veía asustado corriendo. Pero yo me congelé en la calle. Los nervios no me dejaron hacer nada; solo podía llorar”, recuerda Miriam Gómez, que estaba fuera de su casa en el momento del estallido.

Mientras todos corrían, en el pavimento se debatía entre la vida y la muerte el carretillero Jorge Ospina, de 68 años, a quien la comunidad y los trabajadores de establecimientos comerciales reconocían como un hombre servicial, a quien le pagaban para que les llevara los mercados y otras encomiendas.

También era uno de los mensajeros de La Proveedora, cuyas instalaciones sufrieron serios daños, al igual que la discoteca El Barril de la Sexta, a pocos pasos de donde quedó la moto bomba.

Tras ser auxiliado por vecinos y organismos de socorro, Ospina fue trasladado, con los primeros cinco lesionados, antes de las 10 de la mañana, al Hospital San Roque, del municipio.

Pero los médicos del centro asistencial poco pudieron hacer por el carretillero, pues había sufrido graves lesiones, especialmente en sus miembros inferiores.

Ospina fue reportado por las autoridades como la única víctima mortal del atentado, atribuido por el comandante de la Fuerza de Tarea Apolo, general Wilson Danilo Cabra, a la columna móvil ‘Gabriel Galvis’, del frente 6 de las Farc. Otras autoridades, sin embargo, buscan precisar si hubo bandas delictivas detrás.

“Jorgito era una persona que no se metía con nadie. Él decía que no había que buscar problemas con los demás, que era mejor estar bien con todo el mundo, porque no se sabía a qué hora se moría”, contó María Amanda Ospina, su sobrina.

Al hospital de Pradera ingresó también, pocos minutos después de la explosión, el sargento viceprimero de la Policía Wadis Antonio Payares, con problemas en los oídos. El número de afectados fue aumentando con el paso de las horas al punto de llegar a 61 por la tarde.

Uno de los más graves y que tuvo que ser remitido al Hospital Universitario del Valle, en Cali, fue Juan Mateo Valencia, de 68 años, con múltiples heridas por esquirlas y una lesión que le compromete la pierna derecha. En el momento de la explosión iba en bicicleta. Otros heridos fueron remitidos a las clínicas Palma Real, de Palmira, y Occidente, de Cali.

El alcalde de Pradera, Adolfo León Escobar, dijo que las autoridades habían tenido acceso a informes de que su localidad iba a ser blanco de un atentado. El mandatario local dijo que se conoció un poligrama que indicaba una acción criminal y que presuntamente iba a ser ejecutada por las Farc.

Ya por la noche, los habitantes de Pradera se encerraron en sus viviendas, mientras las autoridades patrullaban las calles, casi desiertas, mientras el cuerpo de Ospina permanecía en la morgue.

Farc admiten que a veces usan armas sin impacto preciso

‘Rodrigo Granda’, uno de los delegados de las Farc en La Habana, dijo que el grupo guerrillero, como norma, “no ataca a la población civil”. Agregó que si el ataque fue de las Farc, el blanco era la Fuerza Pública. “Iban seguramente sobre un cuartel de la Policía o detrás de alguna patrulla militar”, dijo.

También añadió: “En muchos de los casos utilizamos armamento popular no convencional, que no tiene todas las posibilidades tecnológicas para centrarse en un objetivo en concreto. Por eso a veces se desvía y causa daño involuntario”.

El Derecho Internacional Humanitario, que regula las guerras y que obliga a las Farc, prohíbe el uso de armas sobre las que no se puede calcular el impacto, precisamente para evitar los daños que aquellas suelen llamar colaterales.

Como acto de ‘infinita torpeza’ calificó Santos el ataque

Tanto el presidente Juan Manuel Santos como el Ministro de Defensa les recordaron ayer a las Farc que los ataques que afectan a la población civil, como el que ocurrió ayer en Pradera, que dejó una persona muerta y 61 heridas, solo producen rechazo contra esta guerrilla.

“Si así es como las Farc van a reiniciar sus actividades, es un acto de infinita torpeza, porque lo único que consiguen con estos actos contra la población civil es la reacción de todo el país en contra de ellas”, dijo puntualmente el presidente Santos.

Y el Ministro de Defensa, que presidió un consejo de seguridad en la población vallecaucana poco después de la explosión de la motobomba, dijo: “Atentar en una plaza denota una actitud absolutamente demencial. Quien ha fallecido es un carretillero de 45 años, un hombre pobre, del pueblo colombiano”.

Y fue más allá en su mensaje a las Farc: “Esta gente cree que cuando hace uso del terrorismo, que no es muy distinto a lo que pasa en Oriente Próximo, el pueblo colombiano se asusta, tiende a ceder. Se equivocan de medio a medio; no tienen ni idea de la conexión que tienen que tener con el pueblo (...). Por eso son aborrecidos”.

También el director de la Policía, general Rodolfo Palomino, envió el mensaje de que “se equivocan si creen” que se aflojará en la lucha.

El Ministro de Defensa anunció en Pradera una recompensa de 50 millones de pesos por información sobre los autores del atentado, la restricción del parrillero en las motos, toque de queda para menores y cierre de establecimientos de la población después de las 9 de la noche.

Un municipio siempre en medio del conflicto

Si bien en Pradera se ha reportado en los años recientes la presencia de bandas criminales, la de las Farc en él es vieja.

De hecho, su despeje militar fue propuesto por el grupo guerrillero al expresidente Álvaro Uribe Vélez cuando se alcanzó a hablar de unos posibles diálogos del grupo armado con su gobierno. La oferta de Uribe en ese entonces fue que los diálogos se hicieran en la escuela porque él no iba a repetir la historia del Caguán.

Las Farc no aceptaron y la posibilidad de diálogo con Uribe nunca prosperó.

JUAN PABLO RUEDA
Enviado especial de EL TIEMPO
PRADERA (VALLE)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.