Secciones
Síguenos en:
Editorial: Las EPS, un asunto pendiente

Editorial: Las EPS, un asunto pendiente

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
16 de enero 2014 , 07:56 p. m.

La última evaluación hecha por el Ministerio de Salud y la Superintendencia Nacional de Salud a la mayoría de las EPS del régimen subsidiado y contributivo volvió a desnudar la situación de muchas de ellas en los planos financiero y de servicios.

La radiografía arrojó un dato preocupante: la mitad tienen patrimonio deficitario, lo que quiere decir que sus medios económicos y financieros, que les permiten cumplir con las responsabilidades que contrajeron con sus usuarios, flaquean seriamente.

No es el único indicador con mala salud: cerca del 45 por ciento de las entidades del subsidiado registran márgenes de solvencia problemáticos, y el 62,5 por ciento de las del contributivo no cuentan con redes de servicios suficientes para atender a sus afiliados. Muchas, además, siguen incumpliendo la norma que hace un año les impuso un límite de tres días hábiles para el otorgamiento de citas de medicina general, y apenas la mitad se ocupan de escuchar y darles el debido trámite a las quejas de sus usuarios.

Para ser justos, hay que decir que en ambos regímenes existen EPS que cumplen con los indicadores; infortunadamente, son la minoría. Pese a ello, aún está pendiente el análisis profundo de lo que está pasando con estas entidades, su papel dentro del sistema y la responsabilidad que les cabe en su crisis.

No de otro modo podrá pensarse en soluciones que no pasen por el simplismo de pedir su eliminación a rajatabla o la respuesta estatal de transformarlas en otra cosa. Es claro que la figura de la EPS acabó convertida en un factor de disrupción dentro del sistema, y que, incluso, algunas obraron como agentes de desvío y malversación dolosa de los recursos de la salud.

La falta de regulación estatal fue fundamental en este oscuro proceso, que el país no supera y que permitió que, incluso de manera lícita y al amparo de normas enrevesadas, muchas EPS extrajeran rentas a partir de actividades no misionales. Y eso lo sabe todo el mundo.

No está claro todavía si esto es consecuencia u origen de la crisis, o si esta fue motivada por la aplicación a ultranza de un modelo de salud caótico, en el que las EPS son apenas el actor más visible entre todos los que han hecho leña de la situación.

Por esa razón, es esencial que, dentro del proceso de la reforma del sistema, el futuro y el papel de tales empresas queden absolutamente claros. Pero, al contrario de lo que muchos piensan, este debe ser el punto de llegada de una discusión profunda en torno al modelo de salud que el país requiere.

Eliminarlas, transformarlas o fortalecerlas no cambiará las cosas si antes no se estructura a conciencia un sistema que equilibre clara y efectivamente el mantenimiento de la salud de la gente sana y la adecuada atención de sus enfermos. Infortunadamente, las reformas propuestas parecen más orientadas a conservar un modelo para atender la enfermedad. Eso es costoso, ineficiente y un “negocio” en el que todos pierden; basta mirar la experiencia de los últimos veinte años.

El país necesita una reforma seria, con la redefinición del papel de todos los actores del sector y con la mira puesta en el bienestar de los pacientes, por encima de cualquier consideración.

Nada de esto exime de castigo a los responsables de malversación de recursos de la salud, como los ocurridos en Saludcoop, hoy intervenida, y la estatal Caprecom, en vigilancia especial, que han puesto en riesgo el bienestar de la gente y la estabilidad financiera del sistema.

 EDITORIAL

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.