Secciones
Síguenos en:
Sátira

Sátira

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
16 de enero 2014 , 06:57 p. m.

Si no estuviera pasando aquí, sería interesante, y apasionante, y chistoso. Por la mañana, el Procurador, en el delirante ejercicio de sus funciones constitucionales, vuelve a destituir y a inhabilitar por quince años al Alcalde de Bogotá: “¡apunten!”, “¡alisten!”, “¡fuego!”. Por la tarde, el Alcalde, montado en el dramático balcón con el que sueñan los políticos, llama a “todas las fuerzas democráticas del país” a denunciar “el golpe de Estado contra el gobierno progresista de la ciudad”. Por la noche, el Presidente de la República, que ha colgado de la chapa de su habitación el letrero “favor no molestar hasta que pase el problema”, toma partido por la institucionalidad pase lo que pase y signifique lo que signifique. Y luego un magistrado del Tribunal de Cundinamarca, casado, en la salud y en la enfermedad, con una subalterna del Alcalde, suspende por diez días el fallo de la Procuraduría para revisar el caso.

Y hoy lo sabio es decir que mañana cualquier cosa puede pasar. Y que si Colombia no estuviera perdiendo tanto tiempo y tanto dinero en esta noticia, si no fuera verdad, lo que está pasando sería una sátira demoledora sobre un país extraviado e inclemente, pero siempre “dentro de la Constitución y la ley”.

Queda protestar. Pues Colombia es un libreto que hay que estar corrigiendo para que su puesta en escena no sea este soberano desastre cada vez que queda en las manos equivocadas. Y “protesta” tiene que dejar de ser sinónimo de “violencia”. Queda protestar, sí, contra la mezquindad, la temeridad, la frivolidad de estos tres líderes entre comillas. Pero no como un hincha, que para eso está el fútbol, sino como un ciudadano. Que cada cual, Procurador, Alcalde o Presidente, piense que es el protagonista de la historia e interprete su papel hasta que la muerte lo separe de su ego. Que los tres envejezcan creyendo que Colombia es la hagiografía del procurador férreo, la tragedia del alcalde humano o la balada del presidente pacífico: allá ellos.

Que sigan defendiendo con mayúsculas, ya que tanto les sirven, la Constitución, la Democracia, la Institucionalidad. Que los tres se regodeen en las tres, pues está visto que las reglas son el juego, si este episodio se resuelve a favor de Bogotá.

Y que esta sátira que está ocurriendo en vivo y en directo, mientras las leyes y las letras menudas y los jueces redundantes se ponen de acuerdo, nos lleve a protestar hasta que se entiendan las razones, y a corregir hasta que las instituciones recobren su sentido y su firmeza: que esta farsa nos sirva, mejor dicho, para que los electores nos tomemos en serio nuestro trabajo; para que les reclamemos a los futuros candidatos que dejen de desdibujar y explotar y refundar esta pobre ciudad que se ha venido resignando a agradecer cuando no llueve; y les pidamos a los futuros legisladores, sobre todas las cosas, que tachen de las páginas de la Constitución esta procuraduría desbordada que según se ha visto puede ser usada para pasar por encima de tantos derechos.

Yo hubiera preferido que el Alcalde terminara su gobierno, que el Procurador lo sancionara por improvisador, pero que no lo destituyera ni mucho menos lo inhabilitara, y que el Presidente pusiera la cara. Pero frente a esta penosa situación “dentro de la Constitución y la ley”, que en las marchas y las redes sociales (oigan a los unos hablando de los otros, “los pobres”, “los ricos”, “los gomelos”, “los indios”) ha probado que seguimos siendo una sociedad que extraña el servilismo, que segrega, que estereotipa, que persigue, que, en fin, no ha logrado pasar de las telenovelas a las series, queda protestar hasta que escuchemos lo que estamos gritando: que esto no es de ellos, sino que es de todos.

www.ricardosilvaromero.com

Ricardo Silva Romero

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.