Control militar en zonas con cultivos ilícitos es necesario: expertos

Control militar en zonas con cultivos ilícitos es necesario: expertos

Dicen que una cosa es bajar represión y otra distinta es la desmilitarización, propuesta por Farc.

14 de enero 2014 , 08:19 p. m.

El hecho de que en las mismas zonas donde hay cultivos ilícitos haya laboratorios, rutas de narcotraficantes y grupos armados distintos a las Farc hace no solo inconveniente sino imposible su desmilitarización, como lo propusieron este martes los delegados de esta guerrilla en La Habana. Así lo consideran expertos y funcionarios que trabajan en el tema.

Las Farc hicieron esta propuesta al retomar su programa para la sustitución de cultivos ilícitos presentado en el Caguán en el 2000, pero que, según dijeron, tiene adaptaciones de acuerdo con los cambios que ha tenido el tema en estos años.

Daniel Mejía, director del Centro de Estudios de Seguridad y Drogas de la Universidad de los Andes, afirma que “una cosa es bajar la represión y otra no hacer control, no atacar el narcotráfico, pues al lado de los cultivos están los cristalizaderos, las rutas de precursores químicos, y se mantiene a los secuestrados”.

Por su lado, Javier Flórez, director del Programa contra Cultivos Ilícitos y Consolidación Territorial, no se refirió particularmente a la propuesta de la guerrilla, pero sostuvo “que el objetivo de consolidar territorios –llevar los servicios del Estado– requiere de una presencia permanente de las Fuerzas Militares y de la Policía”.

De acuerdo con las Farc, las zonas donde se llevaría a cabo el programa de sustitución voluntaria requieren de “la provisión de garantías y condiciones de seguridad para la población campesina que habita los territorios” y por eso, afirman, es necesaria la desmilitarización.

Frente a la erradicación voluntaria de cultivos de coca, amapola y marihuana que proponen las Farc, Flórez asegura que entre el 2008 y el 2013 fueron erradicadas voluntariamente 25.000 hectáreas y que el 98 por ciento de estas personas no volvió a los cultivos ilícitos.

Sostiene que en la última década el Gobierno ha atendido a 150.000 familias que renunciaron a los cultivos ilegales para dedicarse a la siembra de caucho, cacao y a los cultivos forestales, entre otros.

Las Farc hablan también de acabar con la aspersión aérea y la erradicación manual forzosa, algo que el profesor Mejía no considera descartable. “Es viable que el Gobierno piense en reducir la represión en la lucha contra los cultivos ilícitos. La aspersión no es efectiva, tiene altos costos y disminuye la confianza institucional”, agrega.

Llama la atención sobre el hecho de que los programas oficiales de sustitución se han venido aplicando, pero que esto ha sido “aislado y desordenado”.

Otra polémica propuesta de las Farc es que en las zonas de erradicación voluntaria no haya minería a gran escala ni exploración y explotación de hidrocarburos.

Según los delegados de las Farc en la mesa de paz con el Gobierno, donde ahora se discute el tema de cultivos ilícitos y narcotráfico, una parte de estos cultivos debe quedar para usos medicinales y alimenticios, con regulación del Estado.

La guerrilla pide participar en la definición de zonas en las que harían sustitución.

REDACCIÓN JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.