Editorial: La corona, en el banquillo

Editorial: La corona, en el banquillo

14 de enero 2014 , 07:37 p.m.

Cristina, hija del rey de España y séptima en la línea sucesoria, deberá responder ante un juez por cargos de corrupción. La noticia llena las primeras páginas de Europa y América Latina.

No es el mayor desafío de la centenaria monarquía española, que atravesó momentos peores: dos veces la derribaron movimientos republicanos y dos veces fue restablecida, aparte de que, durante las cuatro décadas de Francisco Franco, padeció los caprichos del dictador. Tras su muerte, en 1975, la corona se volvió pilar de una transición ejemplar que condujo a la democracia. En 1981, cuando estalló un cuartelazo que quería volver a los tiempos franquistas, el rey Juan Carlos desmontó el golpe y ayudó a afincar las instituciones que han hecho de España un país moderno y libre.

Durante más de 30 años, la corona ha sido una de las instituciones más admiradas por los españoles, y el rey es sombra tutelar de la democracia. Parece increíble que en menos de tres años el personaje y cuanto él representa hayan entrado en barrena ante la opinión pública. Una reciente encuesta del diario madrileño El Mundo revela el nivel de deterioro. En enero del 2012, el 76 por ciento de los ciudadanos valoraba el reinado de Juan Carlos como “muy bueno” o “bueno”. En enero del 2013 la cifra bajó a 49 por ciento, y hoy solo 39 de cada 100 otorgan buena nota al monarca. Hace un año, el 44 por ciento quería que abdicara. Hoy lo pide el 62 por ciento.

Aunque la crisis de su imagen personal no se traslada plenamente a la monarquía, que conserva el respaldo de la mitad de los españoles, 69 de cada 100 opinan que el actual rey es incapaz de recuperar el prestigio de la casa real. Las esperanzas de hacerlo se cifran en Felipe, el príncipe heredero, que este mes cumple 46 años y parece cada vez más maduro y popular. El 56,6 por ciento de los ciudadanos cree que, cuando suceda al padre, recuperará el buen nombre de la monarquía. El hecho de que su esposa, Leticia Ortiz, sea una muy conocida periodista de origen familiar común y corriente –es nieta de un taxista– ha aumentado la buena imagen del príncipe y lo ha acercado a la gente. La reina Sofía, mientras tanto, sobrelleva con decoro y resignación altiva la cuota que le corresponde en el sostenimiento de la institución

Son sobre todo dos las razones que condujeron al inesperado naufragio del monarca y el deterioro de la corona. Primero, los errores del rey en su vida personal: su fama de mujeriego; las oscuras cuentas de la familia real (ya remediadas por iniciativa propia); su lamentable fotografía, vestido de cazador, junto a un elefante muerto, en tiempos de aguda sensibilidad ecológica; su deteriorada salud… Y, segundo, los líos con la justicia de Iñaki Urdangarin, esposo de la infanta (princesa) Cristina, y el nivel al que podrían salpicarla los negocios turbios del marido. Urdangarin y un socio suyo están procesados por usar sus conexiones para obtener contratos leoninos con entidades públicas y evadir impuestos. El problema delicado es determinar si Cristina, que figura en las sociedades familiares, estaba al tanto de los negociados, si los aprobó y si ayudó a concretarlos.

El juez que la llamó a indagatoria sostiene que hay razones para pensar que sí. La Fiscalía Anticorrupción, así como el abogado de la infanta, afirman que ella puso la firma y el nombre por ingenua fe en su cónyuge. El 8 de marzo, Cristina responderá ante el magistrado que la sindica. Será la primera vez que un miembro de la familia real de España acuda a un tribunal por cargos de corrupción.

EDITORIAL

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.