Secciones
Síguenos en:
La falta de limites abunda en nuestra sociedad / En consulta con Álex

La falta de limites abunda en nuestra sociedad / En consulta con Álex

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
14 de enero 2014 , 04:05 p. m.

Entre tanta noticia de principio de año sin duda una de las que me han parecido más entretenida es el escándalo que están protagonizando el primer ministro Francois Hollande y su actual pareja y asumida “primera dama” de Francia, Valerie Trierweiler. Por si no están al tanto les voy a dar un breve recuento.

El Señor Hollande tenía una relación de veinte años y cuatro hijos con la muy exitosa política, Segolène Royal. Durante esta relación, conoció y empezó un affaire con a la reportera política, Valerie Trierweiler. Se dice que simultáneamente a su romance con el señor Hollande ella mantenía una segunda relación clandestina con otro alto dignatario francés. Aparentemente se decidió por Hollande porque él concretó la relación y dejó a su señora mientras que el otro hombre no salió con nada. En mayo del 2012, Hollande y Trierweiler llegaron a la presidencia como la primera pareja no casada de Francia y él prometió ser un ejemplo en su vida personal a diferencia de sus antecesores.

No contenta con haber asegurado al hombre y el puesto de ‘primera dama’, el año pasado en unas elecciones políticas regionales en las que participaba Royal, Trierweiler respaldó a su opositor vía Twitter humillando públicamente a Hollande quien había apoyado a Royal.

Por las vueltas de la vida, el viernes pasado Trierweiler se internó en una clínica alegando estar en un estado de depresión severo a raíz de la publicación de fotos ese mismo día de su esposo en una motocicleta saliendo de visitar a su amante, una bella actriz de 41 años. En este momento está en debate su relación con Hollande y está a punto de perder su investidura como ‘primera dama’.

Es patético que esta mujer ahora esté tratando de pasarse por víctima cuando ella ha sido promotora de la falta de valores que padece su relación. Aunque nadie merece que le sean infieles uno sí es responsable por poner las pautas y por dar ejemplo de lo que es ser correcto en todos los aspectos de la vida.

Lo triste es que esta pareja está protagonizando, en una dimensión pública, lo que tantas relaciones del común están viviendo a diario. La falta de límites, de compromiso y de valores abunda en nuestra sociedad a todos los niveles. En los casos cotidianos no hay riesgos de perder presupuestos nacionales ni de salir en la primera página de un periódico pero sí hay el riesgo de perder a los hijos, un hogar y a mi modo de ver, la dignidad.

No podemos seguir pensando que todo vale y que los deseos son más poderosos que el respeto, la lealtad y la honestidad. No podemos seguir creyendo que jugar a las escondidas y decirles mentiras a las personas a quienes les juramos fidelidad es sexy.

Siempre van a haber consecuencias y perjudicados y, como en el caso de la señora Trierweiler, siempre va existir el karma.

ALEXANDRA PUMAREJO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.