Secciones
Síguenos en:
Los caminos que le quedan a Gustavo Petro tras su destitución

Los caminos que le quedan a Gustavo Petro tras su destitución

Gobierno haría efectiva medida del Procurador, mientras que el Alcalde espera respuesta de la CIDH.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
13 de enero 2014 , 03:22 p. m.

La ratificación del fallo de destitución e inhabilidad para ejercer cargos públicos por 15 años en contra del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, abre varios interrogantes sobre lo que puede ocurrir en las próximas semanas en la capital del país y con el propio líder de los Progresistas.

En primer lugar, conocida al mediodía de este lunes la decisión tomada por la Sala Disciplinaria de la Procuraduría, el Gobierno de Juan Manuel Santos deberá entrar a expedir un decreto para darle cumplimiento a la decisión del organismo de control.

El ministro de Justicia, Alfonso Gómez Méndez, ya ha dejado en claro que el Gobierno no interferirá y hará efectiva la medida tomada por la Procuraduría.

Además, de manera inmediata, y para no generar un vacío de poder, Santos deberá entrar a evaluar, a partir de este lunes, el nombre de la persona que estará encargada de la Administración Distrital, mientras se organizan y convocan elecciones atípicas en un período de dos meses, una tarea que recaerá en manos de la Registraduría Nacional del Estado Civil.

Mientras se surte esta etapa, Petro, sus abogados y sus seguidores tienen varios caminos ante la confirmación del fallo de la Procuraduría, por cuenta de las irregularidades encontradas en la puesta en marcha del nuevo modelo de recolección de basuras, vigente desde el 18 de diciembre del 2012.

Lo que más espera el destituido Petro es que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pida medidas cautelares a su favor, tal como las solicitó personalmente durante un viaje a Washington (Estados Unidos) en diciembre pasado.

Aunque existen pocos antecedentes de medidas cautelares para proteger derechos políticos (se otorgan es para proteger el derecho a la vida ante amenazas a la integridad física), los asesores del destituido Alcalde han argumentado un daño irreparable al mandatario con la decisión de la Procuraduría.

Las medidas cautelares se votan en el seno de la CIDH y, por ahora, lo único que se ha conocido por parte de ese organismo del Sistema Interamericano es una solicitud de más información al Estado colombiano sobre el proceso y el derecho a la defensa que ha tenido Petro. La Cancillería ya envió esta información a Washington.

Si la CIDH niega las medidas, la estrategia de Petro, que ya puso en marcha, consiste en que su caso sea revisado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Allí, no obstante, los procesos pueden tardar entre cuatro y siete años.

La tesis central es que el fallo de la Procuraduría viola el artículo 23 de la Convención Americana de Derechos Humanos, que señala que los derechos políticos (inhabilidad para ejercer cargos públicos) solo pueden ser restringidos por una sentencia judicial.

En este caso, la Procuraduría es una autoridad administrativa, pero el organismo de control señaló en el fallo que la Constitución faculta a la entidad para decretar la 'muerte política' y que esto no riñe con la Convención Americana de Derechos Humanos.

El segundo camino está en una acción de nulidad del fallo de la Procuraduría ante el Consejo de Estado, con una solicitud (medida cautelar) para que suspendan de manera temporal los efectos de la decisión de la máxima autoridad disciplinaria del país.

El exprocurador general de la Nación Jaime Bernal Cuéllar recuerda que un proceso de este estilo puede tardar hasta dos años, a menos de que el Consejo de Estado le dé un trato preferencial.

También está la tutela contra el fallo del Procurador, aunque la Corte Constitucional ha señalado que este recurso contemplado en la carta de 1991, para salvaguardar los derechos fundamentales, no es el medio adecuado "para controvertir las actuaciones administrativas", como las de la Procuraduría.

Sin embargo, Petro ya utilizó esta herramienta jurídica (en diciembre cuando se emitió el fallo), como mecanismo subsidiario, alegando un "perjuicio irremediable".

Por último, está la advertencia que lanzó el fiscal general de la Nación, Eduardo Montealegre, sobre la facultad que tiene su despacho para suspender el fallo de la Procuraduría.

“Si la Fiscalía encuentra que hay una conducta delictiva en la persona que adoptó esta decisión, teóricamente la Fiscalía sí podría ordenar la suspensión temporal de los efectos de la sanción al Alcalde”, ha dicho Montealegre.

Lo que ocurra en las próximas horas en la Alcaldía, en la Presidencia, y las noticias que puedan llegar desde Washington, será decisivo para el futuro de Bogotá. Por ahora, lo único cierto es que la capital del país está sin Alcalde desde este mediodía y a la espera de que Santos expida el decreto que haga efectiva la decisión tomada por la Procuraduría y que terminaría, formalmente, con la salida de Petro del Palacio Liévano.

YESID LANCHEROS
REDACTOR DE EL TIEMPO
En Twitter: @yesidlancheros

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.