Aumenta el número de menores que delinquen

Aumenta el número de menores que delinquen

En el 2013 se capturaron 29.943 niños y adolescentes. La cifra más alta de los últimos cinco años.

12 de enero 2014 , 08:47 p.m.

La participación de menores de edad en asesinatos, robos y otros delitos tiene alarmadas a las autoridades. En el 2013 fueron capturados 29.943, la cifra más alta del último lustro, con 33 por ciento más casos que en el 2010.

“El año pasado hubo 523 muchachos más involucrados en crímenes que en el 2012 (...). El 11 por ciento de todas las capturas corresponde a niños y adolescentes. Eso nos preocupa”, reconoció el general Jorge Nieto, director de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional.

En otras palabras, cada día hay, en promedio, 82 aprehensiones de menores de edad, principalmente en Bogotá (con un total de 3.252 en el 2013), Cali (1.136) y Bucaramanga (792).

El delito más recurrente es el hurto de personas, con 8.222 aprehensiones, seguido de lesiones personales (1.612), homicidio (409), extorsión, hurto de residencias, agresión sexual y secuestro.

Cali, un caso preocupante

La capital vallecaucana es la ciudad con más detenciones de menores de edad por asesinato (87 el año pasado), mientras que Medellín está a la cabeza en extorsiones (131). “Nos sorprende que niños cometan este tipo de actos. Muchos de ellos no solo portan y consumen estupefacientes, sino que son capaces hasta de secuestrar”, comentó el general William René Salamanca, director de Protección y Servicios Especiales de la Policía Nacional.

En la capital del país, el delito que con mayor frecuencia cometen los pequeños delincuentes es el hurto de personas. Un total de 2.402, entre los 13 y los 17 años, fueron privados de la libertad por ese motivo.

Según el Instituto de Bienestar Familiar (ICBF), los muchachos no son plenamente conscientes de la gravedad de sus actos, sino que son manipulados por adultos, que los utilizan para delinquir. Por eso, la ley contempla penas de hasta 20 años de cárcel para quienes promuevan el tráfico de menores de edad y su utilización en delitos.

Los expertos coinciden en que las organizaciones criminales que utilizan a niños y adolescentes se aprovechan del marco jurídico del país, que protege a estos últimos. Actualmente, los menores de 14 años no pueden ser declarados responsables penalmente ni privados de la libertad. Y si están entre los 14 y los 18, los ampara el Sistema de Responsabilidad Penal para investigarlos y juzgarlos, que no los castiga con la misma dureza que a los mayores.

En consecuencia, muchos adolescentes que han delinquido quedan bajo la custodia de sus padres, reciben sanciones pedagógicas, purgan sus crímenes con servicios comunitarios, gozan de libertad controlada o son llevados a centros de detención especiales.

“El Sistema de Responsabilidad Penal es un desastre, igual que los centros a donde los llevan (...). Así como tenemos una política criminal para los adultos, también debe haber una política criminal para los jóvenes”, opinó el experto en seguridad Hugo Acero.

Para este año, la Policía tiene planeado fortalecer el programa preventivo ‘Abre tus ojos’. “Nuestra meta es reducir el número de niños y adolescentes implicados en delitos, y seguir protegiendo los derechos de los menores de edad”, concluyó el general Salamanca.

Endurecer las penas, una propuesta que no se concreta

La propuesta de hacer una reforma para que los menores de edad que delinquen -bien sea por determinación propia o alentados por adultos que los usan para evadir la ley- sean juzgados con mayor rigor, avalada por personalidades como Álvaro Uribe y Germán Vargas, no han prosperado.

La senadora Gilma Jiménez, fallecida el año pasado, fue una de las principales impulsoras de estas medidas. “No debemos seguir tapando los delitos de los adolescentes. No podemos esperar una gran tragedia para actuar”, aseguró en su momento la congresista del Partido Verde, reconocida por su defensa de los niños. Algunas de las reformas que finalmente se le hicieron al Código de Infancia y Adolescencia han recibido críticas, con el argumento de que permiten que los delincuentes instrumentalicen a los niños entre los 10 y los 13 años, pues las penas de privación de la libertad –no superiores a 8 años– solo las cumplen quienes tienen entre 14 y 18 años.

ALEJANDRA SERRANO GÚZMAN
aleser@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.