El logro de una inflación baja y estable

El logro de una inflación baja y estable

notitle
10 de enero 2014 , 07:05 p.m.

La noticia económica de principios del nuevo año es la cifra de la inflación del 2013, 1,94 por ciento, por debajo del rango-meta fijado por la junta del Banco de la República. Por quinto año consecutivo la variación anual de los precios al consumidor, medida por las canastas del Dane, fue inferior al 4 por ciento, el techo del rango.

El resultado es más sobresaliente si se tiene en cuenta que la inflación no cayó como consecuencia de una recesión o de la debilidad de la demanda de los consumidores sino, por el contrario, en un entorno de crecimiento del PIB –como lo señalaron las estadísticas del tercer trimestre del 2013– y de una reducción del desempleo. Este es un aspecto que no debe menospreciarse.

Los economistas saben que una inflación baja se acompaña generalmente de una economía muy frágil y de un desempleo en ascenso. La inflación baja no es, por sí sola, una señal positiva y, más bien, puede indicar el peligro de una deflación, o una reducción en los índices de precios con su secuela de quiebras y de destrucción de la actividad económica.

Tanto es así que, recientemente, la revista The Economist (9 de noviembre de 2013) abogaba por que en Estados Unidos y en Europa las autoridades elevaran el rango- meta de inflación a entre 2 y 4 por ciento; es decir, que lo fijaran igual al de Colombia.

Cinco años de baja inflación es un gran logro de la junta del Banco de la República. Una ganancia social que, con seguridad, las familias colombianas, sin excepción, defenderán en el futuro. La inflación controlada y estable contribuye a mantener su capacidad de compra en el tiempo. Lo que impone una restricción importante a la política económica colombiana. Ahuyenta el populismo para que no sean posibles ni los Chávez ni los Maduros. ¿Qué tal el caso de Venezuela, en donde la inflación superó el año pasado 56 por ciento y el salario aumentó ahora, por decreto, el 10 por ciento? Bastante diferente al de Colombia, en donde con una inflación de 1,94 por ciento el salario mínimo subió 4,5 por ciento, generando una ganancia real nada despreciable de 2,56 por ciento en los ingresos de los trabajadores de salario mínimo.

Desde cuando finalizó la guerra de los Mil Días, en 1902, hemos sido adversos, en Colombia, a la inflación. En la memoria colectiva quedó gravado el horror del desorden monetario que produjo la guerra. De ahí que no experimentamos en el siglo XX situaciones de hiperinflación, como sí ocurrió en otros países de América Latina. Con todo, en los 20 años transcurridos entre 1974 y 1994 la inflación no fue inferior, en promedio, al 20 por ciento anual. Incluso, algunos equivocadamente consideraban que esa cifra equivalía en el país a una inflación ‘cero’. Pero cuando se acercaba o pasaba del 30 por ciento anual, el Gobierno y las autoridades económicas dedicaban sus esfuerzos a combatirla, con todo tipo de controles.

El cambio constitucional de 1991 modificó en buena hora la estructura del Banco de la República, le impuso como meta conservar la capacidad adquisitiva de la moneda y les prohibió extender crédito al Gobierno y a los sectores productivos. El resultado está a la vista. El Banco ha hecho la tarea. El reconocimiento internacional a Jota Uribe, su gerente, es más que merecido. Felicitaciones.

Ahora bien, en las actuales circunstancias de la economía colombiana no se prevé que la inflación continúe cayendo. Los precios de los alimentos volvieron a elevarse en diciembre después de su bajonazo en octubre y noviembre. Y, en el mismo mes, el promedio de los tres indicadores de inflación básica fue superior al que se registró en el segundo trimestre del 2013.

Si bien la inflación subirá, la perspectiva de la inflación para el 2014 es que no pase del 3 por ciento en el año, que es la meta puntual del Banco de la República.

Carlos Caballero Argáez

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.