Leandro Shara, el chileno que propone un Mundial de Fútbol sin grupos

Leandro Shara, el chileno que propone un Mundial de Fútbol sin grupos

Plantea tres zonas, con equipos distribuidos por clasificación Fifa o repartición geográfica.

notitle
09 de enero 2014 , 06:05 p.m.

Leandro Shara no juega al fútbol, nunca lo hizo bien. Pero su pasión por este deporte lo llevó a destacarse de otra manera. A idear formatos para los torneos. Lo hizo en el colegio, en su natal Chile, luego en la Universidad (es contador y auditor). Llegó a transformar el modelo de juego en Costa Rica, llevó sus ideas a la Conmebol, a la ATP, a la WTA... Es un férreo crítico del modelo habitual, de los sistemas de grupos. Considera que el fútbol no ha evolucionado en sus formatos y dice tener las soluciones. (Vea aquí: el gráfico con la propuesta para un nuevo Mundial.)

Cuando explica su idea, lo hace de manera precisa, apasionada. Tiene todo en su mente, una respuesta precisa para cada inquietud. Respuestas instantáneas, casi matemáticas. Recuerda partidos, finales de los mundiales, promedio de goles y resultados con absoluta nitidez. Esa capacidad la aplica a su trabajo al frente de la compañía MatchVision, que desarrolla formatos para torneos. Shara habló con  EL TIEMPO y explicó su máximo proyecto, el que le da la vuelta al mundo y el que lo obsesiona. Quiere cambiar el formato de la Copa del Mundo de Fútbol.

¿En qué consiste la propuesta?

Hacer un Mundial sin grupos. Mi propuesta es que sea con zonas, en múltiplos de seis. Pensemos en un mundial de 36 equipos, Fifa ya dijo que apoyaba pasar de 32 a 36, pero no sabe cómo reducir de 36 a 18 selecciones con justicia.

Nosotros proponemos tres zonas, cada una de 12 selecciones: los mejores en la zona A (Brasil, Alemania, Italia…), los medios en la B, y los emergentes en la C. Pueden distribuirse los equipos en las zonas por clasificación Fifa o por repartición geográfica. Entonces uno de la zona A juega con otro de la A, con un de la B y con uno de la C. Que jueguen entre sí equipos de la zona A permite que grandes equipos se enfrenten, algo que no pasa mucho. Inglaterra contra Holanda, por ejemplo, nunca han jugado, Brasil y Alemania, que suman entre ambos 8 títulos y se han enfrentado una sola vez en los mundiales. Si hacemos enfrentar a dos A, podemos tener un partido inaugural entre estos grandes equipos. Y seis de los grandes de la zona A podrían perder y eso le haría bien al mundial, los exigiría siempre.

Todos van a tener que salir a ganar en todos los partidos. No sucedería lo que hizo Maradona con Argentina en Sudáfrica 2010, que hizo siete cambios para enfrentar a Grecia en el último juego de la fase de grupos. Los grandes que ganan sus dos primeros partidos, no pondrían al equipo B en el tercer juego, porque necesitan hacer el máximo de puntos. Los equipos chicos ya no saldrán a empatar.

Colombia, si es A, jugaría con otro A, tal vez Alemania; uno B, como Bosnia, y uno C, como Irán. Serían tres partidos, como ahora. La diferencia es que todos están pendientes de todos los equipos, hasta el último partido de la primera fase. Los juegos van a ser aguerridos, entretenidos, con más espectáculo, no se necesita poner todos los partidos de la tercera fecha en paralelo, no habrá especulación. Si a Italia (A) le tocó Argentina (A) en la primera fecha y perdió, está obligado a ganarle a, por ejemplo, Chile (B), y ganarle a Corea (C). Los grandes no están clasificados y los pequeños no están eliminados. Además, Con nuestro sistema, cada equipo viaja sólo una vez en la primera ronda. Este torneo de zonas se puede aplicar a los Juegos Olímpicos, con más Selecciones, en dos semanas y media.

¿Qué seguiría después de la fase de zonas, en el desarrollo del torneo?

Finalizada la primera fase, las 36 selecciones se ordenan en una sola tabla de posiciones, donde los dieciséis primeros clasifican para la segunda fase, de una manera clara, justa. En los grupos actuales, Colombia sabe que se va a cruzar con el otro grupo de al lado. Aquí no. El primero juega contra el 16, segundo contra 15, tercero contra el 14… Nadie va a querer ser 16. Matemáticamente es perfecto. Permitimos que los mejores se enfrenten a los que no son tan buenos. No hay grupo de la muerte, pero el Mundial será un gran grupo de la muerte, todos contra todos. No desde la segunda fase, desde el primer minuto.

Pongamos un ejemplo con Colombia…

-En este punto de la entrevista Leandro hace una pausa, parece descansar brevemente una mente llena de datos y de cifras mundialistas. Saca su equipo portátil en el que tiene un software diseñado por él mismo, en el que hace ejemplos de sus formatos-.

Colombia –dice-, siendo A, jugará con alguien A, B, y C. Digamos que empató con Italia en el juego inaugural. Tiene un punto. Perdió con Francia y le ganó a Ghana. Tiene 4 puntos. En la tabla de posiciones Colombia –hace el ejercicio en el software- sería el último clasificado (16) y le tocaría jugar con el primer clasificado en octavos. Por eso Colombia está obligada a sumar más puntos si no quiere tener la llave más difícil.

Le pongo otro ejemplo. En Sudáfrica 2010, México y Uruguay tenían 4 puntos en dos fechas y Sudáfrica y Francia uno; si se ponían de acuerdo en el partido de la tercera jornada México y Uruguay empataban y clasificaban los dos, y ese era el comentario deportivo. Con nuestros formatos eso no pasa. En los Olímpicos de Londres eliminaron a cuatro equipos de bádminton femenino porque se dejaban ganar, eso no pasa con nosotros. Todos salen a ganar siempre. Todas las selecciones dependen de todos los partidos para clasificarse, y no se podría especular nunca, ni siquiera en la tercera fecha.

¿Y los empates en puntos como se definirían, igual?

Tenemos propuestas, una de ellas los puntos relativos. Multiplicar los puntos de cada partido por los puntos que hizo el rival. Si España le ganó a Chile y Chile hizo seis puntos en el grupo, multiplicamos 3x6 =18, y así sucesivamente. El que más puntos relativos tenga estará a favor en el desempate.

Pero usted también propone una novedosa implementación de penaltis en el entretiempo…

Pensemos en el Mundial del 94, la final Brasil vs. Italia. Ganó por penales Brasil. Fueron 90 minutos 0-0. 0-0 en el alargue. Italia buscando los penaltis. Propongo que si empataron en los 90 minutos, gane inmediatamente quien ganó el primer tiempo. Y si este quedó empatado, se ponen los penaltis. Si a Baggio se le va el balón al cielo, a Italia solo le queda ganar en el segundo tiempo porque perdió los penaltis. Si termina empatado, gana Brasil porque ganó los penaltis. No debe haber alargues. Eso significa mayor equidad deportiva. Y evita que una lotería defina un mundial. Eso elimina a los que salen a especular o al empate.

¿Qué es lo que no le gusta del actual formato de grupos?

Es involución. Hay innovación en todo, en sedes, tecnología, información, pero no en formatos de torneos. Solo hay dos formatos aplicados: grupos y ‘play offs’…. Soy muy crítico de los grupos. En la última Copa América, jugando a especular, Paraguay llegó a la final. Jugó seis partidos y no ganó ninguno. Es tan malo el formato que los equipos débiles especulan y clasifican.

¿Entonces cuáles son las ventajas de su formato?

Se aumenta el nivel de competencia, con más goles y con todos los equipos jugando siempre a ganar. Además, tendremos partidos de primer nivel desde la primera fase. Ningún equipo hará lo mínimo para clasificar, no especularán. Al cabo de dos partidos no hay equipos clasificados ni eliminados.

¿Para cuándo cree que su idea podría ser una realidad?

Los ciclos del mundial son muy largos. Tengo la expectativa que en el 2020 nuestros formatos estén en Olímpicos, ATP, y en eventos Fifa de relevancia…

¿El sorteo sería de máxima expectativa, como ahora?

Claro. Mayor. De buenas a primeras habría seis partidos entre los A, entonces uno quisiera saber con cuál otro A iría Brasil: Italia, Holanda…

¿Cómo serán los mundiales del futuro?

Ya no serán países sede. Para mí, visionariamente, va ser por continentes. Vamos a evitar que Brasil construya 12 estadios y la gente proteste. Si es en América, cada país construye uno. Anticipamos lo que iba a pasar en Brasil.

¿Eso no es peor por los desplazamientos?

También lo estudiamos. Con Uefa lo miramos porque ellos quieren hacer la Copa Europea en diferentes países. Si Colombia va a jugar en Europa y le toca en Portugal, solo se desplaza una vez a Suecia. Si juega en Italia, podría ir unas vez a Noruega. Solo se viajaría una vez y actualmente se viaja tres veces, y Brasil es todo un continente. Vamos a ahorrarle costos a la Fifa con este formato.

¿Qué ha hecho usted en el deporte mundial?

Torneos en Brasil, Argelia, Costa Rica, en la Concacaf (diseñó el formato para la eliminatoria rumbo a Brasil 2014). Torneos de ajedrez, fútbol, futsal, tenis de mesa… Trabamos con ITF, WTA… estamos en negociaciones en Fifa, aunque con ellos es como cocinar un elefante, ya nos aceptaron un mundial con chicos con síndrome de Dawn.

En el 2007 nadie me escuchaba. Pero nos han ido conociendo. Y todas las dudas que se planteen ya tienen una respuesta estudiada. No es un capricho. Proyectamos a futuro. Pensamos en más partidos, más ingresos, más competitividad, más visitantes, más incentivos, más importancia al ranking Fifa… Pensamos en los patrocinadores, en el público, en los organizadores, en todo.

¿Qué fallas han encontrado, si es que las han detectado, en sus formatos?

¿La falla? Los organizadores compran estadios, soluciones de iluminación, grama, redes, pelotas, pero no torneos.

¿Qué opina de los actuales torneos locales, como el de Colombia?

No conozco bien en Dimayor, pero normalmente alguien organiza los torneos y estos no son óptimos. Eso pasa en todo lado. Pero nosotros somos estudiosos, yo soy matemático y doy soluciones a través de las matemáticas. En Colombia el torneo es larguísimo, con partidos muertos, sin gente en los estadios. Podríamos hacer, por ejemplo, una copa Colombia en dos semanas y media. Se licita la sede para el partido inaugural que podría ser Millonarios vs. Nacional. La final también se licita. Sería un torneo maravilloso.

Se dice que hubo una experiencia con sus formatos en la Copa Chile y que hubo muchas críticas…

Chile no pidió autorización para usar mí formato. Se dieron cuenta que era bueno pero lo usaron mal. Pero en Costa Rica, por ejemplo, nos fue muy bien.

¿Qué opina del actual ranking Fifa?

Se podría mejorar. Hoy día por ser de un continente recibes cierta cantidad de puntos y los europeos gana más puntos por enfrentar a sus pares. Es mejor hablar de los puntos relativos. Si Colombia tiene 10 mil puntos y chile le empata en Barranquilla, Chile debería tener una recompensa.

¿Qué otras propuestas tiene?

La Copa América. Para qué invitar a Japón, por ejemplo. Propongo cinco zonas de dos equipos, A, con Argentina y Brasil, B, con Colombia y Ecuador… etc. Cada equipo juega con un equipo de cada zona, y un partido inaugural podría ser Argentina vs. Brasil. 25 partidos en primera ronda, actualmente son 18. Clasifican los 4 primeros a la semifinal y luego la final. No necesitamos invitados de otros continentes…

Leandro guarda su portátil, se despide en medio de charlas de fútbol que siempre derivan en un concepto matemático, estadístico. Antes de marcharse anticipa que el Mundial de Brasil será bajo en promedio de gol. Eso es algo que él quiere evitar en el futuro. Quiere un mundial diferente, perfecto.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.