Paradigma de consagración docente

Paradigma de consagración docente

notitle
08 de enero 2014 , 05:10 p.m.

Una nota necrológica de Amylkar D. Acosta, merecidamente encomiástica de la vida y la obra de José Consuegra Higgins, distribuida a los miembros de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas, nos enteró de su fallecimiento, tras años de discreto e inevitable retiro. El hecho de que se hubiera esfumado calladamente hace varios años, por razones de salud, no atenúa la solidaridad afectuosa con su esposa, Anita, y sus hijos en el hondo pesar por su desaparición definitiva. Pero sí revive el recuerdo de cuantos lo conocimos y admiramos su obra constructiva, docente y académica.

Tenía varias generosas pasiones: la de la ciencia económica, por entonces muy de moda, la de transmitir a los jóvenes los nuevos conocimientos en esta rama del saber y la de la compenetración indoamericana, según prefería denominarla. Muy joven, se vinculó al magisterio en las universidades de la Costa Atlántica y acabó fundando la Simón Bolívar en Barranquilla, la capital del departamento de que era oriundo y del cual se ufanaba, tanto como de su condición costera y caribeña.

Ya rector de su propio centro educativo, llamado a consolidarse y expandirse, habríamos de reencontrarnos en la junta directiva de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Por aquella época publicaba su prestigiosa revista especializada Desarrollo Indoamericano y, gradualmente, la Antología del Pensamiento Económico y Social de América Latina. En el exterior, el profesor brasileño Celso Furtado, a quien homenajearíamos en Bogotá, me había hablado de su obra con reconocimiento y encomio.

Su vasta y rica biblioteca particular sobre estas materias, en su casa de recreo o más bien de estudio con vista al mar, en Puerto Colombia, era la más completa en el país sobre cuantas pudiera haber sobre estos temas. De ella solía enorgullecerse, como de su cuna en el alegre e inolvidable corregimiento Isabel López.

Memorable fue la oportunidad en que, por invitación de su centro universitario, nos reunimos los directivos de las academias de Ciencias Económicas de Colombia y Venezuela en Barranquilla. En esa oportunidad pudimos comprobar y admirar la calidad profesional de nuestros queridos vecinos y ocasionales interlocutores. En los foros internacionales brillaban por su bagaje de conocimientos, por sus experiencias y talentos. Su capital intelectual y humano estaba a la altura de su riqueza en hidrocarburos.

Nada hacía presagiar crisis económicas como la desgarradora que sufre esa nación hermana, con su economía desbaratada, con su dramática escasez de artículos esenciales de consumo y con inflación en el increíble nivel de 56,2 por ciento, en contraste con la de 1,94 por ciento de Colombia y la de 2,7 por ciento de Ecuador.

En aquella época, nos hallábamos en pleno esplendor de la Comunidad Andina de Naciones, luego desgranada y, en la práctica, disuelta. Para no mencionar la tradicional grancolombiana, cuyas prósperas empresas y prospectos también se fueron evaporando. Imprevistamente, aquí vendríamos a tener también auge minero-energético, con el petróleo y el carbón de productos principales.

En Venezuela se afirmaba que su prioridad económica era “sembrar” el petróleo y difundir su bonanza entre la población. Que recuerde, nadie, en esa reunión académica, se apuntaba a las teorías de Friedman, ni a las políticas de Reagan en Estados Unidos o de Margaret Thatcher en Gran Bretaña. Tampoco a las que habían aislado y mantenido en retraso a Cuba. La predilección pragmática era por las libertades democráticas como marco para reducir la pobreza y las desigualdades, sin que en el grupo académico faltaran los marxistas de formación.

Abdón Espinosa Valderrama

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.