Asesinan a joven de 16 años por no dejarse robar

Asesinan a joven de 16 años por no dejarse robar

En un bus de servicio público de Soacha, se enfrentó a los delincuentes para defenderse.

notitle
06 de enero 2014 , 07:59 p.m.

Jairo Lizarazo, un joven de 16 años, fue asesinado el sábado en un bus de servicio público en Soacha por enfrentarse a dos delincuentes que atracaron al conductor y a los pasajeros del vehículo.

El joven, que venía de la casa de su prima Diana Martínez, tomó el vehículo en el sector de Olarte, en Soacha. Eran las 8:30 de la noche. Ella acababa de prestarle 140.000 pesos con los que el muchacho pensaba ayudar a surtir el pequeño local de verduras y frutas que había abierto su madre en el barrio San Nicolás, del mismo municipio, hacía pocos días.

De camino a casa, en cercanías al sector de Compartir, donde lo esperaban su mamá y sus tres hermanos menores –dos niñas, de 12 y 8 años, y un niño, de 1 año–, dos delincuentes abordaron el bus, y uno de ellos despojó del dinero al conductor.

“En el puente de Soacha los dos tipos tomaron el bus. Uno se sentó adelante y el otro atrás. El de adelante comenzó a robar a la gente amenazándola con un cuchillo. Cuando le cogió al muchacho (Jairo) el celular y la platica que llevaba, él se paró y se le enfrentó”, narró un testigo del hecho.

El otro sujeto, que aún permanecía en la parte trasera del vehículo se levantó y, con sevicia, le propinó un disparó en la cabeza.

Tras el disparo, los delincuentes huyeron y Jairo fue remitido al hospital Mario Gaitán Yanguas, donde falleció.

“Todavía creemos que es mentira. Mi primo, el noble de la familia, que había dejado de estudiar por ayudar a su mamá y a sus hermanos, está muerto. Su mamá está desconsolada, no quiere saber nada de esto”, dijo su prima Diana, mientras esperaba su cuerpo sin vida frente a las instalaciones del Instituto de Medicina Legal, en Bogotá.

Pese a que desde hace menos de un mes llegaron 100 uniformados de la Policía al municipio más conflictivo de Cundinamarca, el joven y la familia que hoy llora su partida se convirtieron en otras víctimas de la delincuencia. “Los que mataron a mi primo son monstruos que no merecen perdón”, concluyó Diana.

Tras la pista del homicida

La Policía de Cundinamarca aseguró que desde el sábado, cuando ocurrió el homicidio, se viene adelantando la investigación para identificar a los delincuentes y dar con su paradero.

“La Policía Judicial está trabajando con retratos hablados para dar con los responsables. Además, incorporamos policías de civil para que los conductores, así como los pasajeros, se sientan más seguros y, ante un hecho delictivo, puedan anunciar de manera oportuna lo que está pasando”, aseguró el coronel Fernando Torres, comandante de la Policía de Cundinamarca.

REDACCIÓN BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.