Secciones
Síguenos en:
Odalis Morales, los pies que trenzan el sombrero vueltiao

Odalis Morales, los pies que trenzan el sombrero vueltiao

Este lunes terminan Festival del Sombrero Vueltiao en Tuchín, Córdoba.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
05 de enero 2014 , 06:30 p. m.

La destreza y agilidad que solo tienen las manos de los indígenas Zenú para trenzar el sombrero fino vueltiao, es la misma que posee Odalis Morales en sus pies para elaborar el artículo artesanal más representativo de Colombia ante el mundo.

Esta mujer, nacida hacen 35 años en el municipio de Tuchín en Córdoba, adquirió la experiencia en sus pies ante la ausencia de brazos y manos por cuenta de la naturaleza.

“Las limitaciones del ser humano no están en sus extremidades físicas, sino en la mente”, comenta Odalis, sentada en un taburete en medio de una calle de su pueblo natal, mientras realiza el trenzado de un ribete que más tarde se convertirá en un sombrero vueltiao 23.

Ella fue la invitada especial y la homenajeada en la versión XVIII del Festival Artesanal y Cultural del Sombrero Fino Vueltiao que todos los años organiza la comunidad indígena Zenú, dueña de esta pieza ancestral declarada por el gobierno Patrimonio Cultural de la Nación en el año 2004.

La historia de Odalis, admirada y reconocida por organismos internacionales, está marcada por la violencia, la pobreza y las ganas de salir adelante.

Fue desplazada por el terror que impusieron los paramilitares en la década de los años 90 en su territorio. De eso es poco lo que gusta hablar, prefiere comentar sus anécdotas de superación y el trabajo que realiza en favor de personas discapacitadas y madres cabeza de hogar. Ese esfuerzo le mereció ser la Mujer Cafam en Córdoba en el año 2008, y cuyo reconocimiento fue elogiado a nivel nacional.

En medio de dificultades económicas logró terminar su bachillerato en el colegio nocturno de Tuchín, adelantó cinco semestres de sicología y en la actualidad trabaja en Bogotá con una fundación que apoya a los artesanos colombianos.

Siendo aún una niña aprendió la técnica del tejido de la caña flecha. “Fue mi madre quien me enseñó, ella es una artesana de toda la vida “, comenta.

A los ocho años hizo su primer trenzado de tres metros, el cual llevó tres meses para terminarlo. El que elaboró en medio de esta entrevista mide seis metros y tan solo le tomó 40 minutos, lo cual demuestra la experiencia que tiene en el manejo de la nervadura de la caña flecha.

Conformó un hogar con un militar retirado y tiene dos hijos de 14 y 3 años. “Pronto iré con mi pareja al altar y eso me llena mucho de emoción porque viviremos en nuestro hogar bendecidos por Dios”, expresa Odalis mientras termina la cuarta penca que le dará forma a la encopadura del sombrero, cuyo trabajo lo realizarán sus hermanos en una máquina de coser.

Alegre, bailadora de porro y amante de los paseos en familia, Odalis fue homenajeada en su tierra por el aporte hecho a sus costumbres y su gente.

“Siento un orgullo poder trabajar por mi cultura Zenú, y quiero que nuestras nuevas generaciones mantengan vivas nuestras tradiciones y costumbres, porque no podemos perder nuestra identidad, la que le ha dado mayor el mayor realce a Colombia ante el mundo, porque todos los colombianos, aún sin ser indígena, se siente orgulloso de llevar nuestro sombrero vueltiao”, remató.

Se acaba el festival

Este lunes termina la XVIII edición del Festival Artesanal y Cultural del Sombrero Fino Vueltiao, que este año tuvo gran afluencia de público entre participantes y visitantes.

Reinel Mendoza, presidente de la junta organizadora dijo que fueron 120 expositores provenientes de distintas regiones del país, los que mostraron sus artesanías elaboradas en distintos materiales.

También destacó la participación de 20 artesanos zenúes que compitieron por el premio a la mejor pinta innovadora. El triunfo fue para María Del Solar La Victoria, una anciana artesana proveniente de la comunidad El Manguito en Tuchín, quien logró plasmar en el trenzado la figura de un pilón, un objeto ancestral elaborado en madera y que era utilizado por los indígenas para triturar arroz, maíz y otros productos alimenticios.

Esta propuesta será presentada en los eventos internacionales culturales en los que Colombia participe a través de la exposición del sombrero vueltiao.

También se realizó una muestra de los niños indígenas expertos en el tejido de la caña flecha y muestras culturales de las distintas delegaciones participantes.

GUDILFREDO AVENDAÑO MÉNDEZ
ESPECIAL PARA EL TIEMPO – TUCHÍN (CÓRDOBA)

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.