Lorde, la princesa pop que destronó a Miley Cyrus

Lorde, la princesa pop que destronó a Miley Cyrus

Ella Yelich-O'Connor, la joven cantante neozelandesa, fue el debut musical más impactante del 2013.

notitle
04 de enero 2014 , 03:29 p.m.

No es la típica teen idol construida con retazos de otras por productores codiciosos, ni parece tener la necesidad de inventarse un twerk para llamar atención. Aun así, el diario británico The Guardian la rotuló hace poco como “el fenómeno pop del 2013” y no es el único que ha colmado de elogios a Ella Yelich-O’Connor, más conocida como Lorde.

Con 17 años recién cumplidos, esta neozelandesa puede presumir de haber encontrado una voz propia. Algunos datos permiten dimensionar su explosión repentina: es la artista más joven que llega a la cima del Top Hot 100 de Billboard desde 1987, cuando la adolescente Tiffany alcanzó esa posición con I Think We’re Alone Now. Con su primer sencillo, Royals, Lorde permaneció en ese lugar por 6 semanas, y lleva 23 en el top 100.

Su álbum debut, Pure Heroine, le ha valido, además, cuatro nominaciones al Grammy: Grabación del año, Canción del año, Mejor interpretación pop y Mejor álbum vocal de pop.

Pero ¿qué es lo que hace tan especial a Lorde? ¿Cómo ha obtenido la bendición de figuras como David Bowie? Según un reportaje del periodista neozelandés Duncan Greive –uno de los primeros en descubrir lo que podía llegar a hacer esta artista–, su honestidad ha sido la clave.

Cuenta que en medio de una entrevista, su mánager le informó que la estrella de la electrónica dance David Guetta quería tenerla en su próximo álbum con una colaboración como las que ha hecho con Rihanna o Ke$ha, a lo que Lorde respondió: “¡No! Él es asqueroso”.

La fama que ha ganado sin buscarla ya comienza a incomodarla. “Hay mucha mierda estúpida que viene con el hecho de tener suerte haciendo lo que hago, y mucho de eso preferiría evitarlo, si pudiera”, escribió recientemente en el blog que tiene en la plataforma Tumblr. Una declaración muy personal que coincide con lo que declaró en una entrevista a The Guardian: “He estado en situaciones en las que la gente me trata como a un juguete fascinante; una especie de divertimento. Todo eso es muy raro para mí”.

El ‘hit’ de fin de año

Royals, el sencillo que ya ha atiborrado las estaciones de radio casi al riesgoso borde de la sobreexposición, le ha reportado jugosos contratos. La canción se convirtió en el tema oficial de la campaña publicitaria mundial de la nueva generación de teléfonos Samsung. Y un político, Bill de Blasio, la usó en el evento en el que se proclamó ganador de las elecciones en Nueva York.

Pero el más jugoso es, sin duda, el contrato de más de 2,5 millones de dólares (alrededor de 5.000 millones de pesos) que firmó con Songs Music Publishing. Dicen que esta firma se la arrebató a Sony Music después de una larga puja. “Ella es una de esas artistas que son únicas en una generación”, dijo el presidente de Songs Music Publishing, Ron Perry, a la revista Billboard.

A partir del éxito en la radio –del que los creadores de Spotify se ufanan, porque consideran que se debió a la promoción que la artista recibió en su plataforma digital–, Lorde empezó a captar la atención de los programadores de conciertos, y su primera oportunidad llegó con el Festival Splendour in the Grass, de Australia. Luego vino el Halloween Showcase, de Londres, y así, el 2013 ha sido el comienzo de su trasegar mundial.

Muchos críticos han comparado su boom y su estilo con el de Lana del Rey (otro fenómeno pop que subió como la espuma), aunque en términos estrictamente musicales, los expertos son unánimes: Lorde tiene un trasfondo musical mayor que cualquiera de las divas del momento (ver recuadro). La pregunta hoy es por cuánto tiempo permanecerá exenta de los giros de la industria, fiel a su estilo y a su forma propia de componer. Los ojos del mercado pop están atentos.

Una fan de Lou Reed

La crítica ha alabado su transfondo musical

Pese a que Lorde ha resultado ser la nueva bomba de la industria de la música pop, hay elementos que la diferencian profundamente de figuras como Lady Gaga y Lana del Rey, con las que ha sido comparada. La neozelandesa escribe todas sus canciones y no hay intervenciones de letristas reconocidos –más allá de la producción de Joel Little–. También está su trasfondo musical, notorio en detalles como su admiración por Lou Reed, quien la inspiró a través de canciones como ‘Perfect Day’ o ‘Heroin’. “Reed me enseñó que la honestidad inquebrantable es una herramienta muy poderosa en la composición de canciones”, declaró hace poco la artista a la revista ‘New Musical Express’.

Cultura y Entretenimiento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.