Fechas históricas

Fechas históricas

notitle
03 de enero 2014 , 06:46 p.m.

El viernes 20 de diciembre de 2013 es y no es una fecha histórica para la Universidad Nacional (UN) y para el país todo, si nos remitimos al registro gráfico publicado en EL TIEMPO al día siguiente: el Presidente de la República, en primer plano, con su mano izquierda apuntando al futuro; como telón de fondo, el frontispicio del Auditorio León de Greiff exhibiendo la gigantesca efigie icónica del Che Guevara.

El lugar corresponde a la plaza principal del campus universitario, conocida en sus orígenes como ‘Plaza Francisco de Paula Santander’ y hoy ‘Plaza Che Guevara’.

Si el hecho registrado hubiera ocurrido en época de actividad ordinaria, tendría que calificarse de verdad histórico: el primer mandatario de la nación haciendo acto de presencia en predios de la UN en medio de la complacencia de la comunidad universitaria...

Sin embargo, el día que el presidente Santos estuvo allí, la plaza y el campus todo estaban vacíos, por ser época de vacaciones. De lo contrario, sus servicios de seguridad le hubieran recomendado no hacerlo, teniendo en cuenta que desde hace muchísimos años el territorio de la UN está vedado para los dignatarios del “establecimiento”, lo que ha constituido una de las tantas paradojas que caracterizan a la universidad pública entre nosotros.

El que debiera ser un espacio verdaderamente democrático, abierto al libre juego de ideas, está monopolizado por extremistas de izquierda que han sentado en él sus reales. Por eso la fotografía que menciono parece corresponder más a un 28 de diciembre, Día de los Santos Inocentes.

Pero lo que sí puede aceptarse como realmente histórico es el motivo que justificó la presencia del presidente Santos dentro de la UN: anunciar al país desde el lugar indicado que había sancionado la ‘Ley de la estampilla pro Universidad Nacional y demás universidades estatales’, que tendrá vigencia durante los próximos veinte años, asegurando con ello recursos adicionales superiores a los cinco billones de pesos, siendo la Nacional beneficiaria del 70 por ciento en los primeros cinco años. Sin que hubiera sido iniciativa original suya, hay que abonarle al Congreso de la República la diligencia con que tramitó su aprobación, en momentos de lastimosa penuria presupuestal del Alma Máter Mayor.

Ha sido, sin duda, una de las leyes de más trascendencia aprobadas en la legislatura del 2013, si se tiene en cuenta que la educación, en especial la superior, es la más inteligente inversión que pueda hacer cualquier país.

En efecto, ese criterio fue el que inspiró al general Francisco de Paula Santander para expedir el 6 de octubre de 1820 el decreto sobre instrucción pública que lo hizo acreedor al título de ‘Fundador de la Educación en Colombia’, como acertadamente lo llamara don Salvador Camacho Roldán.

Gracias a él, a lo largo y ancho de la naciente república comenzaron a funcionar colegios y escuelas, universidades y bibliotecas. Para Santander –como bien lo expresara–, “el triunfo sobre la ignorancia es muy brillante y glorioso y prepara la felicidad de los pueblos, que, cuanto más ilustrados, conocen mejor sus derechos y se hacen más dignos de su libertad”.

Por eso da grima ver en la foto de marras que la efigie de un aventurero extranjero haya suplantado a la de quien por derecho propio, es decir por justicia, debiera estar a la vista de los que a diario usufructúan su invaluable herencia.

El día que se restituya será histórico, de fasto, pues se le pondría fin a una afrenta que produce vergüenza, pero que ha venido perpetuándose ante la indiferencia general.

Fernando Sánchez Torres

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.