Aguaceros ponen en jaque a Molagavita

Aguaceros ponen en jaque a Molagavita

En Santander, el 80 por ciento del casco urbano de un pueblo de 6.000 habitantes tiene fisuras.

notitle
02 de enero 2014 , 08:27 p.m.

Bucaramanga. En octubre del 2010, los terrenos de 37 familias campesinas de la vereda Pantano Grande, en Molagavita (Santander), fueron destruidos por las lluvias y dos fallas geológicas que ocasionaron la aparición de enormes grietas en las fincas que fueron evacuadas.

Tres años después, los afectados no han recibido las ayudas estatales que en esa fecha les ofrecieron y, aunque pasó la temporada de lluvias, los aguaceros de hace un mes revivieron el temor de que el pueblo se siga hundiendo, pues el 80 por ciento del casco urbano presenta fisuras y hundimientos constantes en sus calles.

Aunque un informe del Servicio Geológico Colombiano advirtió que la presencia de las fallas fractura el terreno permitiendo que el agua se filtre fácilmente para provocar el fracturamiento de la tierra, muy poco se ha hecho para controlar la situación. En noviembre pasado, la Alcaldía firmó un convenio con una caja de compensación para que el Fondo de Adaptación trasladara las 37 familias que perdieron sus predios, pero a la fecha no se ha hecho efectivo el acuerdo.

Los damnificados permanecen en casas de vecinos y familiares situadas en veredas cercanas.

Claudia Patricia Barajas, alcaldesa del municipio situado 144 kilómetros al suroriente de Bucaramanga, dijo que se requieren 6.000 millones de pesos para la recuperación de las calles, recursos con lo que no cuenta la población, que maneja un presupuesto anual de 2.000 millones.

“La red de acueducto y alcantarillado es obsoleta. El suelo, como una esponja, absorbe los líquidos de las lluvias y se hunde debido a su peso y la gravedad”, indicó la funcionaria.

Aprovechando una visita que el presidente Juan Manuel Santos hizo el 9 de noviembre pasado al vecino municipio de Málaga (Santander), la alcaldesa le entregó al mandatario un documento donde solicita apoyo del Gobierno Nacional para atender la crítica situación que se agudiza con el aumento de las lluvias.

Desde el año 1874 se tienen registros de movimientos telúricos y hundimientos en Molagavita, donde en 1996 aparecieron grietas de 70 y 80 centímetros de ancho y más de un metro de profundidad.

“El casco urbano fue reubicado en 1975 tras un deslizamiento de la ladera oriental. Nos preocupa que las aguas negras de acueducto y alcantarillado van a ese sector donde se podría reactivar la desestabilización del terreno tras un represamiento del río Negro”, agregó el geólogo Diego Ibáñez, experto del grupo de trabajo de la regional del Servicio Geológico Colombiano.

Miguel Darío Gómez, coordinador de la oficina de Gestión de Riesgo en Santander, dijo desconocer la actual situación del municipio y aseguró que a su despacho no ha llegado ningún requerimiento.

Hacen mal uso del suelo

Estudios indican que, además de las fallas geológicas, las fracturas se deben al mal uso que algunos pobladores hacen del suelo, donde cultivan y realizan actividades de pastoreo.

Félix Quintero
Corresponsal de EL TIEMPO

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.