Secciones
Síguenos en:
Villa de Leyva, falseada

Villa de Leyva, falseada

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
02 de enero 2014 , 07:17 p. m.

Con un criterio cívico que es de aplaudir, añadido al respeto por la conservación de los bienes patrimoniales de la Nación, Almacenes Éxito desistió del proyecto que tenía de instalar un Éxito Express en el centro histórico de Villa de Leyva, tal como lo explica la líder cívica Alejandra Quintero en artículo que publicó el periódico virtual ‘Viva Villa Vive’

(http://www.escritoresyperiodistas.com/NUMERO14/Respuestaaladesinformacion.html).

La oposición de un sector mayoritario de los villaleyvanos a que se instalen cadenas de supermercados en su centro histórico, que abarca todo el conjunto de casas construidas entre 1572 y 1819, no solo busca la protección de esa joya de la arquitectura colonial, sino la del modus vivendi de sus pobladores, a quienes la competencia de poderosas cadenas comerciales los conduciría a la ruina.

Los propietarios del lote donde se iba a construir la sede del Éxito me escribieron una carta para “rectificar” lo escrito en anterior columna respecto a este asunto. Como soy respetuoso del principio liberal de que todos tienen derecho a que se conozcan sus puntos de vista, reproduzco con mucho gusto el texto de la carta, que firma el señor Carlos Arturo Mesa Arango, no sin anotarle lo siguiente.

El señor Mesa Arango admite en su carta que ellos demolieron las dos casas de arquitectura colonial original que ocupaban el lote, que convirtieron en parqueadero, y que aspiraban a arrendarle al Éxito. Y admite más. Que la casa vecina, igualmente de su propiedad, tampoco es la original, pues también esa la tumbaron, y construyeron una “nueva” que hoy tiene en arriendo el Bancolombia. El señor Mesa considera que con estas demoliciones le hicieron un gran aporte al progreso y embellecimiento de Villa de Leyva. Supongo que el señor Mesa Arango está hablando en serio. Quizá también actuaba en serio el loco aquel que destruyó la ‘Pietá’ de Michelangelo cuando dijo que lo había hecho para mejorarle el aspecto.

Así mismo, revela el señor Mesa Arango que las demoliciones fueron hechas con los debidos permisos de las autoridades, tanto de la Alcaldía de Villa de Leyva como de la División Nacional de Conservación del Patrimonio. Grave denuncia que debería ser investigada por la Procuraduría, para saber hasta dónde les alcanza a la Alcaldía de Villa y a Patrimonio Nacional la facultad de autorizar la destrucción del patrimonio nacional.

La calificación de Villa de Leyva como patrimonio histórico de conservación nacional abarca el conjunto arquitectónico colonial, denominado centro histórico. La demolición de las casas de arquitectura colonial original está expresamente prohibida. Que algunas de esas casas demolidas sean reemplazadas por nuevas no repara el detrimento patrimonial histórico, sino que lo agrava. Viene a ser lo mismo que hurtar una pieza original de un museo, pongamos por caso, y sustituirla por una imitación. Las casas nuevas, por bonitas que hayan quedado, son falsas, o son falsificaciones, o imitaciones, dentro de un conjunto colonial original.

Lo que Villa de Leyva les queda debiendo a los propietarios del lote, de la casa falsificada donde opera Bancolombia y del café donde se venden cuatrimotos, y a las autoridades locales y nacionales que avalaron el daño, es la posible pérdida de la oportunidad que tenía la entrañable ciudad colonial de ser declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. El estropicio ocasionado por la ruptura del conjunto arquitectónico colonial original no es reparable.

* * * *

La carta de don Carlos Arturo Mesa Arango dice:

“Respetado señor periodista Enrique Santos Molano.

Hemos leído su columna del día 19 de diciembre, ‘Villa de Leyva en peligro de Éxito’. Después de leerla con estricto detenimiento, notamos que algunas de sus apreciaciones no corresponden a la realidad. Como lectores, esperamos que la actividad periodística se ciña siempre a la verdad. Por eso al leerla tuvimos en cuenta varios interrogantes.

Comienza su artículo mencionando la demolición de las casas que correspondían al lote del terreno donde se está llevando a cabo el proyecto. Es importante que usted entienda que, aunque Villa de Leyva es patrimonio de la nación, NO todas las casas son de conservación tipología. Existe en la actualidad un inventario de bienes que se deben preservar, y los que se demolieron no eran clasificados como tales.

La edificación que allí existía no se demolió “de la noche a la mañana con anuencia o sin anuencia de la Alcaldía, pero con evidente negligencia por parte de la misma,” y no fue una “demolición abrupta de las dos casas” como usted argumenta. Se tomó el periodo de un año en demolerse desde que se adquirieron y cumplimos con todos los permisos legales para esta intervención.

Cuando usted menciona que la Alcaldía autorizó la construcción de “un edificio para almacenes Éxito”, la palabra edificio sugiere que se trata de una edificación propia de las ciudades, esto es imposible en un municipio como este. Nadie lo desconoce y menos nosotros, que vivimos hace más de 17 años en esta localidad.

El trámite que se realizó para la aprobación de la licencia de construcción, señor periodista, cumple rigorosamente con toda la normativa estricta que tiene el municipio de Villa de Leyva. El Departamento de Planeación expide la licencia para la construcción de una obra, sin importar el nombre o razón social de quien la vaya a usar. La ley no inquiere y no es un requisito saber quién lo va a ocupar, como usted advierte. Como ciudadanos, estamos ejerciendo el derecho que tenemos de dar uso a nuestros bienes dentro de un marco legal, también estamos cumpliendo con nuestros deberes bajo la supervisión de las autoridades locales.

Cuando usted se refiere a los diseños específicos de este tipo de construcciones, me pregunto: ¿conoce usted los diseños? Cuando menciona las razones por la cuales no se quiere este almacén en Villa de Leyva, dice usted: “Rompe el conjunto arquitectónico, conservado a lo largo de los siglos, con un edificio de corte moderno, haría que en corto tiempo (así lo indica la experiencia) la joya colonial quedara arrasada por edificaciones estilo Éxito”. Permítame decirle que este proyecto fue revisado en comité por la oficina de monumentos nacionales, junto con algunos representantes de la oposición. Allí se dio viabilidad al proyecto, teniendo en cuenta que se ajusta en todas sus formas a la normativa aplicable, en el más estricto rigor exigible.

Esto es un sello de garantía, ya que se entiende que este diseño juega de manera armoniosa con la arquitectura villaleyvana. (Señor periodista: ¿cuál fue su fuente? ¿Ha realizado una buena investigación? ¿Su fuente es confiable y objetiva, es equilibrada, o presenta solo un punto de vista?).

Quiero hacer énfasis en el error más grave de su escrito, cuando menciona: “El daño que se está ocasionando puede apreciarse en esta foto del sitio donde se piensa construir el supuesto ‘centro empresarial’. Ahí se observa cómo las casas vecinas serán afectadas y cómo sin ningún miramiento los constructores ya están colocando contra una de ellas pesadas vigas de acero (ver foto http://i.imgur.com/Olqi4po.jpg), que la destruirán inevitablemente y que obligarán a su demolición.”

Siento pena de su desinformación, lo que se aprecia en la fotografía es el local de propiedad nuestra que arrendamos a Bancolombia y que nosotros mismos construimos hace apenas un año, este forma parte del terreno donde está ubicado el proyecto. Obviamente, no pensamos destruir algo que es nuestro. Este local es muy admirado, pues el diseño apoya la tipología arquitectónica y no parece nuevo; tan de buen gusto es que usted mismo sale en su defensa. Este es el mismo diseño que estamos trabajando para el proyecto en discusión, que mantenga el añejo, que el turista lo admire, y que juegue armoniosamente con la arquitectura aledaña y, lo que es más, exalte a Villa de Leyva en toda su hermosura.

Me preguntaba si usted alguna vez trató de comunicarse con nosotros, como se esperaría de un periodista que sea celoso en su investigación. Nosotros, los propietarios de esta edificación, somos bien conocidos en el municipio y siempre hemos sido muy transparentes en nuestros proyectos y hubiéramos preferido que, de su parte, cumpliera con los principios del código del periodista...

Estoy abierto a su análisis investigativo con todos los documentos, planos, permisos, testimonios, encuestas y otros, para que su información sea más veraz.

Ansioso, espero nos comuniquemos.

Carlos Arturo Mesa Arango

C. C. 3255235 Yacopí”.

 

Enrique Santos Molano

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.