Editorial: Avance muy alentador

Editorial: Avance muy alentador

01 de enero 2014 , 08:17 p.m.

El país comienza el año con una buena noticia. A juzgar por las cifras presentadas por las autoridades, en estas festividades decembrinas fueron muchos menos los hogares en los que la alegría propia de estos días fue interrumpida por un hecho doloroso.

Los primeros reportes oficiales permiten observar una reducción del 62 por ciento en los homicidios en la noche del martes, en comparación con la misma fecha del 2012. Los heridos también disminuyeron sustancialmente: mientras hace 12 meses fueron 159, en esta ocasión se registraron 40. Recordemos que la Nochebuena también dejó indicadores positivos en el primer ítem con una caída del 58 por ciento.

Mención aparte merece la seguridad vial, en donde la nueva ley que endureció el castigo a los ebrios al volante enfrentó una prueba de fuego. Aquí hay que resaltar, en particular, lo ocurrido en la noche de Navidad en Bogotá, donde la cantidad de personas sorprendidas conduciendo luego de haber tomado se redujo en 84 por ciento, mientras que a nivel nacional también hubo nuevas noticias, con una disminución del 68 por ciento. Guarda relación con esto otro dato alentador: la merma superior al 50 por ciento en las víctimas de accidentes de tráfico el último día del año: de 16 cayó a siete.

Por supuesto que hará falta un estudio más exhaustivo para saber con mayor precisión qué responsabilidad le cabe a la nueva norma en este panorama alentador, pero, por lo pronto, estas cifras son indicio sólido de que pasó el examen. Y es que si se compara la temporada anterior con esta y sin demeritar el trabajo continuado y esmerado de las autoridades en materia de prevención, la gran novedad es la entrada en vigencia de las nuevas sanciones. Una disposición a la que, por cierto, no le han faltado críticos dada su severidad. Muchos han dicho que al establecer el grado cero como punto de partida de las sanciones se peca por exceso. Para esto se apoyan en las disposiciones vigentes en otros países, donde es permitido consumir una cantidad mínima –una cerveza, una copa de vino– sin riesgo de ser penalizado.

Lo anterior puede ser cierto, pero no es menos verdadero que se trata de sociedades en las que el consumo responsable está mucho más arraigado, donde las bebidas alcohólicas son valoradas no solo por el efecto de estas en el comportamiento de las personas sino por el rol que cumplen en la cultura gastronómica local. Además, no se puede pasar por alto que cualquier disposición dentro del marco constitucional cuya aplicación registre un impacto favorable en términos de evitar pérdida de vidas humanas merece decidido respaldo.

La nota amarga en el recuento corrió por cuenta, una vez más, de la pólvora. No obstante las normas que restringen o regulan su uso y las innumerables campañas pedagógicas, esta siguió dejando muchas víctimas. El Instituto Nacional de Salud (INS) reportó 124 personas lesionadas con pólvora en el país este 31 de diciembre. Esto es, 660 en la temporada, frente a 565 el año pasado. Un aumento inaceptable. En este campo deberán ahora aplicarse las lecciones que ha dejado el exitoso trabajo de las autoridades en las restantes áreas.

Estamos, pues, ante un desafío que no admite matices: la meta debe ser un fin de año que no deje huellas trágicas. Y es que nada justifica que los hogares sufran, los niños se quemen, las carreteras sean más riesgosas y, lo más importante, se pierdan vidas humanas o se causen heridas irreversibles solo por cuenta de la alegría.

EDITORIAL

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.