Derechos humanos, un proyecto común / Opinión

Derechos humanos, un proyecto común / Opinión

La mayoría de los académicos y de los medios focalizan su atención en las negociaciones de paz.

14 de diciembre 2013 , 10:47 p. m.

La mayoría de los académicos y de los medios focalizan su atención en las negociaciones de paz. Sin embargo, las formas en las cuales la sociedad que no hace parte de las negociaciones reacciona, apoya o rechaza el proceso es igual o más importante que las negociaciones mismas.

El desafío que enfrenta Colombia es alcanzar la paz, y no solo en los diálogos de La Habana entre el Gobierno y las Farc. Hasta ahora, en el país la paz ha sido vista como un deporte con algunos espectadores. Antes, durante y después de las negociaciones en La Habana, los fanáticos del equipo que le dicen no a la paz y los del equipo que le dicen sí compiten para ser parte del juego. Al igual que los aficionados al fútbol, los fanáticos en Colombia tratan de manipular el juego a favor de su equipo. Sin embargo, la mayoría ni siquiera sabe que los equipos están jugando.

¿Qué es extrañamente lo que falta en Colombia? La esperanza y la participación en la construcción de la paz de la población. La política, por mucho tiempo en Colombia, ha sido polémica, fea y peligrosa. Por eso, la mayoría de las personas están desinteresadas o se sienten impotentes para contribuir verdaderamente a la paz. Las heridas son profundas; la prevención es alta. Los intereses políticos e ideológicos pueden fácilmente triunfar sobre los derechos humanos, y con frecuencia lo hacen.

En la mayoría de los países, los procesos de paz abren una posibilidad para muchas personas: a los tímidos y a los apáticos los empujan a presionar por una tercera vía, por una transformación de la sociedad y por políticas basadas en el respeto de los derechos humanos para todos.

En muchos países la euforia de la participación en la transformación de una nación cae presa finalmente de las demandas para ganarse la vida y mantener a una familia. Y, como siempre, aparecen ideólogos que levantan su cabeza para tratar de convencer de que su ideología es más importante que el trabajo de toda la sociedad por los derechos de las personas.

Uno se pregunta por qué Colombia –incluso con un inicio tardío– tiene la habilidad de involucrar a la sociedad en la construcción de la paz a través de los derechos humanos. Y la respuesta es porque a todos –desde el Procurador hasta el Ministro de Defensa, pasando por los directores de Prosperidad Social y la Unidad de Víctimas, la Iglesia católica, el Colectivo de Abogados y el alcalde Petro– les interesa, con razón, la protección de los derechos humanos. Eso no quiere decir que no haya problemas graves. Sin embargo, lo más importante hoy es que los derechos humanos son una lengua común, aunque todavía no son un proyecto compartido.

Las diferencias políticas socavan la capacidad de los diferentes sectores para trabajar juntos en mejorar la situación de los derechos humanos. No obstante, la paz debería llevar a que estos sean un proyecto común en el país.

Así que, si la paz es un derecho humano reconocido en la Constitución colombiana, ¿por qué los colombianos están políticamente divididos respecto a los diálogos de La Habana y muchos parecen poco dispuestos a participar en un proceso para la construcción de esa paz?

En realidad, todo el mundo está por la paz, solo que algunos piensan que esta debe lograrse a través de una victoria militar. Pero son muy pocos los conflictos internos recientes que han terminado simplemente a través de las victorias militares.

Quienes están a favor de la paz no deben estar preocupados porque esta esté tomando un punto de vista político. La paz es más importante que las diferencias políticas e ideológicas. Ha llegado el momento, después de un año de diálogos –y de años de sufrimiento–, de que los colombianos se regalen unos a otros el don de la paz y participen activamente en su construcción.

TODD HOWLAND*
Para EL TIEMPO
* Representante de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos en Colombia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.