Petro criticó al Procurador, al uribismo e hizo llamado a Santos

Petro criticó al Procurador, al uribismo e hizo llamado a Santos

A Ordóñez le dijo que "eliminando la Bogotá Humana quiere enviar un mensaje de guerra a La Habana".

09 de diciembre 2013 , 10:24 p. m.

En una oratoria que fue subiendo de tono ante una plaza colmada por miles de seguidores, el alcalde Gustavo Petro arremetió este lunes en la noche contra el procurador general de la Nación, Alejandro Ordóñez, quien lo destituyó y lo inhabilitó para ocupar cargos públicos por 15 años.

El mismo hombre al que ayudó a elegir con su voto en el primer período frente a la Procuraduría, ahora se convertía para Petro en un “fascista” que “eliminando la Bogotá Humana quiere enviar un mensaje de guerra a La Habana, donde se realizan los diálogos de paz”. Habían pasado siete horas del anunció de la destitución.

Acompañado de su esposa, sus hijos, el candidato al Senado Antonio Navarro y la candidata a la Presidencia por la Unión Patriótica, Aída Abella, el Alcalde saludó a la multitud que llegó hasta la plaza de Bolívar a apoyarlo. “Quiero que sean conscientes de que empezamos a vivir días de historia, no es una manifestación más”, dijo Petro ante miles de personas.

“En nosotros está la generación de la paz, la posibilidad de la paz, este pueblo no quiere la guerra ni la violencia. Está cansado de enterrar gente humilde. Este pueblo se merece el futuro”, aseguró el Alcalde con la mano arriba y empuñada, mientras que la audiencia aplaudía y gritaba.

El Alcalde aprovechó su discurso para convocar un movimiento nacional de los indignados y para anunciar que no aceptará tan fácilmente irse de su cargo, pues acudirá a los recursos legales y a la justicia nacional e internacional para que definan si de verdad incurrió en irregularidades al quitarles a los privados millones de dólares del negocio de las basuras.

“Le tocó a Bogotá liderar el inicio de este movimiento de los indignados”, dijo Petro después de arremeter contra la decisión del Procurador, para quien no ahorró adjetivos y al que le criticó el hecho de haber enviado a los funcionarios del Ministerio Público a su casa, después de anunciar la destitución del Alcalde, y de haber rodeado la sede de la entidad con la Fuerza Pública.

En un tono provocativo, Petro aseguró que no llama a la violencia, pero dijo que no deben esperar que Petro se “arrodille” ante la decisión de la Procuraduría.

En medio de su llamado a convertir la plaza de Bolívar en un escenario para defender su gobierno, también se dirigió al presidente Juan Manuel Santos. “Que el Presidente de la República lo sepa: él es quien tiene que decidir en última instancia, él es el que tiene que decidir si avala la decisión del Procurador o es capaz, ante la ruptura constitucional, de impedir su orden arbitraria. Ahora sabremos si el Presidente de la República está con la paz o simplemente con su reelección”, afirmó Petro, que fue interrumpido en varias ocasiones por los gritos de la multitud, que hacía eco de sus palabras.

“Ni se les ocurra bajar la bandera de la paz”, pidió Petro al dirigirse a los negociadores de la paz en La Habana. “La paz es democracia, la paz es justicia social, y aquí la estamos construyendo, Bogotá es hoy la vanguardia de la democracia”.

El Alcalde señaló una segunda intención en su destitución: “Armaron la trapisonda, destituyamos a Petro que nada pasa, y ponemos a Pacho Santos en la Alcaldía”, afirmó. “Ay, Uribe, como si se pudiera burlar al pueblo”, sostuvo al anunciar que seguirá en el gobierno hasta el último día; y antes de cerrar su discurso, invitó a los asistentes a la plaza de Bolívar a “organizar la rabia y la indignación” y “hacer vela” en ese escenario, que pidió convertir en el ágora de la democracia. “Yo hago lo que ustedes me digan”, les dijo a los asistentes.

“Cada uno de nosotros, cada una de vosotras, uno junto al otro, una junta a la otra, somos la cadena de los afectos, que quieren lograr la consolidación de la paz, y voy hasta donde ustedes me digan”, declaró, evocando una frase de Carlos Pizarro, el extinto líder del movimiento guerrillero M-19. “Fascistas, fascistas, no pasarán”, gritó Petro al cierre de su discurso, y una sola voz en la plaza de Bolívar repitió durante varios minutos. “No pasarán, no pasarán, no pasarán”.

REDACCIÓN BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.