Ciudadanos del mundo narran cómo conocieron a Mandela

Ciudadanos del mundo narran cómo conocieron a Mandela

Cuatro personas recuerdan cómo fue ese momento en el que el destino los llevó a apreciar su sonrisa.

05 de diciembre 2013 , 10:53 p.m.

Pepa Roma
Lugar: Ciudad del Cabo, Sudáfrica
Fecha: 11 de febrero de 1990

Cuando Pepa Roma conoció a Nelson Mandela era una de las miles de personas que se concentraban en la Plaza del Ayuntamiento, a la espera de que el líder fuera liberado de la prisión de Víctor Verster. Se sentó en un escalón de una puerta trasera y fue esa decisión la que la llevó a conocer al expresidente muy cerca, cara a cara.

“Nunca imaginé que yo sería la primera en ver de frente al hombre que, flanqueado por los jóvenes guardaespaldas del Confeso Nacional Africano, su partido, trataba de entrar por la puertecilla donde yo me había ido a sentar”, escribe la periodista española en la nota ‘El Nelson Mandela que conocí’, publicada en su blog ‘Los personajes que conocí’.

Ante la llegada fugaz de cientos de personas, el hombre que abrió la puerta agarró a la escritora del brazo y logró que ella se uniera a la comitiva. Ingresó al segundo piso, donde estaba el balcón en el que Mandela hablaría por primera vez a Sudáfrica tras su liberación. Escuchó, junto a Mandela, lo que ella llama “la mayor explosión de alegría que recordará el mundo en muchas décadas”: el grito “Viva Mandela, viva Sudáfrica”.

“Podía sentir casi su respiración, el timbre de emoción en cada una de sus palabras, su presencia benefactora, una bondad que parecía derramarse entre los que tenía a su lado, pero también sobre la multitud que se agolpaba abajo en la plaza”, relata.

Tres días después, en Johannesburgo, Pepa ingresó a la casa de Mandela en el barrio Soweto, allí entrevistó al Nobel de Paz.

“Nelson Mandela se limitó a sonreír y a contestar con paciencia y bonhomía a cada una de las preguntas (…) Mandela estaba más preparado para la entrevista que yo misma”, narra la escritora, quien asegura que la sonrisa de Mandela es una de las más bellas que ha visto en su vida.

Javier Pérez de Albéniz
Lugar: Johannesburgo, Sudáfrica
Fecha: Hace unos diez años

Cuando Javier Pérez de Albéniz conoció a Nelson Mandela se encontraba en la inauguración de un colegio en el barrio Soweto, Johannesburgo. “Lo más impresionante de este hombre eran su sonrisa y su mirada”, escribe el crítico de televisión en el artículo ‘El día que conocí a Nelson Mandela’, publicado en el portal El Confidencial.

“Mandela tenía unos ojos pequeños y húmedos, dos tachuelas quizá oscurecidas por los 27 años que pasó en prisión, engrandecidas tal vez por el perdón y la historia. Ojillos de ratón que ya entonces ofrecían una mirada añosa y transparente. La mirada de un hombre bueno que parpadeaba de pura fatiga, con la cadencia de una mariposa. Ojos que invitaban al perdón y la reconciliación”, narra.

“Rodeados de niños y profesores que comían, cantaban y jugaban”, Javier estrechó su mano con la de Mandela, con quien -cuenta- cruzó un par de frases. “Mandela parecía cansado, pero feliz”, asegura el hombre.

Martha Daza
Lugar: Miami Beach, Estados Unidos
Fecha: 1990

Cuando Martha Daza conoció a Nelson Mandela se encontraba en una “solitaria calle de Miami Beach”. Así comienza su relato esta mujer, quien describe en el artículo ‘Mi Nelson Mandela’ -publicado en su blog ‘AmArte’- cómo vio por primera vez al expresidente.

“Como un simple turista, Nelson Mandela hizo su aparición en un carro oscuro, sin gran bombo, sin anuncios, sin escoltas y rápidamente, alcanzó a levantar su mano para saludarnos”, anota.

Martha rechaza que en ese momento Miami Beach no hubiera hecho un recibimiento destacado al líder sudafricano.

“Acudimos presurosos creyendo que las multitudes arrebatadas nos impedirían ver al hombre que con su lucha y su dignidad, había conseguido lo que ningún otro: el fin de un régimen segregacionista criminal en Sudáfrica, donde llegó a ser el primer presidente negro, pero no fue así”.

Mónica Pérez de las Heras
Lugar: Sudáfrica
Fecha: 2002

Cuando Mónica Pérez de las Heras conoció a Nelson Mandela se encontraba en Sudáfrica, allí participaría en la Cumbre Mundial de Desarrollo Sostenible.

“Me transmitió una paz increíble”, recuerda la periodista española en su artículo ‘El Mandela que yo conocí’, publicado en su blog.

“En la Cumbre Mundial de Desarrollo Sostenible del 2002, ‘Madiba’ tuvo un papel fundamental y los periodistas tuvimos diferentes ocasiones para conocerle”, escribe Mónica, quien asegura que el líder dedicó a cada persona el tiempo necesario.

Finalmente, la comunicadora recuerda que durante su paso por Sudáfrica se alojó en el hotel en el que, dicen, se escondió Mandela antes de ser encarcelado.

REDACCIÓN ELTIEMPO.COM

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.