Secciones
Síguenos en:
El pajarito no funcionó

El pajarito no funcionó

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
30 de noviembre 2013 , 08:00 p. m.

Maduro enfrenta sus primeras elecciones municipales el 8 de diciembre, en medio de una grave crisis económica y política. Todo indica que el chavismo perderá muchas alcaldías (hoy controla el 80 %), pues su popularidad ha caído al nivel más bajo (45 %) y la de la oposición –Capriles– ha subido al más alto (50 %).

En su campaña, Maduro dijo contar con el consejo de ‘un pajarito’ –supuestamente el espíritu de Chávez–. Pero su ayuda no ha sido efectiva. La crisis económica de Venezuela es dramática. Es el país que está creciendo menos en Latinoamérica (apenas 1 % en el 2013 y -1 % esperado en el 2014*), tiene la inflación más alta del continente (45 %) y sufre un agudo desabastecimiento de productos básicos.

Lo sorprendente es que esto sucede en medio del boom de ingresos petroleros más grande de su historia (equivalente a 320 % del PIB**). Con semejante bonanza, parece mentira que hoy Venezuela tenga un déficit fiscal del 13 % del PIB***, las reservas internacionales más bajas de la región (6,2 % del PIB), haya tenido que recurrir a un estricto control de cambios, el dólar en el mercado negro valga 10 veces más que el oficial y haya desabastecimiento. ¿Qué se hizo el colosal chorro de dólares que ha estado entrando al país? Buena parte vuelve a salir por la puerta de atrás: los venezolanos que pueden, incluidos los funcionarios y boliempresarios que se han enriquecido con el régimen, están sacando sus capitales del país y con frecuencia se van con ellos. Otra parte se ha desperdiciado en inversiones públicas y subsidios improductivos, como el gigantesco subsidio a la gasolina, que vale más que todo el gasto social del Socialismo del Siglo XXI y beneficia principalmente a los ricos que tienen uno o más autos particulares. Otra porción la regaló Chávez a los países del Alba. Y el resto simplemente se la robaron. El milagro chavista ha sido el de convertir una bonanza sin paralelo en una maldición sin precedentes.

Por haber expropiado tanta inversión privada y debilitado a PDVSA (la producción petrolera ha caído un 30 %), no hay cómo reactivar la economía ahora que no suben los precios del petróleo. Le escuché a Fidel Castro, hace unos años, que él había dicho a Chávez que si la revolución cubana hubiera tenido el petróleo de Venezuela para financiar la salud y la educación de los cubanos, no habría expropiado las azucareras ni las industrias extranjeras.

La izquierda colombiana y las Farc deben sacar dos lecciones de esta catástrofe y de su contraste con el éxito de los gobiernos social-demócratas de Lula en Brasil, Tabaré Vásquez y Mujica en Uruguay y Lagos y Bachelet en Chile. Y aun con el éxito relativo de Correa en Ecuador y Evo Morales en Bolivia, que han hecho muchas menos estupideces que el chavismo. A saber: (1) que el populismo y el estatismo llevan a la crisis macroeconómica y la ruina; y (2) que el autoritarismo y la concentración excesiva de poder llevan a maximizar los errores y la corrupción. Si nuestra izquierda aspira a ser una opción real de poder y bienestar, debe dejar los devaneos populistas y autoritarios de la administración Petro. No puede permitir la corrupción de un Samuel Moreno, a quien el actual Polo apoyó hasta el último día. Y tiene que abandonar las tendencias estatistas trasnochadas de Robledo y compañía. Los electores debemos tomar atenta nota.

La debilidad de Maduro lo está llevando a concentrar cada vez más poderes de emergencia y a usarlos de manera cada vez más ineficaz. La crisis venezolana puede continuar profundizándose durante un largo tiempo. O puede desenchiparse de un momento a otro, con un relevo del mando. Las relaciones con Colombia pueden sufrir en el proceso. Hay que prepararse para cualquier escenario…

Coletilla: Gravísima la equivocada destitución del Superfinanciero.

* Goldman Sachs, 22 de noviembre, 2013

** Calculo FMI para 2003-2012

*** Incluidos los Fondos de Desarrollo de la Presidencia, Fedesarrollo 2013.

Guillermo Perry

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.