Hollywood tiene una nueva reina

Hollywood tiene una nueva reina

Megan Ellison, de 28 años, es la productora estrella de la industria cinematográfica.

notitle
30 de noviembre 2013 , 04:41 p.m.

La historia familiar de Megan Ellison podría inspirar uno de los guiones que produce. Hija de Larry Ellison, el tercer hombre más rico de Estados Unidos y fundador de Oracle –nombre cardinal en la historia de Sillicon Valley–, y de la periodista y criadora de caballos Barbara Boothe, su fortuna familiar alcanza los 41.000 millones de dólares (sí, ha leído bien).

Cuando cumplió 25 años, es decir, hace dos, su sobreprotector papá le hizo el mejor regalo de cumpleaños que podía imaginar. Una cuenta corriente con un saldo de 150 millones de dólares (sí, ha leído bien, otra vez). Con ese dinero le extendió un cheque a la directora Kathryn Bigelow para que rodara con Jessica Chastain su particular y multipremiada visión de la captura de Bin Laden (Zero Dark City) y creó la compañía independiente Annapurna Pictures, con la que produjo otra de las mejores películas de 2012, The master, que contó con la oposición de la aristocracia de Hollywood, muy cercana a la Cienciología, un tema que la película abordaba desde un punto de vista crítico. Las dos salieron de la gala de los premios Óscar con ocho estatuillas en su haber.

Nunca ha concedido una entrevista pero su twitter es abierto @meganellison y entre sus amigos están la cantante Lana del Rey, la actriz Lena Dunhan y la exestrella Disney Selena Gómez. Así hasta sumar 13.553. Su lema, ‘la vida es demasiado importante como para tomarla en serio’, le viene como anillo al dedo.

Los padres de Megan se separaron cuando ella tenía cuatro meses (su madre, Barbara, es la tercera mujer de Larry y él mismo ha confesado que tuvo serias dudas en casarse con ella). Su infancia transcurrió entre la casa de verano de su padre en Saint Tropez rodeada de los hijos de la élite internacional (jeques árabes incluidos) y los paseos a caballo en los mejores clubes de hípica de Los Ángeles y en la finca donde vivía con su madre. La pequeña Megan creció entre caros algodones y como buena adolescente mimada y riquísima tuvo su pasado salvaje y viajero. Se encargó de narrarlo en una antigua cuenta de Instagram, donde dio buena cuenta de su vida de excesos por Europa. ‘Llamando a papá borracha desde París’, ‘instagrameó’ un día rodeada de botellas de champán. Un padre que, según algunos amigos cercanos han reconocido a Vanity Fair, no estuvo muy presente en su vida. El empresario incluido en la lista Forbes como el sexto hombre más rico del mundo; el mayor comprador inmobiliario de EE.UU, el hombre que posee el yate más largo del planeta (454 pies de eslora), una isla en la Polinesia francesa y una de las ocho que componen el archipiélago de Hawái. Un todopoderoso inaccesible.

En Hollywood utilizan un término despectivo para definir a los inversores como Megan: ‘dumb money’, algo así como dinero tonto. El cash de mecenas inconscientes que ponen en marcha proyectos por los que nadie apostaría, llevados por ansias de notoriedad y con nulas nociones de cine. No parece el caso de alguien que elige Her como próximo proyecto, la esperadísima y nueva película del director indie Spike Jonze (ex de Sofía Coppola). Megan también ayudó a Brad Pitt en su aventura como productor en Mátalos suavemente y asoció Annapurna a Plan B, la productora del matrimonio Pitt-Jolie.

Quienes la conocen dicen de ella que no es una negociadora al uso, toma decisiones tomando un café, conduce un Aston Martin, sufre de ligero sobrepeso y le encantan Led Zepellin y AC/DC. Unos de sus mejores amigos, el actor Joaquin Phoenix, protagonista de The Master y Her, la ha definido como el ‘Han Solo’ (el célebre personaje de La guerra de las galaxias) de la producción de cine. “Piensas que nadie te va a ayudar a hacer tu película y llega ella y te salva el día”.

Bennet Miller, director de Capote y Foxcatcher, opina de ella que es increíble y solitaria (no le gusta exponerse ante los medios) y que su éxito y su manera de hacer las cosas la está convirtiendo en una enemiga del establishment. “Hay quien reza para verla caer”, asegura. No va a ser tan fácil.

Otros mecenas que han hecho historia

El dinero independiente es parte de la historia de Hollywood, desde el magnate Howard Hughes hasta Dodi Al Fayed, novio de Lady Di (murieron juntos en un accidente). Muchos mecenas se han acercado a la industria. Megan es el último nombre de la lista. La joven productora vive alejada de sus padres, es aficionada a los caballos y aunque no terminó la universidad, conoce bien el cine clásico.

VERÓNICA MARÍN
Para EL TIEMPO
Madrid.

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.