Reclusos de cárcel de Cómbita no pueden tener pelo o barba larga

Reclusos de cárcel de Cómbita no pueden tener pelo o barba larga

Así lo determinó el Consejo de Estado, ya que "obedece a proteger las condiciones de salubridad".

28 de noviembre 2013 , 03:54 p.m.

La prohibición para que los internos de la cárcel de Cómbita (Boyacá) lleven el pelo y barbas largas fue respaldada por el Consejo de Estado.

Al resolver algunos asuntos del reglamento del establecimiento carcelario, los consejeros negaron la nulidad del aparte de la norma que exige a los reclusos mantener el pelo y la barba cortos.

Demandante de la cárcel alegaba que dicha norma limita el derecho al libre desarrollo de la personalidad. No obstante, a consideración del Consejo de Estado “dicha prohibición no pretende disminuir tal derecho, sino que la disposición obedece a proteger las condiciones de salubridad e higiene que por lo general se ven afectadas por causa del hacinamiento carcelario existente”.

Agregó el fallo que “una persona que se encuentra privada de la libertad en establecimiento carcelario y penitenciario está bajo una particular forma de sumisión o subordinación obligacional en relación con el Estado, precisamente, por su condición de recluso”.

La entidad dijo que hay cosas sobre las cuales sí es razonable poner límites, por ejemplo, con ciertos elementos que en un momento dado pueden ser utilizados para atentar contra la integridad de cualquiera de los reclusos, e incluso del mismo personal de guardia.

Al tratar otros asuntos del reglamento, como el límite al número de libros que pueden ingresar los reclusos, la Sección Primera, con ponencia de la magistrada María Elizabeth García González, explicó que el Estado debe promover y fomentar el acceso a la cultura, erudición e ilustración de todos los colombianos en igualdad de oportunidades.

“Limitar los libros de pasta blanda a tres por recluso restringe el propósito resocializador de la pena, pues para garantizar el desarrollo integral de la persona recluida se le debe dar la oportunidad de ilustrarse y adquirir conocimientos a través de los libros, siempre y cuando los mismos no atenten contra el orden público y las buenas costumbres”, dijo el Alto Tribunal.

Finalmente, la Sala anuló las disposiciones del reglamento carcelario que limitan la votación de los reclusos dentro de los comités de disciplina del penal.

REDACCIÓN JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.