Trucos para tener una piel sana y bronceada

Trucos para tener una piel sana y bronceada

Los autobronceadores son una manera segura de darle un tono dorado a la piel sin exponerse al sol.

notitle
27 de noviembre 2013 , 10:55 p. m.

El toque dorado en la piel se convierte para muchas casi en una obsesión durante la temporada vacacional y en esa tarea no son pocas las que terminan, literalmente, como un camarón por exponerla sin las debidas precauciones.

Pero ese riesgo disminuye con el uso de los autobronceadores, productos químicos que permiten obtener en pocas horas un bronceado artificial sin darse peligrosos baños de sol. “Permiten pigmentar o teñir de manera temporal la capa córnea, que es la más superficial de la piel; es decir, no generan melanina. Su mecanismo de acción es transitorio y caen con la descamación normal de la piel”, explica el dermatólogo oncólogo Elkin Peñaranda.

Están indicados para todo tipo de piel, siempre y cuando no se aplique en las que estén irritadas (que presenten alergias activas o quemaduras), ni con heridas abiertas o infectadas.

Pero quien los use también debe aplicarse protector solar. La razón es sencilla: la exposición a la radiación ultra violeta (RUV), a largo plazo aumenta el riesgo de cáncer de piel, manchas y envejecimiento prematuro.

Si bien, como lo explica la dermatóloga Carolina Martínez, “la exposición solar produce sensación de bienestar por aumentar la liberación de neurotransmisores y porque también es importante para la síntesis de vitamina D3 y el ajuste de los relojes internos”, es vital protegerse de sus efectos.

Por eso una de las ventajas de los autobronceadores, comparados con los bronceadores, es que resultan más seguros, siempre y cuando quien los use se proteja de la exposición al sol con bloqueadores solares, cachuchas, gafas, sombreros y ropa adecuada.

En tono bronce; no camarón

Por más que un protector solar sea resistente al agua, parte de su efectividad se pierde con el sudor o al entrar a la piscina o el mar, así que se debe reaplicar cada vez que esto ocurra o, al menos, cada 3 horas.

Para evitar las quemaduras, no se exponga al sol entre las 10 a. m. y las 4 p. m. Se recomienda el uso de bloqueadores solares con factor de protección mayor a 30 y que tenga protección contra rayos ultravioleta A y B.

Durante la exposición manténgase hidratado y después hidrate la piel con cremas o geles a base de productos como aloe vera. También proteja adecuadamente a los niños pues el principal daño solar ocurre en la infancia y en la juventud.

Antes de utilizarlos…

Algunos autobronceadores no protegen frente a la radiación solar, por eso verifique si tiene o no filtro solar. En caso de que no lo contenga, debe aplicar bloqueador antes o después del autobronceador.

Antes de aplicar el autobronceador es necesario exfoliar la piel.

Extienda uniformemente el producto.

Lávese bien las manos después de haberlo aplicado.

Evite el contacto con prendas antes de que se haya absorbido por la piel.

Tipos de autobronceador

1. El progresivo: “Se logra con la aplicación de geles, cremas, lociones o toallitas autobronceadoras que brindan un efecto de coloreado de la piel de forma progresiva –explica el dermatólogo Elkin Peñaranda–. Se recomienda en personas que desean controlar el color que quieren obtener porque pueden aplicarlo los días necesarios hasta lograr el tono deseado”.

Como el efecto similar al bronceado es progresivo, se deben aplicar con una anterioridad de 2 a 3 días. En pieles secas estas cremas proporcionarán además hidratación. Las lociones pueden ser más irritantes por lo que no se aconsejan en pieles sensibles. Para mantener el color se pueden usar dos o tres veces por semana.

Al ser de fácil aplicación, puede hacerse el procedimiento en casa; sin embargo, si no se hace de forma pareja y con la piel bien hidratada pueden quedar parches de color más oscuro, por lo que en áreas muy extensas se aconseja perdirle ayuda a alguien.

2. Los instantáneos: “Se aplican a través de un compresor (aerógrafo o pulverizador) que se encarga de pulverizar el producto para que penetre más fácilmente la piel”, dice Peñaranda. Se logra el tono deseado con una sola aplicación y se mantiene por 5 a 10 días, aproximadamente.

En personas de piel sensible es recomendable realizar una prueba antes. Para eso aplique una escasa cantidad del producto en la cara interna del brazo o del muslo (en un área de 2 cm) por 6 horas, para ver si el área se pone roja o si presenta alguna irritación al contacto con el producto.

Broncearse, ¿bueno o malo?

“No existe un bronceado ‘bueno o sano’. La exposición a la radiación ultravioleta (RUV) es el factor de riesgo principal para desarrollar ciertos tipos de cáncer de piel como el carcinoma basocelular, escamocelular y el melanoma; por lo tanto la primera recomendación es evitar largos períodos de exposición solar y el bronceado”, advierte Peñaranda.

Si tiene una exposición solar intensa debe prevenir la deshidratación. Se recomienda tomar mucho líquido, además se debe mantener la piel muy hidratada para evitar el ardor intenso que producen las quemaduras solares. Si la quemadura es muy extensa debe consultarse a un médico dermatólogo, pues en algunos casos pueden requerir tratamientos con corticoides tópicos y la toma de antiinflamatorios para el dolor.

Su reciente buena fama

Los autobronceadores “son cosméticos destinados a pigmentar la piel sin que exista estimulación de los melanocitos y sin producción de melanina. Se basan en un principio activo denominado dihidroxiacetona (DHA), que reacciona con las proteínas del estrato córneo (la capa más externa de la piel). Esta reacción da lugar a melanoidinas, unos compuestos coloreados similares al color del auténtico bronceado”, explica la dermatóloga Carolina Martínez.

Estos productos antes no contaban con un concepto favorable porque dejaban un color anaranjado en la piel y manchaban las manos si no se lavaban de manera adecuada. Los de ahora logran un bronceado natural y pueden ser utilizados en cualquier tono de piel si se elige el autobronceador adecuado.

Las nuevas fórmulas incluyen filtros solares, así como oxidantes que retrasan el envejecimiento, ingredientes hidratantes, vitaminas y agentes exfoliantes. Además, la mayoría de las marcas incluyen productos para piel sensible.

Las horas del sol

La intensidad de la radiación ultravioleta es menor entre 6 y 9 de la mañana y entre 4 a 6 de la tarde. Recuerde que, independientemente del tipo de autobronceado que decida hacerse, antes de cada exposición solar debe usar protector solar. Es decir, si lleva 4 días aplicándose una crema autobronceadora, antes de ir a la piscina debe utilizar protector solar y repetir la aplicación varias veces al día.

Asesoría:

Carolina Martínez Torrado, médica dermatóloga de la Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro.

Hilda Herrera Robles, dermatóloga, Tels. 467 4107, 320 278 1303, Bogotá, drahildaherrera@gmail.com.

Elkin Peñaranda Contreras, dermatólogo oncólogo Clínica los Nogales y Skin Clinic, Tel. 620 8800, Bogotá; coordinador científico de la Asociación Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica (Asocolderma), elkinderma@gmail.com

FLOR NADYNE MILLÁN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.