Al cambiarle el delito, Salamanca podría terminar en casa por cárcel

Al cambiarle el delito, Salamanca podría terminar en casa por cárcel

El joven, que ebrio arrolló y mató a dos mujeres, responderá por homicidio culposo y no doloso.

notitle
27 de noviembre 2013 , 09:25 p.m.

Cuatro meses y 15 días después del accidente protagonizado por Fabio Andrés Salamanca, que cobró la vida de dos jóvenes ingenieras de sistemas y generó lesiones graves a un taxista, la Fiscalía dio un giro al proceso, que redundaría en beneficios para el ingeniero industrial de 23 años de edad.

De manera autónoma, y sin el antecedente de un preacuerdo formal, el representante del ente investigador acusó a Salamanca por el delito de homicidio culposo, cuando en la primera audiencia –judicialización– le había imputado homicidio con dolo eventual. (Vea: Seguimiento gráfico del accidente de Salamanca contra el taxi en la calle 26).

Este último cargo le significaba al acusado, de ser hallado culpable en juicio, enfrentar una pena de entre 13 y 25 años de cárcel. Por el contrario, el homicidio culposo contempla penas entre 3 y 9 años de prisión, e incluso una posibilidad de purgar una condena en casa por cárcel, siempre y cuando Salamanca acepte el delito. (Vea: así fue la entrega de Fabio Salamanca).

Esto le representaría una sentencia de cuatro a cinco años, según abogados consultados por EL TIEMPO.

Lo anterior, de acuerdo con Amadeo Tamayo, abogado del ingeniero que permanece en la cárcel La Picota, está ligado a una indemnización a las víctimas cuyo monto no quiso revelar. “Las víctimas ya fueron reparadas económicamente”, dijo este miércoles Tamayo minutos antes de la audiencia de acusación, aunque los familiares de las víctimas fatales desestimaron tal afirmación.

Las jóvenes que perdieron la vida fueron Diana Milena Bastidas, de 26 años, y Ana Eduvina Torres, de 25, mientras que el conductor de taxi Hollman Cangrejo permanece cuadripléjico. Las muchachas acababan de salir de trabajar e iban hacia sus casas en el taxi de Cangrejo cuando Salamanca, en grado tres de embriaguez –el máximo– las arrolló mientras conducía una camioneta Audi a más de 140 kilómetros por hora por la calle 26 con carrera 32.

En el caso de Cangrejo, la Fiscalía cambió la conducta de lesiones dolosas a culposas. En todo caso, será la jueza novena quien decida el 16 de diciembre próximo si acepta o no la pretensión del ente acusador.

Gresca, al final

Este miércoles, tras la conclusión de la audiencia y justo en el instante en el que Fabio Salamanca era retirado de la sala de audiencias, con la custodia de los guardianes del Inpec, se presentó una fuerte gresca entre allegados al acusado y algunos camarógrafos y periodistas de distintos medios de comunicación.

Inicialmente, varias personas que acompañaban a Salamanca formaron una barrera para impedir que los camarógrafos lograran las imágenes del joven. De un momento a otro hubo codazos, jalones e insultos frente a la sala 301 del complejo judicial de Paloquemao. Un camarógrafo de un canal de televisión fue golpeado en repetidas ocasiones, mientras una de las personas que acompañaban a Salamanca resultó con una herida leve en una ceja. El enfrentamiento fue disuelto por algunos policías.

Dos camarógrafos denunciaron a los agresores por lesiones y daños a dos cámaras, mientras allegados a Salamanca hicieron lo propio por lesiones personales.

‘Me siento vendido por mi abogado’: padre de víctima

“Me siento vendido por mi abogado. Parece que trabajara para Fabio Salamanca. Lo más seguro es que pensemos en cambiarlo”.

Estas palabras fueron pronunciadas este miércoles por Roberto Bastidas, padre de Diana Milena Bastidas, una de las víctimas fatales del accidente ocurrido el pasado 12 de julio, minutos después de la audiencia en la que Salamanca –graduado como ingeniero industrial de la Universidad de los Andes– fue acusado por homicidio culposo.

Tanto Bastidas como la familia de Ana Eduvina Torres desestimaron las versiones entregadas por el abogado de Salamanca, según las cuales ellos ya fueron indemnizados. “Nosotros hemos tenido acercamientos con una aseguradora, pero no hemos recibido un solo peso de la familia Salamanca”, explicó Roberto Bastidas.

Bastante molesto, el hombre afirmó que “el proceso está amañado” y que las muertes de su hija y de Ana Torres van camino de quedar en la impunidad.

Salamanca asistió esposado a la audiencia de acusación.

REDACCIÓN BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.