Una cena para nutrir al Museo Nacional

Una cena para nutrir al Museo Nacional

Asociación de Amigos del Museo prepara el evento, patrocinado por Grupo Aval, para recaudar fondos.

notitle
21 de noviembre 2013 , 07:47 p.m.

El nombre de Jorge Cárdenas Gutiérrez ha estado asociado siempre a temas económicos. Pero la obsesión más reciente del exgerente de la Federación Nacional de Cafeteros es el Museo Nacional, al cual apoya por medio de la Asociación de Amigos del Museo, creada en 1990.

Como el Museo está cumpliendo 190 años, la Asociación es consciente de sus necesidades de renovación y expansión y se viene trabajando en la renovación de sus guiones, para contar la historia del país de otra forma, y en el crecimiento y fortalecimiento de sus colecciones.

Cárdenas Gutiérrez, miembro de la Asociación de Amigos del Museo desde hace más de 10 años, habló con EL TIEMPO sobre la importancia de este lugar de historia viva y el trabajo de apoyo que requiere.

¿Qué labores desarrolla la Asociación de Amigos del Museo?

Es una pieza muy importante en la actividad del Museo, un brazo financiero y operativo de las tareas de promoción del mismo. Ayudamos en todo lo que signifique conocimiento, expansión y divulgación de este. La Asociación, además, sirve como punto de contacto entre el sector privado colombiano y con varias actividades por fuera de la labor gubernamental.

El Museo no solo realiza actividades en Bogotá, también ayuda a los demás museos, contribuye a hacer exposiciones de carácter general y regional, con muestras itinerantes que van de región en región, divulgando lo que es el patrimonio del museo. Y como Asociación, estamos empeñados en hacer crecer esta tarea y ayudarla en todo lo que sea posible.

¿Cuáles son los principales retos que tiene la Asociación actualmente?

Por un lado está mantener el apoyo de organizaciones privadas, colaborar en las exposiciones, eventos y hacer divulgación. También estamos muy comprometidos con el nuevo enfoque que se les quiere dar a las salas del Museo, una tarea que busca transmitir un mensaje muy cercano a lo que es la identidad nacional.

La segunda tarea es trabajar por la ampliación del Museo, que viene desde hace muchos años, y que es una labor sumamente compleja. Lo que se ha querido es que el área contigua al Museo, que ocupan el Colegio Mayor de Cundinamarca y el Colegio Policarpa Salavarrieta, pueda integrarse para ampliar el Museo con instalaciones que respondan a la necesidad de aprovechar muchos de los activos y patrimonio de este que no se han podido exponer por falta de espacio.

¿Y en qué va ese proceso?

A ratos avanza y a ratos retrocede. Pero hoy estamos en la dirección de avance, ya que hay más interés del Gobierno Nacional y del Ministerio de Cultura. Sin duda, el traslado de las instituciones educativas, que corresponde a decisiones que toman otras autoridades, es una dificultad, pero hay un cierto consenso de que les conviene a ellos, y a nosotros, ir a unas nuevas instalaciones donde puedan seguir fortaleciendo su labor educativa. Ahora viene el problema de ver cómo se va a financiar esto, pero en eso se está trabajando.

Una vez se consiga el espacio, de ahí en adelante tendremos una tarea grande, que toma tiempo, pero sobre la cual se ha venido trabajando, y creería que hoy hay un poco más de luz que la que tuvimos hace algunos años.

¿Qué grandes actividades han realizado este año para apoyar al Museo Nacional?

Una de las más importante fue el concierto con la agrupación Interpreti Veneziani, en octubre, con apoyo del Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, y que sirve para recaudar fondos para apoyar las actividades culturales y educativas que realiza el museo. Ahora, el 10 de diciembre tendremos una cena benéfica (evento que es patrocinado por el grupo Aval),  que esperamos tenga una gran participación, ya que con esto conseguiremos recursos para ejecutar los proyectos que el Museo considera prioritarios.

¿Qué tiene de especial esta cena?

Va a tener un menú sorpresa, y se realizará dentro del Museo, para que así los asistentes tengan la oportunidad de ver los cambios que ya se han hecho: por ejemplo, se restauró la fachada, se reformó el acceso al museo y a las salas se les ha dado un proceso de renovación. Queremos transmitir el mensaje de cuál es nuestro propósito para el 2014, que, sin duda, es la modernización de sus salas, para así dar testimonio de los cambios que ha tenido Colombia, tanto en su población y sus regiones como en su desarrollo y su cultura.

REDACCIÓN EL TIEMPO

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.