Defensa del 'canapé republicano'

Defensa del 'canapé republicano'

notitle
21 de noviembre 2013 , 07:03 p. m.

La Unión Republicana fue un movimiento político creado en 1909 con el fin inmediato de terminar con la dictadura del general Reyes. Tuvo propósitos más ambiciosos, como el de consolidar la concordia nacional tras los horrores aún presentes de la Guerra de los Mil Días, alrededor del respeto de las libertades fundamentales. Moderación, tolerancia y convivencia pacífica fueron sus principios básicos.

Liderados por Carlos E. Restrepo, junto con otras figuras notables entre liberales y conservadores, los republicanos buscaron convertirse en tercer partido. Contaron con importantes órganos de prensa, como EL TIEMPO, en sus orígenes un periódico republicano, cuya causa defendió hasta 1921, cuando se adscribió formalmente al Partido Liberal.

Si bien no logró establecerse como partido duradero, el movimiento republicano tuvo un impacto enorme: sentó en buena parte las condiciones para varias décadas de paz y prosperidad y dejó un importante legado constitucional para el desarrollo de la democracia.

Es un legado que hoy parece despreciarse hasta por prestantes dirigentes y líderes de opinión, como el exministro, exembajador y expresidente de los cafeteros Gabriel Silva Luján: “El canapé republicano”, lo llama de manera peyorativa.

Silva Luján no se ocupa de su historia. Su referencia es apenas marginal para irse lanza en ristre contra la propuesta de convocar un gran pacto nacional. Tales “acuerdos supremos”, nos dice, deben examinarse “con lupa”. Aunque le reconoce “méritos” a la idea, la lupa de Silva Luján solo destaca supuestas consecuencias negativas.

Ofrece algunas razones: históricamente, los colombianos “le tienen miedo a la confrontación política” y, en tiempos recientes, en particular, al enfrentamiento entre “el gobierno Santos y el uribismo”. En vez de acuerdos, habría que alimentar “la controversia, la oposición, el debate y el derecho a disentir”. Los pactos no son “deseables para el funcionamiento moderno y legítimo de la democracia”. Y se remite a la Gran Bretaña y los Estados Unidos, donde a “nadie se le ocurriría pensar que para resolver los problemas lo que se necesita es que todos se amangualen bajo la misma sombrilla”.

Es una argumentación débil y equívoca. Nadie ha propuesto que se acalle la controversia ni que se limite el derecho a disentir. El debate democrático entre el Gobierno y la oposición no puede confundirse con ese penoso espectáculo de garrotera al que estamos sometidos ya hace tiempo los colombianos. Mucho menos a la falta de diálogo entre Gobierno y oposición.

Pocas democracias han salido adelante sin acuerdos básicos, sobre todo para superar tiempos de confrontación armada. Piénsese en los pactos españoles o en la “democracia de los acuerdos” de Chile. Ejemplos más relevantes que los señalados por Silva Luján: la última guerra civil norteamericana fue a mediados del siglo diecinueve; la de los británicos, hace más de tres siglos. Además, los encuentros entre líderes del Gobierno y la oposición en Gran Bretaña, por ejemplo, son frecuentes y de contenido simbólico para enfrentar crisis o celebrar victorias nacionales.

Silva Luján alude repetidamente al pasado de la violencia en Colombia. Minimiza, sin embargo, los riesgos de una nueva ola sectaria atizada por la polarización. Se casa, en cambio, con una versión de la historia que solo ve perversiones en acuerdos como el Frente Nacional.

El republicanismo nunca disfrutó de un “canapé”. Sus postulados se tropezaron desde el comienzo con fuertes corrientes intelectuales y políticas, algunas radicales, que terminaron por imponerse de manera trágica. Es hora de aprender sus lecciones.

Eduardo Posada Carbó

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.