Treinta muertos en atentado en Irak eleva a 5.800 víctimas desde enero

Treinta muertos en atentado en Irak eleva a 5.800 víctimas desde enero

Este atentado se produce un día después de una serie de explosiones de vehículos y artefactos.

21 de noviembre 2013 , 05:34 a.m.

El balance de la ola de violencia que afecta a Irak se ha cobrado desde enero más de 5.800 vidas, tras un atentado con coche bomba que el jueves mató a 30 personas en un mercado al nordeste de Bagdad. Los observadores creen incluso que los ataques pueden incrementarse a medida que se acercan las elecciones generales del 30 de abril.

Las autoridades están preocupadas por el creciente papel de Al Qaida en la guerra en la vecina Siria, quetemen que se propague a sus tierras. El jueves, un coche bomba mató a 30 personas y dejó 40 heridos en un mercado de Saadiya, en la provincia de Diyala, al nordeste de Bagdad, informaron un coronel de la policía y un médico.

El vehículo estalló hacia el mediodía en un barrio donde viven muchos kurdos chiitas, en una zona que se disputan el gobierno central y la región autónoma del Kurdistán. Los insurgentes suelen aprovecharse de las tensiones entre las dos partes para cometer ataques.

El 14 de noviembre, un comando suicida mató a 32 personas en una concentración de fieles durante las conmemoraciones religiosas chiitas del Ashura, una de las más importantes para esta comunidad musulmana mayoritaria en Irak, que suele ser blanco de ataques de extremistas sunitas.

Responsables de Diyala informaron además el jueves del hallazgo de doce cuerpos de habitantes secuestrados por un grupo que dijo pertenecer a las fuerzas de seguridad. Los doce fueron ejecutados y arrojados a un río. Frente a la espiral de violencia que ensangrienta a Irak desde el comienzo del año, el primer ministro chiita Nuri al Maliki pidió en octubre la cooperación de Estados Unidos para luchar contra Al Qaida, que ha reivindicado numerosos atentados.

Los soldados estadounidenses se retiraron de Irak hace casi dos años. Habían invadido el país en 2003, para derrocar al régimen de Sadam Husein, acusado de poseer armas de destrucción masiva que nunca se encontraron. Según expertos y diplomáticos, la espiral de violencia en Irak está relacionada con la guerra en Siria.

La red Al Qaeda en Irak "consiguió reconstruir sus fuerzas en algunas regiones", declaró recientemente a la AFP Safa Husein, viceconsejero nacional para la seguridad. "Su capacidad para perpetrar ataques aumentó". "Ahora tienen los medios para cruzar la frontera, y poderosos, aliados muy poderosos en Siria", añadió.

La parálisis del aparato político, motivada en parte por las divergencias entre sunitas y chiitas, y una corrupción endémica contribuyen a alimentar la inestabilidad. Además el Estado tiene dificultades para suministrar los servicios básicos, como la electricidad o el agua potable.

Desde el comienzo de enero más de 5.800 personas murieron en actos violentos, 964 de ellos en octubre, el mes más sangriento desde abril de 2008, según datos oficiales. La violencia se produce en un contexto marcado por un profundo descontento de la minoría sunita, en el poder durante el régimen de Sadam Husein, contra el gobierno controlado por los chiitas, acusado de multiplicar las detenciones arbitrarias. La ONU y numerosos diplomáticos han pedido a Maliki que adopte reformas para evitar una mayor marginación de esta comunidad. bur-psr/feb/sw/erl/js

AFP

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.