La 'bici' de la paz

La 'bici' de la paz

Hay alrededor de 60 bicicletas en Bogotá para quienes se quieran contagiar del virus de la paz.

notitle
20 de noviembre 2013 , 09:48 p.m.

En mayo de este año, César Salamanca soñó con una bicicleta para la paz. Al principio fue incrédulo con esta idea, pero empezó a creer que era posible cuando unas semanas después ya tenía una fábrica de bicicletas apoyándolo, y una persona que se ofreció a diseñarla.

“Desde el 20 de julio, gracias a Nairo Quintana, quedó claro que Colombia es el ‘país de la bici’ y una propuesta como esta, no es descabellada”, dice Salamanca.

El pasado 6 de agosto la ‘Pazicleta’ rodó por primera vez en la ciudad, en medio de una Ciclovía Nocturna. Y desde ahí el sueño de la bicicleta de paz, que tuvo este administrador de empresas, apoyado por su socio Juan Ramírez, ha empezado a rodar en otras partes como en el Cuadrante 32 (Chicó Norte) donde un bachiller recorre las vías montado en este objeto de paz regalado por la Asociación de Vecinos de Chicó Norte (Asovechino).

La bicicleta “desea cambiar la narrativa violenta a la que estamos acostumbrados. La idea es poner la paz sobre ruedas cerca de las personas, para que se atrevan a entenderla como algo cotidiano, tangible y posible”, aclara Salamanca.

La ‘Pazicleta’ tiene un diseño que fortalece el discurso de paz. La llanta de atrás tiene un aro rojo que representa toda la sangre y muerte que ha existido en el pasado, pero envuelto en una coraza blanca que es el perdón hacia esos sucesos.

“La llanta del frente es blanca, porque la esperanza está adelante. Y el manubrio es negro para aguantar la mugre que todos los días surge en diversas situaciones”, dice Ramírez, que agrega que es todoterreno porque “así es Colombia”.

Unas siete ‘Pazicletas’ ruedan por la calle, cada una tiene un nombre, por ejemplo, Salamanca es #Pazillero, –quien se dedica hacer la paz–, y la intención es compartir sus experiencias por la red social twitter.

Los ‘Paziclistas’, como llama a quien las utiliza, están ‘condenados’ a ser buenos ciudadanos ya que se encuentran subidos en una herramienta para la paz. “La sociedad se encarga de controlar, premiar o castigar, según sea el caso a quienes la usan”, señala Salamanca.

REDACCIÓN MI ZONA EL TIEMPO

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.