Fiscalía insiste en que Maza facilitó el crimen de Luis Carlos Galán

Fiscalía insiste en que Maza facilitó el crimen de Luis Carlos Galán

La entidad salpica al fallecido Hernando Durán Dussán. El exjefe del DAS sostiene que es inocente.

notitle
20 de noviembre 2013 , 07:53 p.m.

El general (r) Miguel Maza Márquez, exdirector del DAS en la época del crimen contra Luis Carlos Galán, vuelve a prisión por tercera vez desde que la justicia lo señaló por el magnicidio.

En un documento de 167 páginas, elaborado con el apoyo de la nueva Unidad de Contexto, la Fiscalía no solo insiste en la supuesta responsabilidad de Maza en el plan que permitió el asesinato de Galán, sino que asegura que el general fue pieza clave en un complot de la extrema derecha que incidió también en los crímenes de los candidatos presidenciales Bernardo Jaramillo Ossa y Carlos Pizarro Leongómez.

El miércoles, el general le dijo a EL TIEMPO que va a demostrar su inocencia y que la determinación es “injusta y basada en falsos testigos”. Maza sostiene que no tiene lógica que él, que fue víctima de varios atentados de la mafia, se hubiera unido con su archienemigo, Pablo Escobar, para matar a Galán.

Por primera vez, la Fiscalía relaciona abiertamente en la muerte de Galán al fallecido exministro y exalcalde de Bogotá Hernando Durán Dussán, abierto enemigo del líder del Nuevo Liberalismo y uno de sus competidores por la Presidencia para las elecciones de 1990.

El documento incluye a Durán, junto con otros como Alberto Santofimio, Ernesto Lucena, Tiberio Villarreal y César Pérez, entre los “miembros del brazo político de la mafia”. De hecho, señala que no fue casual que la Asociación Campesina de Ganaderos y Agricultores del Magdalena Medio (Acdegam), fachada política de los grupos ‘paras’ que pusieron los sicarios para el magnicidio, le hubiera hecho campaña a Durán Dussán tras la desaparición de Galán.

Contra lo que sostiene Maza, la Fiscalía dice que está probado que fue el entonces jefe del DAS quien decidió relevar al jefe de escoltas de Galán y reemplazarlo por Jacobo Torregrosa, a quien señala de ser un infiltrado de la mafia.

El caso de Torregrosa

La Fiscalía cuestiona cómo la protección del hombre más amenazado del país se dejó en manos inexpertas. Torregrosa había sido expulsado de la Policía y tenía como antecedentes un proceso por la muerte de un menor de edad y 76 faltas contra el servicio. Tenía “tendencia a la cleptomanía”, según su expediente en la Policía, que conoció el DAS, y a pesar de esto le dieron la dirección de la escolta de Galán.

El día del crimen, 18 de agosto de 1989, Torregrosa sugirió que Galán usara un chaleco corto, que a la postre facilitó el ataque mortal porque las balas que lo mataron ingresaron a la altura de la pelvis, y la investigación apunta a que un día antes se reunió con Jaime Eduardo Rueda Rocha, el asesino.

La Fiscalía señala que en el caso Galán hubo un complot en el que participaron la mafia, los paramilitares y altos mandos de la Policía y el DAS, así como miembros del Ejército. Y asegura que Maza envió a varios de sus detectives a entrenarse con Yair Klein y que creó un grupo que solo le respondía a él para labores especiales.

“Maza Márquez –dice el documento– acordó con los paramilitares desproteger al candidato con el debilitamiento de su esquema de seguridad, designando dolosa y premeditadamente a Torregrosa, persona de su absoluta confianza”.

Además de Maza, la investigación señala al también general Argemiro Serna (que era segundo en el Comando de la Policía de Cundinamarca) y al coronel Óscar Peláez Carmona de hacer parte del complot.

De Serna, junto con otros oficiales del departamento, dice que no protegió a Galán y que montó después falsos informes para aparentar que la Policía sí cumplió su misión en Soacha. Y de Peláez, que también fue general, dice que desvió la investigación para proteger a los verdaderos autores del magnicidio. n ese plan se llegó incluso a atentar contra un exministro, Carlos Enrique Obando, que estaba con Alberto Hubiz Jasbún en el momento del atentado. Hubiz Jasbún estuvo preso más de un año como supuesto autor del crimen, a pesar de todos los testimonios y declaraciones que lo exculpaban.

REDACCIÓN JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.