Protesta en minifalda frente a Andrés Carne de Res D.C.

Protesta en minifalda frente a Andrés Carne de Res D.C.

Respeto a las mujeres y su sexualidad exigieron los manifestantes.

notitle
17 de noviembre 2013 , 11:14 p.m.

El sector de la carrera 12 con calle 82, justo frente al restaurante Andrés Carne de Res D.C., en el norte de Bogotá, se paralizó durante cerca de dos horas, cuando unas 60 personas llegaron, con pancartas en mano, para protestar pacíficamente por las declaraciones que la semana pasada hizo su propietario, Andrés Jaramillo, respecto al abuso sexual del que habría sido víctima una joven en el parqueadero de su establecimiento y la minifalda que usaba esa noche.

“Nada justifica la violencia contra la mujer. Estamos en contra de cualquier frase que pueda atentar contra nuestros derechos. Que usemos minifalda, escote o vestido no significa que nos estemos ofreciendo”, dijo Alejandra Quintero, integrante del colectivo Dragón Rojo.

Al mediodía, las calles estaban plagadas de curiosos más que de manifestantes. Pero lo que parecía ser un movimiento feminista se convirtió, 40 minutos más tarde, en un encuentro donde los protagonistas también eran hombres. Algunos usaban minifalda.

Nos vinimos en minifalda porque la violación no es un tema solo de ellas. Discursos como los que escuchamos esta semana, que asocian su forma de vestir con un abuso, son totalmente machistas. Es verlas como un objeto sexual”, explicó Julián Salamanca, del colectivo Parces, quien usaba un atuendo en malla, totalmente negro.

El mejor aliado de los organizadores del plantón, convocado a través de la red social Facebook, fue el uso de varios redoblantes (instrumentos de percusión).

El sonido se mezclaba con los mensajes, también alusivos al respeto por la sexualidad de las mujeres, los cuales se excuchaban a una cuadra de distancia.

La edad no importó. Gritaban jóvenes, adultos y uno que otro adulto mayor que llegaban en carros, bicicletas o a pie.

Ante la mirada de los curiosos, incluso de los mismos empleados de Andrés Carne de Res que se asomaban por los ventanales del restaurante, se escucharon consignas como “sensualidad no significa disponibilidad”, “no fue el trago, no fue la falda, nada justifica una agresión” y “lo que haga con mi cuerpo lo decido yo”.

“Así como hubo un mensaje público también hay una manifestación pública. Queremos mensajes positivos, no que destruyan”, aseguró Lilian, otra participante.

Incluso hubo espacio para reconocidas funcionarias del Distrito, quienes aclararon que se trató de una iniciativa personal: “No queremos que nadie nos violente; así mostramos nuestro apoyo”, dijo Blanca Inés Durán, actual directora del Departamento Administrativo del Espacio Público (Dadep).

Natalia Orduz, uno de los cerebros de la movilización, concluyó: “No queremos que se reproduzcan estereotipos con los que se juzgue a las mujeres; que ni siquiera se ponga en duda su palabra”.

REDACCIÓN EL TIEMPO

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.