Yuri Alvear, una campeona de la vida y del judo

Yuri Alvear, una campeona de la vida y del judo

La judoca pedía ayuda para financiar sus viajes. Ha ganado dos mundiales y tiene un bronce olímpico.

17 de noviembre 2013 , 02:47 p.m.
(Este perfil hace parte de una serie de historias sobre los deportistas que se destacaron este año en diferentes disciplinas. Al final, EL TIEMPO definirá cuál será el deportista del año).

Cero y van dos. Ah, y un bronce olímpico. Yuri Alvear está más que satisfecha. Este año cumplió sus metas, primero, siguió entrenando fuerte y bajo un programa estricto, con miras a ganar experiencia y mejorar su técnica para los Olímpicos de Brasil-2016, camino que labra como ha hecho su vida: a pulso.

Satisfecha, además, porque en el Campeonato Mundial de este año, en Río de Janeiro, volvió a coronarse como la mejor del planeta en la categoría de los 70 kilos. La vallecaucana ganó el oro en Brasil, tras derrotar a la alemana Laura Vargas, con quien llegó a disputar la final, luego de dejar en el camino a María Pérez (Puerto Rico), Lucie Decosse(Francia) y a Ye-Sul Hwang (Corea).

La medalla fue un respiro para la colombiana, pues derrotó a Decosse, quien en sólo 12 segundos, en la olimpiada de Londres-2012, le quitó la posibilidad de ir por el oro.

Era el segundo título mundial de Yuri, pues ya lo había ganado en el 2009 en Holanda, pero esta vez con más experiencia y un bronce olímpico encima, la colombiana mira con optimismo a la próxima olimpiada. Por el momento, el oro en Brasil, la ubica como una de las candidatas para ser Deportista del Año.

En Jamundí, uno de los 42 municipios del departamento del Valle del Cauca, la mayoría de las 120.000 personas que lo habitan saben que a la judoca colombiana Yuri Alvear le tocó pedir ayuda económica puerta a puerta para financiar los viajes al exterior para competir por el país.

Muchos de ellos le colaboraron con dinero, otros le compraron las empanadas que vendía, algunos adquirieron las boletas de las rifas y otros asistieron a los bingos bailables que organizaba con Luz Adiela Álvarez, su amiga y compañera en el judo, para conseguir el dinero y salir del país en busca de una medalla.

A Yuri la vida le ha enseñado que para tener algo se necesita mucho sacrificio. Nació en una familia en la que nunca faltaron la comida y la vivienda, pero a un costo alto, pues a don Arnoby Alvear y a doña Miriam Orejuela les tocó laborar de sol a sol para levantar a sus dos hijos. Él se ganaba la vida en la construcción y ella, lavando y planchando la ropa en casas de familia, mientras Yuri y su hermano Harby iban a la escuela.

Ella era una niña tranquila, juiciosa y estudiosa. Así la recuerdan las profesoras de la escuela Rosalía Mafla, de Jamundí, en la que terminó la primaria. Con esa misma convicción y dedicación, cursó los seis años de bachillerato en el Liceo Técnico Comercial de la población vallecaucana y reforzó sus conocimientos en la Escuela Nacional del Deporte, de donde salió con el cartón de profesional en actividad física y deporte.

Primero jugó baloncesto, pero alguna vez la invitaron a hacer parte de unos entrenamientos de judo, y allí se quedó. En principio, su familia no lo vio con buen gusto, pues decían que eso era para hombres. Cuando se dieron cuenta de que a Yuri le gustaba y comenzó a ganar, le dieron el aval, eso sí, sin abandonar los estudios.

La mayoría de veces logró reunir la plata para ir a competir, pero en otras no. A doña Miriam le partió el alma su hija cuando no completó el dinero para ir a un torneo juvenil en el 2006, en Argentina. Yuri no se cansaba de llorar, pues era una gran oportunidad de mostrar sus capacidades. Desesperados, sus padres entraron a la casa, miraron a ver qué podían empeñar, pero se dieron cuenta de que no tenían nada de valor y bajaron los brazos.

"Lloró y lloró. Casi que no paró esa vez. Qué triste es ver a una niña en esas circunstancias, pero qué podíamos hacer. En esa ocasión no valió nada ni las empanadas ni las rifas, pues no se logró reunir el dinero", recordó doña Miriam.

Yuri siguió entrenando con fuerza, aprendiendo la manera de vencer a su contrincante, y con el correr del tiempo se hizo indispensable en la Selección. Todo ese esfuerzo que hicieron sus papás cuando ella comenzaba en el judo hoy es retribuido.

Yuri responde por la casa, por sus padres y hasta le ayuda a su hermano, quien tiene un niño. La familia Alvear Orejuela vive en una casa propia en Jamundí y en la que no falta nada, pues ella la sostiene.

El país se privó de ver a una excelente bailarina de salsa, pero ganó a una judoca que se hace cada vez más invencible. La vallecaucana, nacida el 29 de marzo de 1986, siempre era una de las protagonistas de las jornadas culturales en el colegio. Era la que montaba la coreografía al ritmo del Cali Pachanguero, el tema que hizo inmortal a Jairo Varela (q. e. p. d.) y al grupo Niche.

Criada en un hogar religioso, Yuri siempre se encomienda a Dios en las competencias. Desde niña, su mamá le enseñó a rezar y a pedirle al Todopoderoso que le dé salud y sabiduría. Las idas a misa los domingos eran sagradas, como cumplir los horarios de entrenamientos y competencias. Hoy la familia se ahorra el viaje de Jamundí a Buga, pues en el pueblo ya hay una réplica del Señor Caído, a donde van todos los días 14 de cada mes.

Cuando está en Colombia no se despega de su familia. En su cuarto guarda las medallas y trofeos que ha ganado. Ya puso el bronce que logró en Londres-2012. Ahí está el oro que ganó este año en el Mundial y hay un sitio especial para la presea olímpica del 2016.

Serie Deportista del Año

Este artículo forma parte de una serie de perfiles en el que se destacan las principales figuras deportivas de Colombia en 2013:

Mariana Pajón, una privilegiada del deporte colombiano

Orlando Duque, un histórico oro en natación

Jercy Puello, la heredera de la 'Chechi' Baena

Rigoberto Urán y sus pedalazos de éxito

REDACCIÓN DEPORTES

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.