Gobierno y Farc: a reunirse en Nueva York

Gobierno y Farc: a reunirse en Nueva York

notitle
16 de noviembre 2013 , 07:47 p.m.

Tremolante de fervor patriótico me permito lanzar una idea a los comisionados del Gobierno y de las Farc que se reúnen en La Habana. Como el inminente tercer tema de la agenda es el narcotráfico, propongo que se encierren a debatirlo en Nueva York. Las razones son dos. Primera: es ingenuo pensar que el problema pueda arreglarse sin contar con el mayor consumidor, los Estados Unidos. Segunda: el dinero, que detecta de inmediato el lucro, ya sabe que la marihuana se legalizará y tiene puestas sus miras en el formidable negocio que espera a los más despiertos.

Cuba era sede lógica para hablar de justicia social. Pero Wall Street, tan drogadicta, lo es para hablar de narcotráfico. El barrio de la bolsa, los grandes bancos, las firmas financieras y los emprendedores –esa curiosa nueva raza de la economía que cubre desde vendedoras de fritanga hasta multimillonarios– es donde se manejará el emporio de la marihuana legal.

Si uno recorre las publicaciones gringas de negocios detectará hacia dónde soplan los vientos. Allí figuran los sucesores de nuestros mantecos capos de la droga: jóvenes ejecutivos que visten de Armani y estudiaron en finas universidades. Ellos están convencidos de que, como dice USA Today, tienen al alcance “la nueva fiebre del oro”. Un amigo que vive en Estados Unidos me comenta: “Veo a los cultivadores de marihuana muy elegantes en CNN diciendo que esta industria podría llegar a ser más rentable que el petróleo”.

Las cifras avalan su codicia. Según un boletín periódico sobre las ventas legales de marihuana, “el mercado llegará a 1.430 millones de dólares en el 2013 y crecerá hasta los 2.340 en el 2014”. Otra publicación (Medical Marihuana Business Daily) anticipa que en el 2018 el negocio legal llegará a 18.000 millones. De acuerdo con una investigación que divulgó el prestigioso Huffington Post, “el mercado de la marihuana legal se expande aún más rápido que el de los smartphones”. Añade el banquero Steve Berg: “Ningún mercado doméstico crece, como este, al 64 por ciento”. También el Post ofrece 15 razones sobre la prosperidad que aportará la yerba a la economía. Uno las lee y le dan ganas de invertir…

Mientras tanto, ahí afuera, en la calle, aguarda el premio gordo: 18.000 millones anuales de marihuana ilícita. Basta con una ley para legalizarla y echar del negocio a jíbaros, traquetos, mafiosos y lavadores de otras latitudes. Los graduados de Harvard y Yale, unas tiendas muy distinguidas en todos los estados que aprueben la ley y unas zonas de cultivo primorosas en California serán los nuevos dueños de la producción, el tráfico, la financiación y la venta del cultivo.

Wall Street ya olió sangre, como los tiburones. Una encuesta del Centro de Investigaciones Pew reveló hace pocos meses que el 52 por ciento de los ciudadanos apoya la legalización de la planta. En el distrito de Columbia y en 20 estados, los votantes ya la descriminalizaron para terapias médicas; y en Colorado y Washington autorizaron además su uso recreativo.

Es decir que quien lo desee en estos dos territorios puede comprar y fumarse un cacho sin que la ley lo mire peor que al que toma un vaso de vino. Gallup calcula que en cinco años otros 14 estados levantarán toda restricción para que la consuman los adultos.

La bendición del gobierno federal tardará algo más, y su oposición a legalizar la marihuana es uno de los factores que apuntan los emprendedores en contra del negocio. Pero “también caerás”. Porque los estudiosos ven en este proceso una repetición de la fracasada prohibición del alcohol hace casi un siglo. Stephen Easton, del Instituto Fraser, afirma que “Estados Unidos está buscando un futuro que no repita los errores del pasado”.

Prueba contundente de que están lavándole la cara al negocio es que las numerosas empresas que aspiran a vivir de él están cambiando el lenguaje. Ya no hablan de marimba, maracachafa y ni siquiera marihuana, sino de la muy elegante cannabis, que un día exportarán, por ejemplo, a Colombia.

Daniel Samper Pizano
cambalachetiempo@gmail.com

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.