Cali fue sede del I Encuentro de Hombres del Suroccidente Colombiano

Cali fue sede del I Encuentro de Hombres del Suroccidente Colombiano

Hombres dieron muestras de que no niegan la ternura. También hablaron de violencia de género.

notitle
15 de noviembre 2013 , 09:38 p. m.

“Aprenda a ser hombre”, le dijeron más de una vez a Roberto Correa cuando era niño y lloraba porque lo azotaban en la cancha de un barrio del nororiente de Cali.

Su padre tomaba licor y golpeaba a su mamá. “Yo me veía después cuando repetía eso con mi compañera”, cuenta Roberto, a quien lo atrajo la curiosidad de conocer el Primer Encuentro de Hombres del Suroccidente Colombiano, ‘De hombre a hombre sembrando semillas de no violencia’.

Es un proyecto que promueve Taller Abierto en el suroccidente del país. Unos 200 hombres llegaron para aprender a promover ‘masculinidades no violentas’.

“Son procesos de reflexión crítica y posición de género, para promover un patrón de no violencia y de masculinidad no violenta”, dijo Wilson Quintero, coordinador de proyectos de Taller Abierto.

Héctor Ramírez, de 34 años, llegó a la cita para contar que vivió en una población del centro del Valle acosada por la violencia. “Desde los 8 años, vi muchas muertes, lo que deja marcada la parte humana de uno como ser. Hasta se pierde el sentido de vivir”, dice. En su mente hay imágenes de al menos 20 muertos.

Ayer era uno de los 1.500 hombres que participan en el Encuentro. No quiere volver a ese pasado. “Aquí nos proyectamos, nos humanizamos y generamos humanidad en otras personas. Entendemos por qué somos seres humanos. Además, les ayudamos a los jóvenes a entender el concepto de la no violencia”, dice Héctor.

Edwar Edwin Escobar Tenorio, gestor social de Red Unido y de Fundación para el Crecimiento y Desarrollo Integral del Ser, Fundacer de Tumaco, participa en este taller y pasó de “vivir sumido en el licor y los problemas familiares a amarme a mi, a mi esposa y a los demás. Ahora todo es diálogo”.

No es sencillo porque no más ayer en el barrio Alirio Mora de Cali un hombre le dio muerte a bala su esposa, mientras que en Palmira fue ella la que mató puñal al compañero.

Quintero admite que es una tarea a largo plazo, pero se siembran semillas.

BLANCA XIMENA PAYÁN
DIARIO MÍO CALI

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.