El Observatorio Astronómico Nacional se está oxidando en el olvido

El Observatorio Astronómico Nacional se está oxidando en el olvido

Se encuentra sumido en el abandono por la dificultad de su acceso y problemas ambientales.

notitle
15 de noviembre 2013 , 05:45 p.m.

El primer observatorio de América Latina no tiene quién lo use. Pero no por las mismas razones de la época de la Expedición Botánica de José Celestino Mutis, en la que pocos tenían conocimiento sobre astronomía, sino porque al estar en los predios de la Casa de Nariño, es difícil que alguien logre entrar.

La falta de visitantes está sumiendo al Observatorio Astronómico Nacional en el olvido. Pero también tiene otro enemigo mortal: la humedad.

Los manuscritos de Julio Garavito, reconocido no solamente por aparecer en el billete de 20.000 pesos, sino también por ser uno de los primeros en adelantar estudios sobre astronomía en el país, están siendo destruidos por las condiciones ambientales del lugar, que han hecho que algunas partes de sus cuadernos estén consumidas por los hongos.

A pesar de que estos artículos están en notable deterioro, los profesores, en cabeza de su director, el profesor José Gregorio Portilla, se niegan a entregarlos al departamento de Archivo de la Universidad Nacional debido a las malas condiciones de sus instalaciones ubicadas en el campus, en Bogotá.

No es para menos, pues en época de invierno se inunda y, a veces, se pierden los documentos, según algunos investigadores que se han quejado.

Los escritos que reposan en el Observatorio son principalmente usados por estudiantes y profesores, en su mayoría, de la facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional. La custodia presidencial es tan férrea que pocos tienen acceso a los documentos.

La cúpula no ha sido abierta desde hace más de 60 años debido al daño en su estructura. Además, el telescopio no funciona y los árboles impiden la visibilidad del firmamento.

Observar las estrellas no ha sido el único propósito de este lugar que en la época de la Colonia quedaba casi a las afueras de la ciudad. También sirvió para lo que muchos llaman la ‘conspiración’, que terminó en los acontecimientos del grito de Independencia del 20 de julio de 1810.

Este santuario de la física, la matemática y la astronomía está rodeado por altos árboles, que representan un peligro para la estructura de este patrimonio. En invierno algunos se han venido encima del Observatorio, por lo que esperan que la Secretaría de Ambiente intervenga el lugar y evalúe cuáles deben ser talados.

Según el director del Observatorio Astronómico Nacional estuvo a punto de ser destruido a mediados de los años 50 por militares. Todo empezó cuando los oficiales estaban demoliendo zonas de la Casa de Nariño. Fue entonces cuando uno de los uniformados se percató de la existencia de un cubículo que históricamente había servido como el norte astronómico para realizar las construcciones del país.

No fue por su valor histórico, ni cultural que se salvó: sobrevivió por efectos urbanísticos.

Poco a poco, la humedad ha ido dañando las paredes. Pintarlas, hoy en día, resulta un despropósito.

El edificio que alguna vez sirvió para saber el norte geográfico de Colombia está desmoronándose, le caen árboles que lo destruyen. Como van las cosas, el Observatorio Astronómico Nacional está destinado al olvido, la reclusión y el abandono.

La otra sede del Observatorio

El campus de la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá, es testigo de las nuevas investigaciones de astronomía que se hacen en el claustro. Sin embargo, debido a la cancelación de actividades después de las 3 p. m., los viernes, por la ingesta de alcohol y venta de comidas en el campus, no se han podido llevar a cabo los programas que tenían (entre ellos conversatorios y proyección de películas) para que las personas ajenas al estudio de las estrellas se enteraran del Observatorio.

REDACCIÓN BOGOTÁ

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.