Meluk le cuenta... (Se ve mejor cuando ataca)

Meluk le cuenta... (Se ve mejor cuando ataca)

notitle
14 de noviembre 2013 , 07:04 p. m.

Una cosa es con violín y otra, con guitarra. Una cosa es Colombia defendiendo y otra, atacando. Los oráculos del desastre esperaban que Bélgica, una de las selecciones sensación de la eliminatoria europea, que galopó su zona con ocho triunfos y dos empates sin derrota, invicta en su casa en 16 juegos, también cabeza de grupo para el Mundial por ser la quinta del escalafón de la Fifa, era la poderosa escuadra que iba a darle una supuesta ‘dosis de realidad’ –incluso con crueldad– a Colombia.

Pero no fue así. Resultó al revés. Fue Colombia la que recitó otro capítulo de ese ‘realismo mágico’ que escribe y la rodea partido tras partido: la derrotó 0-2.

El primer tiempo no fue lucido, pero tampoco fue malo. El equipo interpretó su violín defensivo, estuvo más preocupado por mantener el orden de la doble línea de cuatro, pero permitió que le levantaran la pelota desde los costados y perdió la batalla aérea en el corazón de las 18. Con esa partitura se destacaron Aldo Leao y Santiago Arias, que lidió con la culebra de Hazard. Se defendía sin la pelota, pero mano a mano. No hubo claridad en el ataque, pero tampoco nos metieron en el arco. Eso sí: el equipo montó su barricada muy cerca de las 18.

Para el segundo tiempo decidió tocar su guitarra ofensiva y atacó. Y esta Colombia se ve mucho mejor cuando ataca. Y en los primeros 10 minutos ya había brillado más que en todo el partido: opciones de gol, tenencia de pelota para ir hacia adelante, gambeta, asociación... James Rodríguez apareció con el pase gol a Falcao (¡depredador!): con su oportuno 0-1 le dio confianza al equipo, que así tuvo más volumen de juego, fue más seguro en la salida por las bandas y le permitió al técnico Pékerman ensayar seis cambios. El que más lució, de lejos, el de Víctor Ibarbo, no solo por su golazo para el 0-2 (¡casi le vuela cabeza al portero!), sino por su gambeta, cambio de ritmo, su ida y vuelta en la derecha y luego en la izquierda. El que aún no puede es Jackson, que tuvo una jugada igualita a la del gol de Falcao y falló.

Bélgica también tuvo lo suyo: dos tiros en los palos y dos jugadas que yo le hubiera dado como penalti.

Colombia jugó contra una de las poderosas selecciones de moda en el mundo y le ganó en su estadio, demostrando de nuevo que, sin ser mala cuando defiende, brilla más, mucho más, cuando ataca...

Meluk le cuenta…

GABRIEL MELUK OROZCO
EDITOR DE DEPORTES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.